2017-11-18 [Num. 644]


Parashat Toldot (פרשת תולדות)

Yaacov recibe la bendición

Este Shabat 29 de Jeshván de 5778, 18 de noviembre de 2017, se leerá la Parashá de Toldot: “Eventos”, del libro de Bereshit.


Fecha: 2017-11-18

Resumen

Jacobandesau

Cuando Itzjak tenía 40 años tomó a Rivka como esposa. Veinte años después Rivka quedó embarazada de mellizos, Dios le avisó que tenía en su vientre dos pueblos que se bifurcarían y que el mayor servirá al menor.

Primero salió el pelirrojo, a quien llamaron Esav. Después salió su hermano y su mano asía el talón de Esav, y llamó su nombre: Yaacov. Esav se hizo cazador y Yaacov era hombre íntegro morador en tiendas. Amó Itzjak a Esav, pues había caza en su boca, mientras que Rivka amaba a Yaacov.

Un día llegó Esav hambriento del campo y vio que su hermano cocinaba lentejas rojas, le pidió del guiso y Yaacov le pidió que antes le vendiera su primogenitura, Esav le dijo que algún día iba a morir así que de nada le serviría la primogenitura y se la entregó.

Hubo sequía e Itzjak 

se fue momentáneamente a residir a Guerar donde Dios le confirmó Su pacto con Abraham de entregarle la tierra que le había jurado. Allí Itzjak fue bendecido por Dios y se enriqueció. Los Pelishtim lo envidiaron y llenaron de tierra los pozos que había cavado Abraham; el rey del lugar, Abimélej, lo ahuyentó del lugar porque Itzjak se había fortalecido más que él. Se asentó Itzjak finalmente en Beer Sheva, allí se le apareció Dios quien le confirma su bendición y la proliferación de su descendencia. Abimélej fue a Beer Sheva donde quiso realizar un pacto de paz con Itzjak pues sabía que Dios estaba con él.

Esav se casó a los 40 años con dos mujeres Hititas que se rebelaban contra Rivka e Itzjak.

Itzjak anciano y ciego, le pidió a Esav su hijo mayor, que le trajera de su caza y se la preparara, después de comer lo bendeciría antes de morir. Al escuchar esto, Rivka ordenó a Yaacov traer cabritos de su rebaño y ella los preparó, le colocó las vestimentas de su hermano Esav, revistió sus manos y las partes lampiñas con las pieles de los cabritos. Yaacov suplantó entonces a Esav ante Itzjak, y aunque un poco dudoso de si era en verdad Esav, comió Itzjak y bendijo a Yaacov: “Te conceda Elo-him del rocío del cielo y de la grosura de la tierra… que te sirvan pueblos y se prosternen ante ti naciones, sé señor de tus hermanos… los que te maldigan serán maldecidos y los que te bendigan serán bendecidos”.

Cuando llegó Esav con la comida para su padre, Itzjak se estremeció al darse cuenta del engaño, le anunció a Esav lo que había sucedido, clamó Esav amargamente y le pidió otra bendición, su padre le dijo entonces: “en las grosuras de la tierra será tu asentamiento y del rocío del cielo desde las alturas y por tu espada habrás de vivir y a tu hermano habrás de servir, mas ocurrirá que cuando tú te rebeles, quebrarás su yugo de sobre tu cuello”. Esav odió a Yaacov y juró matarlo cuando su padre muriera. Al saberlo Rivka envió a Yaacov a vivir a donde su tío Lavan, hasta que se tranquilizara Esav. Se fue Yaacov con la bendición de su padre, advirtiéndole que no tomara para sí de las hijas de Canaán. Lo bendijo nuevamente para que poseyera la tierra de su morada que había concedido Dios a Abraham.

Cuando Esav se dio cuenta que sus esposas no eran buenas a los ojos de sus padres tomó otra esposa en adición, una hija de Ishmael: llamada Mahalat.


Vea el video del Rabino Alfredo Goldschmidt.

Explicaciones

Génesis 25:26  “Y después salió su hermano y su mano se agarraba al talón de Esav. Y llamó si nombre Yaakov (יעקב). E Itzjak era de edad de sesenta años cuando ella los tuvo”.

El Rabino Samson Raphael Hirsch explica que lo llamó Yaakov, lo que significa que éste seguirá los talones del otro y lo alcanzará; otorgará a Esav la precedencia, pero lo alcanzará al final; el más débil, de menor fuerza, ocupará finalmente la primera posición; la raíz עקב significa seguir a alguien inesperadamente. Por extensión denota un resultado inesperado, la recompensa no buscada. Así también עקב puede significar: para infligir daño inesperadamente, para engañar a alguien.

