2017-10-21 [Num. 640]

Ad

Parashat Balak

Bendición de Bilam

Este Shabat 12 de Tamuz de 5777, 6 de julio de 2017, se leerá la Parashá de Balak: (el rey de Moab), del libro de Bamidbar.

Resumen

Gustav jaeger bileam engel

En la Parashá pasada se relata que Israel acampaba en las llanuras de Moab. El rey Balak y su pueblo, se fastidiaron con la cercanía de los hebreos y envió el rey, mensajeros a Midian para pedirle a Bilam su sacerdote, que maldijera a Israel con el fin de debilitarlo y vencerlo, pues sabía que a quien bendecía Bilam quedaba bendecido y a quien maldecía, maldito quedaba. Consultó Bilam con Dios para maldecir a Israel tal como el rey había solicitado, pero Dios le advierte: “No vayas con ellos, no maldigas al pueblo, ya que bendito es”, Bilam despachó a los emisarios indicándoles que Dios no le había permitido ir con ellos.

Envió Balak emisarios más importantes, con ofertas de honores y riquezas, pero Bilam rechazó esto. Dios le ordenó ir con ellos y decir solamente las palabras que Dios le dijera. Se levantó entonces Bilam, se montó en su asno e iba hacia ellos. Dios se enojó ya que él estaba yendo y le puso a Bilam un ángel al paso del camino para que no pudiese pasar. Al ver Bilam que el asno no pasaba, - pues el asno vio el obstáculo- enfurecido lo azotó. Dios permitió al asno hablar y  le preguntó a Bilam ¡porqué le había pegado ya tres veces! Bilam enfurecido lo reprendió por desobediente a lo que contestó el asno: “¿Acaso no siempre te he obedecido?”, permitió entonces Dios que Bilam viera al ángel que irrumpía el camino, con su espada en la mano, Bilam se inclinó y se prosternó sobre su rostro. El ángel le dijo, que si no se hubiera interpuesto al asno, éste y él estarían en éste momento muertos. Bilam reconoció su error y propuso regresar si no era bien visto por Dios, pero le dijo que fuera con los hombres y dijera solamente lo que él (el ángel de Dios) le indicara.

Se presentó ante el rey Balak y le advirtió que solamente diría las palabras que Dios le pusiera en su boca. Desde tres lugares donde el rey Balak le ordenó maldecir al pueblo, después de realizar en cada lugar siete altares de sacrificio a Dios, Bilam por orden de Dios, dijo las bendiciones a Israel que Dios le ordenó. Desde el primer lugar, sus palabras hacia Israel fueron sobre su imposibilidad de maldecir al que no ha maldecido Dios, es un pueblo que en soledad mora y entre las naciones no es considerado, y lo bendijo diciendo que Yaacov será numeroso cual polvo de la tierra. Se enojó Balak por la bendición y condujo a Bilam hasta otro punto de visualización de Israel. Bilam repitió las palabras Divinas, que le advirtieron que Dios no es hombre para arrepentirse de su decisión, Dios ha bendecido y no revertirá; Israel se levanta y surge como el león, y no descansará hasta que venza a sus enemigos. Balak le pidió que si no iba a maldecirlos que no los maldiga pero que al menos no los bendijera. Lo condujo a un tercer lugar desde donde veían a Israel, ésta vez Bilam les bendijo con hermosura de moradas, y cómo se elevará su reino, consumirá a sus adversarios, se bendecirán quienes le bendigan y malditos serán quienes le maldigan.

El rey enfurecido echó de regreso a Bilam a su pueblo, pero Bilam antes de regresar le profetizó todos los logros que tendría Israel en el futuro, la fragmentación de Mohab, el destierro de Edom, la perdición de Amalec, La opresión a Azur y a Heber.

A pesar de todo, Israel se dejó influenciar de la idolatría de los mohabitas, tomando para ellos mujeres idólatras y juntándose con otros pueblos idólatras de a su alrededor. Dios enfurecido ordena a Moshé matar a  los cabecillas de Israel, Moshé ordenó a los jueces de Israel, matar a los hombres que realizaron idolatría.

Un hombre de Israel se acercó (sexualmente) con una midianita frente a los ojos de Moshé y frente a toda la congregación, al ver esto Pinhas hijo de Eleazar, tomó una lanza en su mano y atravesó con ella al hombre de Israel y a la mujer, deteniéndose entonces la plaga que ya había matado a 24.000 hombres.


Vea el video del rabino Alfredo Goldschmidt

Explicaciones

Números 22:8 → Bilam, profeta en Moab, habla a los enviados del rey Balac quienes venían a pedir una maldición para Israel “Les dijo a ellos: pernoctad aquí esta noche y os responderé a vosotros alguna cosa, como me hable Ado-nai a mí. Y permanecieron los dignatarios de Moab con Bilam”.

El Rabino Samson Raphael Hirsch, explica que no era la primera vez que existían profetas de Dios que no pertenecían al pueblo de Israel, siendo los escogidos hombres monoteístas, ellos mismos se consideraban al servicio de Dios, sin embargo no eran la quintaesencia, ni siquiera la esencia del judaísmo. En cambio el judaísmo enseña el monoteísmo con todas las ramificaciones para la vida humana, la Unidad de Dios con la Unidad de la vida a través de la Torah.  El nivel espiritual de Bialm era moralmente inferior, incluso inferior a otros profetas no judíos surgidos anteriormente en la Torah (Malkitzedek) y en el Tanaj (amigos de Iov), Su capacidad espiritual estaba subordinada a su egoísmo, él se puso al servicio de los poderes mundanos y sus bajos deseos. Los sabios lo compararon con los profetas de Israel como Isaías, Jeremías y Ezequiel, etc. Previnieron al mundo sobre los pecados, mientras que Bilam les permitía dejarse llevar por sus deseos mundanos para que perdieran su lugar en el mundo por venir. Los profetas de Israel eran compasivos por Israel y por las demás naciones del mundo. Bilam se levantó para arrancar de raíz a toda una nación, sin ningún motivo. Por lo tanto toda la Parashá de Bilam fue escrita para mostrar por qué Dios retiró el espíritu santo de las naciones del mundo, fue porque Bilam fue uno de los profetas que recibieron el espíritu santo e hizo mal uso de él.

