2017-12-10 [Num. 647]

Ad

Parashat Vayelej

Orden de leer la Torah

Este Shabat 6 de Tishrei de 5777, 8 de octubre de 2016, se leerá la Parashá de Vayelej Moshe: “Y fue Moshé”, del libro de Devarim. Además es también Shabat Shuvá, el Sábado de Arrepentimiento, por lo que el rabino subirá al podio durante la tefilá matutina y hablará sobre el tema. Se lee la Haftará “Shuva Israel”, del profeta Hoshea, también se lee de los profetas Mija y Joel, sobre retorno del pueblo.

Resumen

Torah reading

En esta Parashá se despide Moshé del pueblo a la edad de 120 años, recomendándoles que al entrar a tomar la tierra, con Yehoshúa al frente, fuesen fuertes y valerosos ya que Dios los estaba acompañando. Nombró oficialmente ante el pueblo a Yehoshúa como sucesor que los guiaría, recomendándole ser fuerte y valiente y recordándole que Dios es el que va delante de él.

Escribió Moshé ésta Torah y se la entregó a los Cohanim y a todos los ancianos de Israel, encargándoles que en la fiesta de Sucot del año de Shmitá (el séptimo año de descanso de la tierra), Cuando todos estén reunidos, se leerá la Torah frente a: hombres, mujeres, niños y forasteros que vivan en la tierra de Israel, para que escuchen, aprendan y cumplan con la Ley.

Convocó Dios a Moshé y a Yehoshúa en la Tienda de Reunión y le dijo a Moshé que ya iba a morir y a reunirse con sus padres, le contó que el pueblo se iba a corromper con otros ídolos motivo por el cual iba a ocultar Su Rostro permitiendo que le sobrevinieran grandes males. Le pidió que escribiera un cántico que le iba a dictar y debía enseñarlo al pueblo (el cántico aparece en la próxima Parashá), por haber abolido el pacto establecido con los patriarcas.

Finalmente lee Moshé el cántico al pueblo. Ordenó Moshé a Yehoshúa Bin Nun ser fuerte y valiente y a los levim quienes portan el Arca del Pacto, tomar la Torah y colocarla al lado del Arca que estará como testigo. Congregó a todo el pueblo y les advirtió que se iban a desviar del camino, por lo que en la postrimería les iba a ocurrir el mal.

Explicaciones

Devarim 31:6 → "Sed fuetes y sed valientes, no temási nio os aterréis de ante ellos; ya que Ado-nai tu Dios, El es el que va contigo, no te soltará ni te abandonará".

El Rabino Samson Raphael Hirsch explica que, "por lo tanto, en nuestra opinión, el significado es que Él no te dejará ir, te sostendrá rápidamente, no te dejes caer, no permitirá que te arrebaten de Sus manos. Según esta interpretación, así, LO IRFAJ –No te soltará- apoya la JAZAKU –sed fuertes- no se dejen vencer, porque es la mano de Dios que te sostiene rápidamente. Mientras te aferren firmemente a El, las naciones no serán capaces de dominarte".

La fortaleza de una persona viene de adentro, más que de la fuerza física, pero la fuerza física y mental es necesaria para vencer el mal. Cuando la causa es de justicia, no se debe temer enfrentar cada situación, así sea físicamente, la fuerza de Dios la tenemos cada uno dentro de nosotros, fe, saber que Dios está ayudando, fortaleza en los momentos muy difíciles, no dejarse caer, esas son las condiciones que debemos tener para salir delante en los momentos difíciles. Esto se aplica como pueblo, como ejército pero también individualmente, poner energía y fortaleza por una causa. Que Dios nos ilumine y nos acompañe, para que siempre hallemos la fortaleza para vencer todos los obstáculos que la vida nos presenta.



Ver más explicaciones

Devarim 31:7 → “Llamó Moshé a Yehoshúa y le dijo a él a ojos de todo Israel: Sé fuerte y ten valor, ya que tú habrás de venir con el pueblo éste, a la tierra que había prometido Ado-nai a sus patriarcas, para dar a ellos; y tú se la harás tomar en posesión a ellos”.

Abrabanel -Isaac Ben Yehuda Abarbanel o Abrabanel, Lisboa, Portugal 1437-1508- Explica que después de haber Moshé prevenido y alentado al pueblo para tomar posesión de la tierra, nombra públicamente a Yehoshua  a ojos del pueblo entregándole el liderazgo del ejército para darles más seguridad a ellos.

Después de haber liderado al pueblo durante los 40 años que estuvieron en el desierto, para el pueblo también era difícil el cambio de liderazgo, al hacer esta entrega de manera pública, no solo le daba seguridad y confianza al pueblo sino le daba fuerza, valor y autoridad a Yehoshúa su sucesor. De ahí se aprende a dar a conocer al pueblo la sucesoria de poderes y la entrega de manos de quien estaba liderando. Da la sensación de continuidad y bienesatar.