Hashavua Año 12 - 17 de Agosto de 2017
Titulo: LA DEMOCRACIA EXISTE
Por: Bella Ventura

LA DEMOCRACIA EXISTE

Ser un “mench” 

Del extenso currículum de Bella, quiero destacar que es una periodista y directora de cine que ha dedicado sus últimos años a escribir (¡y qué productiva!), cuya pluma ha sido leída y premiada internacionalmente. Para Hashavúa, nos deleita con una exquisita descripción de las clases de la sinagoga en la Adat Israel de los sábados a las 9:00 a.m.


Concurrir a las clases del Rabino Goldschmitdt los sábados en la mañana resulta un deleite para el alma.

La parashá de la semana se hace diáfana y las preguntas motivan el sabor de lo oculto. Ese aroma que se instala cada año cuando volvemos a retomar las mismas palabras, pero que semana tras semana dan respuestas ignotas al despertar de cada uno. Por ello se dice, que cada vez que se lee el mismo libro, éste se estrena ante los sentidos.

Deja una nueva enseñanza, se pesca un conocimiento y hasta se visceraliza otro enfoque. Algo que no habíamos visto, se hace luz.

Los sabios sostienen que el maestro llega cuando el alumno está listo para recibir la información.

Cada shabat, el Rav como se le dice con cariño, nos trae su tiempo, su saber y quizá su paciencia para escucharnos preguntar a veces, como niños inquietos y otras, como gente grande que le crea inquietudes aún a él, para que juntos sin velos ni tapujos elucidemos hasta la saciedad y pensemos el significado de algo escrito desde la Divinidad.

Casi siempre nos reunimos los mismos, aunque la clase se abra a cualquier mente inquieta con deseos de aprender y aprehender conocimientos del diario vivir. Aunque La Torah tenga tantos siglos, se devela ante nosotros como una fuente de sabiduría en el aquí y el ahora. Descubrimos esos preceptos que queremos atrapar para convertirnos en seres de luz, y por ende en un judío con visión más amplia de su compromiso con Ashem y con sus semejantes.

Ambas partes resultan importantes aunque no hay la menor duda que el Libro Sagrado insiste más en el manejo con el otro, porque desde siempre se ha sabido que el comportamiento hacia el prójimo nos hace más elevado y más “mench” (hombre a cabalidad), palabra sublime que debería ser el título conquistado por cada judío, más que un título de nobleza, que tantas veces encierra el poder más no el deber de exigir un estado de conciencia superior donde quepa el aplauso y la alegría por ser ese Pueblo Escogido, que si bien nos exige un compromiso mayor y la necesidad de convertirnos en ejemplo, también nos da la satisfacción de sabernos vecinos a Ashem.

¿Acaso alguna vez nos ha fallado? El Todopoderoso aprieta pero no ahorca... nunca nos ha ahorcado, siempre se manifiesta su mano milagrosa y nos defiende contra todos los Amaleks.

Eso nos enseña con devoción el Rabino Goldschmidt a ser mench y a saber por qué. Disfrutamos del proceso con la mirada hacia el estudio que enriquece y nos permite vislumbrarnos como ejes de la Evolución a nivel de la Humanidad.

No es una invitación a asistir, es simplemente un comentario que me sale del corazón para susurrarles al oído que se den aunque sea una probadita a esa clase magistral. Nos muestra que existe la democracia en casa de Ashem bajo la batuta del Rabino Alfredo, que sabe cantar verdades e introducir notas en sol mayor para el brillo de nuestra comunidad.

Un LeHaim bien alto a quien sabe coordinar una buena democracia y aceptar cualquier opinión con tal de hacerle claridad a los designios sagrados. Nos trae un sentir alado sobre un pueblo que jamás dejará de existir. Lo prueba la Voz de Ashem y los siglos que han pasado mostrando la veracidad de esta promesa, que se estudia al calor de un abrazo fraterno henchido de hallazgos y de manera gratis por demás! ¿O acaso debería cobrar para que apreciáramos mejor lo que se paga? ¡No! De ninguna manera, estas clases serán el aporte desinteresado para aquel que se encuentre listo a ser un mench o por lo menos situarse en la mejor vía para lograrlo.

(Si desea imprimir este artículo click aca)


Todas las imágenes fueron tomadas de internet, todos los derechos pertenecen a sus respectivos dueños.

Poesia y Literatura