Bilam no tuvo la espiritualidad o la benevolencia como para rogar a Dios por la salvación del pueblo, o enviar a estos hombres a decir al rey Balac que permitiera vivir al pueblo de Israel, él se limitó a decir lo que Dios le dijera, él ni siquiera sufrió con la petición realizada por el rey Balac. No merecía éste don y privilegio que Dios le había concedido. La bondad en un ser humano, sea o no judío, es la verdadera espiritualidad que es reconocida por Dios, para ser merecedor del bien que habrá de venir. Tan solo la bondad y el deseo de vida y protección de cualquier ser humano que lo necesita, ya es motivo para que éste sea un mundo donde vivir mejor y en paz.



Ver más explicaciones

Números 22:9 → "Le sobrevino la palabra de Elo-him a Bilam y dijo: ¿Quiénes son estos hombres que están contigo?

Abraham Ibn Ezrah: -Toledo España (1089-1164)-, explica que esta pregunta al sacerdote Bilam, abre un diálogo suave con Dios, permitiéndole la posibilidad que reflexione y asuma la verdad, parecido a la pregunta que hizo Dios a Adam cunado se escondía en el Gan Eden: ¿Dónde estás? O a Caín cuando mató a Abel: ¿Dónde está tu hermano?

Lógicamente Dios sabía exactamente quiénes eran los hombres que Bilam había hospedado y por qué los había albergado esa noche. Esta pregunta era para que él mismo se la hiciera y se diera cuenta del error que estaba cometiendo al tener la esperanza que Dios le permitiera maldecir al pueblo de Israel y quedar muy bien con el Rey Balak.

Algunas veces se piensa que un acto registrado como “corrupto” o “pecaminoso” o cualquier otra característica que se salga del reglamento que permite la justicia o la verdad, se puede disfrazar de algo bueno y se podría volver un “acto muy bueno”, tratando de convencerse a sí mismo que lo que hace está bien hecho. Pero esa es la peor de las mentiras, pues se está mintiendo a sí mismo y los resultados suelen no ser buenos. Es de suma importancia revisar la conducta diaria y cuando el impulso lleva a hacer algo que haga daño a otra persona o que la lastime ya sea física o psicológicamente, es necesario reparar antes de obrar. Igualmente sucede con el bulling –matoneo- muy frecuente en los colegios, -pero en otros ambientes también, incluso de adultos- donde las autoridades escolares deberían constantemente educar y enseñar el gran daño que se hace a otra persona o a la misma institución, y finalmente el daño que se hacen a sí mismos.

Quiera Dios que tengamos todos la posibilidad de preguntarnos siempre antes de cada acción, si resulta ser justa o dañina realmente.



Números 22:10 y 11  “Dijo Bilam a Elo-him: Balak hijo de Tzipor me ha enviado. He aquí el pueblo, el que ha salido de Egipto, ha tapado la vista de la tierra; y ahora ven y maldícemelo, tal vez pueda luchar contra él y lo expulse”.

El Rey Balak, creía que todo lo que Bilam bendecía era bendecido y lo que Bilam maldecía era maldito –Números 22:5 y 6-, Bilam que era un profeta púes tenía la conexión con Dios, debía saber varias cosas como que el pueblo de Israel no es que “había salido de Egipto” sino que Dios lo había sacado de Egipto, también sabía que era un pueblo bendecido por Dios, por eso, la pregunta de Bilam a Dios era del todo atrevida, irreverente y como si fuera capaz de convencer a Dios de cambiar Su determinación, y todo para ganar importancia, poder y recompensa.

Siempre habrá gente con poder y capacidad de hacer el mal, pero Dios, que está por encima de cada ser humano, Dios permite o no permite. El pueblo de Israel ha tenido que pasar por horribles sufrimientos a través de la historia. El que niegue que Dios lo ha permitido, niega el poder y control de Dios sobre el mundo entero. Solamente que nosotros los humanos no logramos comprender muchos hechos sucedidos, porque nuestra humanidad es limitada. Solo podemos entender, en base a los escritos de la Torah, que el pueblo de Israel es un pueblo bendecido, que quien lo maldice por su libre albedrío, será maldecido y quien lo bendice por su libre albedrío, será bendecido. El pueblo de Balak, debido a su intención de maldecir a Israel, terminó desapareciendo, exactamente como Balak pretendía le pasara al pueblo de Israel. Todos los enemigos de Israel, terminarán tal como ellos han deseado a Israel, mal o bien. Esto se dará tarde o temprano.

El pueblo de Israel ha sido posiblemente el instrumento de Dios, para que el mundo pueda ver y oír, para que el mundo entienda, la luz del mundo. Los líderes y todas las personas que entienden esto, y proceden con justicia y bondad según la Ley Divina, tendrán su recompensa. Quien busque el mal, la injusticia y el daño al pueblo de Israel, tendrá su maldición.