Muchas veces se tiende a juzgar la acción de Yaakov, (o la de Esav) olvidando que se está hablando de un bebé recién nacido (ambos lo eran). Sus acciones y eventos a su alrededor ocurren dentro de la más humana inocencia. La tendencia de Yaacov fue la de sobrevivir y tener una vida sencilla. Esav quería destacarse ante su padre, lo que también es humano. Los hechos posteriores, cuando se convirtieron en dos pueblos cumpliéndose la profecía que Dios dio a Rivka, la madre de estos dos bebés, son los que nos afectan a la humanidad hoy. Al final del relato, los dos hermanos se abrazan y conviven separadamente en paz. Que sea pronto, éste el final de la larga historia de hostilidad, que amenaza al mundo entero con un dolor totalmente evitable.


Ver más explicaciones

Génesis 25:25 → “Salió el primero (Admoni) rojizo todo él, cual manto de vello, y llamaron su nombre Esav”.

El rabino Samson Raphael Hirsch explica: Admoní Significa "rojiza", un signo de salud radiante. Esav también significa peludo. El pelo en el caso de los recién nacidos es un signo de exceso de energía y la fuerza de la vida, suficiente para el desarrollo de cabello, que por lo general se desarrolla sólo después. En este caso, se registró un superávit de tal manera que todo el cuerpo estaba cubierto de pelo suave. Es por eso que todos los que estuvieron presentes en el nacimiento lo llamaban "Esav", una persona plenamente realizada y totalmente desarrollado. El ya traía vida y fuerza protectora en gran medida a este mundo.

Esav tenía el potencial para ser fuerte y poderoso. Había sido posteriormente criado de manera muy libre, su padre Isaac lo admiraba, le admiraba su fortaleza y no fue guiado espiritualmente como lo fue su hermano Yaacov. Puede ser que Isaac hubiese cometido el error de muchos padres: criar a sus hijos con sus potenciales físicos y relegar sus posibilidades emocionales, espirituales e intelectuales. No era Esav un mal hombre, pero fue muy egoísta, lo que le llevó a cometer errores que posteriormente se convirtieron en parte de su genética generacional. La fortaleza física y espiritual se puede manejar, de tal manera que sirva para el bien o para el mal. Según la Dra. Irene Rebollo Mesa, la Dra. Tinca Polderman y el Dr. Luis Boya-Albior, en su obra “Genética de la violencia humana”, los aspectos genéticos influyen en los factores biológicos, los niveles hormonales, los neurotransmisores, y los factores ambientales, afectan el comportamiento.



Génesis 25:25  “Salió el primero, rojizo, todo él cual mando de vello, y llamaron su nombre: Esav”.

El Rabino Samson Raphael Hirsch explica que “rojizo” también se dice de David –Shmuel I 16:12- significando que era de salud radiante. Esav también era peludo. Mucho cabello en recién nacidos es signo de mucha energía y fuerza vital, suficiente como para el desarrollo de tanto cabello, que generalmente se desarrolla más tarde. En este caso. En este caso había tanto que todo el cuerpo estaba cubierto de cabello suave. Por eso quienes estuvieron presentes en su nacimiento le llamaron Esav, cuya raíz –ain samaj vav- o sea una persona totalmente hecha y completamente desarrollada. Compró vida y fuerza protectora en gran medida, para enfrentar el mundo.

Cada persona nace con ciertos talentos, capacidades y aptitudes. Está en manos de cada ser humano dirigir sus talentos hacia el bien o hacia el mal, o simplemente ignorarlos. Cuando los educa e inclina hacia el bien, suele florecer y dejar una huella de bienestar a la humanidad y al futuro de los seres humanos y del planeta. Cuando lo inclina hacia la violencia, el egoísmo y el mal, se desbalancea el mundo y cae en crisis que hacen daño a las generaciones posteriores incluyendo sus propias generaciones. Cuando la persona ignora sus capacidades, es como si no hubiese vivido, no dejando un significado a su existencia. No todo el mundo tiene las mismas capacidades, pero todo el mundo tiene algún don, aún aquellas incapacitadas de alguna manera. No necesariamente el don es físico, a veces es una lección para la gente que le rodea o para sí mismo, de esto también se aprende y se crece. Quiera Dios que identifiquemos cada uno la capacidad que tenemos y la inclinemos hacia el bienestar.