2019-03-22 [Num. 714]

El Rav Sabe

Pregunta de la semana

Ravsabe2

Por Anónimo

¿Es aceptado por el judaísmo que en las casas de los miembros de Chabad existan fotos enalteciendo al Rebe, en sitios estratégicos de sus hogares, ocupando lugares más importantes que cualquier miembro familiar y casi que construyéndose altares alrededor de dichas imágenes? ¿Es normal y aceptable que al Rebe se le escriban cartas pidiéndole “milagros”? Un hombre normal y terrenal ¿puede hacer milagros? O ¿creen que el Rebe tiene / tuvo algún poder sobrenatural? ¿Es aceptable irle a rezar al Rebe en su tumba? ¿En el judaísmo se acepta pedirle y rezarle a alguien diferente a Dios? Si todo lo anterior es aceptable con el Rebe, en las casas de Israel ¿sería aceptado tener fotos de Herzl, Begin o Dayan en los comedores y rezarle a éll cuando vienen misiles del norte?


Respuestas

Rabino alfredo goldschmidt2 copy Rabino Alfredo Goldschmidt
Centro Israelita de Bogotá (Ortodoxa Ashkenazi)

Creo que la pregunta viene bastante cargada y tomando una posición más equilibrada quisiera opinar sobre ello.

Con respecto a la foto del Rebe en los hogares de los miembros del  movimiento Chabad,  la foto es simplemente una expresión de cariño y apego. Estas muy equivocado(a) de pensar que le rezan a la foto. El mejor comentario al respecto lo hizo una empleada en la Argentina que trabajaba para muchas familias  de Chabad y me dijo “¿todos tienen el mismo abuelito?”, pero definitivamente,  no le rezan a la foto.

La costumbre de escribirle cartas al Rebe cuando el Rebe estaba vivo, era para consultar y pedir bendición. Ahora que el Rebe ya no está vivo, le escriben para pedir bendición. Ante la tumba no le rezan sino para que interceda ante el Todopoderoso, pidiendo una bendición. Esa tradición no se la inventaron los Jasidim de Chabad, sino que es muy muy antigua. En la tumba de nuestra matriarca Raquel, vi decenas de miles de mujeres rezaban a lo largo de la historia,  pidiendo bendición para poder quedar embarazadas. En la tumba de Rabi Mer Daal Hanes, decenas de miles de nuestros hermanos pedían bendiciones específicas. Cuando estamos realizando un entierro le pedimos al alma del difunto que interceda por sus familiares ante el Todopoderoso.

El Rebe no hacía milagros, el Rebe daba bendiciones y el milagro lo hacía Dios. La inmensa ventaja del contacto con un Rebe es que nos concientizamos a través de estos pedidos, de lo que es realmente importante para nosotros.

Maimónides define que solamente se le puede rezar a Dios, pero cuando rezamos ante la tumba, no estamos rezándole a la tumba, sino que rezamos a Dios delante de la tumba,  pidiendo que interceda, porque la verdadera fuerza del cambio y de los milagros son directamente de Dios.

Con respecto a fotos de líderes políticos contemporáneos, hay muchos israelíes que la tienen en sus hogares, pero no le rezan a esas fotos. Son solo expresiones de veneración y cariño. No niego que es una línea muy sutil y delgada, la diferencia entre venerar y adorar, pero estoy totalmente convencido que el sentimiento hacia el Rebe es de veneración. 


Img 7158 Rabino Iehuda Gitelman
Asociación Israelita Montefiore (Masortí)

Cara/caro lectora/lector, hay varias preguntas en una sola y me gustaría advertirte que el judaísmo abarca este tipo de contradicciones.

Por un lado tenemos una conexión directa con Dios y no precisamos de intermediarios y al mismo tiempo tenemos la costumbre de pedirle a otros que intercedan en nuestro beneficio.

El Talmud en Baba Batra 116a. nos dice: “si hay alguien enfermo en tu hogar, ve al sabio de tu ciudad y pide que rece por él”. Lo mismo ocurre cuando visitamos la tumba de un familiar, la Torá nos prohíbe “rogarle a los muertos”, pero cuando visitamos a nuestros entes queridos rezamos y les pedimos.

Considero que deberíamos también preguntarnos ¿qué es el acto de rezar? Rezar es una actividad individual, íntima y confidencial. 

La oración es acción del corazón, la mente y del alma. Sirve para aliviar la angustia, quien reza no quiere imponer su voluntad a Dios. Rezar es llegar tanto para El como para nosotros, es superar las barreras, las distancias, enderezar lo torcido, curar la ruptura entre Dios y el mundo.

La dificultad de rezar es doble: a veces no sabemos cómo rezar y no sabemos para qué rezar, solo podremos rezar, solo existe oración cuando las palabras reflejan la fuerza y vida interior, cuando expresan un compromiso, una promesa. No hay ni artificios ni técnicas, solo basta la persona y la palabra.



Comentarios de los lectores




Caracteres restantes: 300