2019-05-25 [Num. 723]

Ad

Parashat Tazria

Pureza e impureza

Parashá de Tazriá “Cuando engendre”, del libro de Vaikrá. También será Shabat Hajodesh porque coincide con el cambio de mes a Nisán, siendo la última de las cuatro parashiot especiales. Se lee una parte especial de la Parashat Bo –Shemot 12:1 al 20-, que comienza con las palabras “Este mes es para ustedes el comienzo de los meses…”.

Resumen

Mother

Dios ordena que cuando una mujer diere a luz un varón, permanecerá impura durante siete días más 33 días después del Brith Milah del hijo -en total cuarenta días-. Y cuando diere a luz una niña, permanecerá impura durante dos semanas, y posteriormente durante 66 días, -en total ochenta días-, después de lo cual llevaba un cordero y un palomino como ofrenda a la Tienda de Reunión.

Se prescribe con respecto a enfermedades de la piel que el Cohen debía observar detalladamente y determinar si era puro o impuro. Si era impuro, sería aislado durante el tiempo de su afección, permaneciendo fuera del campamento. El Cohen también determinaba la afección sobre la ropa u otros objetos y decidía qué hacer.


Vea el video del Rabino Alfredo Goldschmidt.

Explicaciones

Levítico 13:6 → “Lo habrá de ver el Cohen en el día séptimo y he aquí que se debilitó la llaga y no se extendió la llaga en la piel, lo habrá de declarar puro el Cohen, erupción es, habrá de lavar sus ropas y quedará puro”.

El Rabino Marcos Edery, trayendo la interpretación de Rashi explica que A pesar de que el hombre realmente no estaba impuro, pero por el hecho de haber estado recluido entre 7 y 14 días, es considerado Tamé (impuro), a efectos de necesitar inmersión en la Mikve (Tevilá).

El Rabino Abraham Skorka, trae la interpretación del Rabino Ben Tzión Luria, quien explica que fueron los miembros de la Gran Asamblea (Kneset Haguedolah) los que determinaron que el “lavado” que prescribe la Torah se transforme en una ablución, lo cual explica la múltiple construcción de mikvaiot encontradas en las búsquedas arqueológicas en las casas de la época del Segunto Templo de Jerusalem.

El Rabino Skorka explica también que  En los rollos del Mar Muerto se presenta a la Tevilá, no sólo como un medio técnico para alcanzar la purificación por haber estado en contacto con algo definido como impuro por la Torah, sino que también para lograr la pureza espiritual que se adquiere si previo a la inmersión se realiza una profunda contrición y balance espiritual… De todos modos la ablución no es parte de un acto de contrición, tal como aparece en los documentos citados del Mar Muerto, sino una cuestión ritual.

Hoy el ritual de la mikveh se ha reducido únicamente a la inmersión de mujeres en la Mikve después de su período menstrual. Se ha dejado a un lado, el concepto de tamé (impurufucación) para hombres. La impurificación se refería no solamente al caso que aparece en éste versículo, sino también al estar en contacto con el cadáver de algún animal, o porque de su cuerpo salgan fluidos irregulares. En algunas comunidades, en la época de Rosh Hashaná, los caballeros entran a la Mikve pero sin pronunciar una brajá. Algunas sectas judías ortodoxas como Lubavitch, acostumbra a hundirse individualmente en la Mikve, los hombres, diariamente.