2017-12-16 [Num. 648]


Parashat Nitzavim

Te reunirá de entre todos los pueblos

Este Shabat 28 de Elul de 5776, 1 de octubre de 2016, se leerá la Parashá de Nitzavim “Erguidos”, del libro de Devarim, corresponde al séptimo y último Shabat de consuelo. En la Haftará, el profeta Isaías habla sobre el goce del pueblo de Israel con Dios “…Asi Ado-nai Elo-him, hará brotar la justicia y la gloria ante todas las naciones…”.

Resumen

Moses israel

Proclama Moshé públicamente el pacto entre Dios y el pueblo de Israel, recordándole que éste  no era solamente con los que estaban allí de pié presentes, sino con los que no están presentes también. No desviar el corazón hacia otros dioses, pues esto Dios no lo perdonará, encendiéndose su furor contra la tierra de Israel, desarraigándolos y desterrándolos, dejando la tierra de Israel estéril; y en las generaciones posteriores, cuando las naciones se pregunten sobre este mal sobre la tierra de Israel, sabrán que era porque habían abandonado el pacto con Dios, después de haberlos sacado de Egipto, y sirvieron a otros dioses.

Pero cuando pasen las bendiciones y las maldiciones que Dios había expuesto y desde el país del destierro donde te encontrares, retornares a Dios con todo tu corazón, entonces Dios se apiadará de ti y te reunirá de entre todos los pueblos, trayéndote a la tierra de tus ancestros, acrecentándote más que a tus padres. Dios abrirá tu corazón para amarlo; Castigará Dios a todos tus enemigos que te habían perseguido y tú comprenderás y cumplirás todos los Mandamientos que les estaba entregando ése día.

Cuando obedezcas el Mandato de Ado-nai, escrito en la Torah, mandato que no es imposible de cumplir ni de entender, ni está lejos de ti, pues está en tu boca y en tu corazón, habrás escogido la vida y el bien y te bendecirá Dios en la tierra donde tu vienes para poseerla. Pero si se desviare tu corazón y te postrares a otros dioses, entonces os perderéis. Puso entonces como testigos: el cielo y la tierra. Dio Dios a escoger entre la vida y la muerte, la bendición y la maldición, habrás de elegir la vida, para que vivan tú y tu descendencia.

Explicaciones

Deuteronomio 29:12 → “Para afirmarte a ti el día de hoy para El, como pueblo y El habrá de ser para ti: Dios, como te ha hablado a ti, y como había prometido a tus patriarcas, a Abraham, a Itzjak y a Yaacov”.

Rashi explica estas palabras: “Porque Israel dejaba un líder para ir con otro líder, de Moshé a Yehoshúa, es por eso que él los hizo reunirse con el propósito de inspirarlos… Así como este día está nublado y aclara, así también los iluminará, y en el futuro los iluminará…”, el rabino Ari Kahn explica las palabras de Rashi recordando que Moshé está por morir y deja a su seguidor Yehoshúa como nuevo líder pero esto, explica Kahn, no cambia en nada la relación entre Israel y Dios, Israel seguirá siendo su pueblo y Dios seguirá siendo el Dios de Israel.

Cualquiera que sea la época o el líder que dirija al pueblo de Israel, Dios está al frente de su pueblo, es un pacto realizado con los patriarcas y Dios no es hombre para cambiar de opinión. Es deber del pueblo de Israel, reflexionar y corregir caminos y actitudes, para sentir la cercanía Divina y Dios siempre estará allí. Esforzarse por cumplir Sus leyes y mandamientos, por ser una persona correcta y justa, por ser generoso y procurar tikun Olam (ser beneficioso para la humanidad), de esta manera podremos ver a Dios y sentir su Presencia, su Shejiná.



Ver más explicaciones

Deuteronomio 29:15 → “Porque vosotros habéis sabido lo que hemos permanecido en la tierra de Egipto y lo que hemos pasado en medio de las naciones, por donde habéis transitado”.

El Rabino Samson Raphael Hirsch explica que la función de éste versículo, tal como se ve en versículos más adelante, era el de advertir al pueblo de Israel sobre la idolatría que había en Egipto y en los pueblos por donde habían pasado durante su travesía por el desierto. “Las abominaciones de los ídolos de las naciones y el modo de vida influenciado por estas abominaciones son ya conocidos por ti. Vivíamos en Egipto y entramos en contacto con las naciones que viven alrededor de su naturaleza salvaje, con Amón, Moab, Madián y Edom, y con la gente de Arad, Jeshbion y Basán, cuyo territorio por donde pasamos o cuyas fronteras nosotros traspasamos”.

El sabio Hizzekuni -Hezekiah ben Manoah, siglo XIII Exegeta francés-, explica que Moshé le estaba hablando a una generación que no había sido testigo de la permanencia y salida de Egipto, pues ésa generación ya había muerto por el castigo que Dios les había enviado.

Es importante cómo a través de éste versículo sabemos que no es necesario haber sido testigo presencial de las acciones Divinas ni de la historia y eventos ocurridos en ésta época, somos testigos aún hoy porque hemos estudiado, escuchado y por eso hemos sabido. La prohibición de la idolatría, que practicaban esos pueblos mencionados ya desaparecidos, era una práctica prohibida que no les conduciría a un desarrollo como comunidad. Puede ser que algunos de estos pueblos, como el egipcio, hubiesen tenido la posibilidad de progresar en algunos campos de la ciencia, pero estos pueblos desaparecieron y muchos de sus inventos y creaciones desaparecieron con ellos. El pueblo de Israel ha sobrevivido y su nación que ha regresado a su tierra a partir de hace menos de un siglo, en 1948, se ha desarrollado en todo campo y ha logrado entregar al mundo ciencia que le da alimentación y vida. Sin mencionar otros campos culturales y humanos. La idolatría es un elemento que desvía al hombre de la realidad y la verdadera necesidad humana.