2017-12-16 [Num. 648]


Parashat Ki Tavó

Maldiciones y bendiciones

Este Shabat 18 de Elul de 5777, 9 de septiembre de 2017, se leerá la Parashá de Ki Tavó “Cuando vengas”, del libro de Devarim. Se lee también la Haftará correspondiente al sexto Shabat de consuelo; el profeta Isaías se expresa sobre el futuro, después de todo mal por el cual el pueblo de Israel ha tenido que pasar: “…Y se encaminarán hacia ti doblegados, los hijos de tus torturadores, y se postrarán a las plantas de tus pies, todos los que te despreciaban, y te llamarán a ti: Ciudad de Ado-nai: Tizón de El, Consagrado por Israel…”

Resumen

Exodus

Se ordena la realización de la fiesta de las primicias. Con el cesto de primicias en mano llevándolo al lugar escogido, donde se le entregaba al cohen quien lo colocaba ante el Altar de Dios. Se anunciaba públicamente un reconocimiento sobre cómo Dios les había salvado de la esclavitud de Egipto, concediéndoles ésta tierra; estas frutas y cereales de las cuales había que seleccionar el diezmo colocarlo ante Ado-nai compartirlo y regocijarse con los huérfanos, viudas, conversos y Levitas y siendo consumidos en ése lugar. A Ado-nai se exalta éste día para encaminarse por Sus sendas y observar Sus mandamientos y Ado-nay exalta a su pueblo Israel éste día para que sea para él pueblo peculiar y enaltecerlo sobre todos los pueblos que El ha creado.

Al entrar a la tierra de Israel, la orden era escribir la Torah sobre piedras blanqueadas con cal y explicar la Ley expuesta.

Encomendó Dios a las tribus de Shimón, Leví, Yehudá, Issajar, Yosef y Benjamín, impartir la bendición al pueblo de Israel sobre el monte Guerizim. Quienes estarán de pie sobre la maldición en el monte Eval, serán las tribus de Reubén, Gad, Asher, Zebulun, Dan y Naftalí. Se expone un listado de malas acciones por las que iban a ser maldecidos: hacer esculturas para idolatría, ultrajar a los padres, retroceder la demarcación de territorio de su prójimo, equivocar el camino del ciego, quien desvía el derecho del huérfano, la viuda y el converso, actos sexuales prohibidos, el que acepta soborno para matar una persona, el que golpea a escondidas a su prójimo y quien no afirmare las palabras de la Torah para cumplirla. A continuación un listado de bendiciones por seguir el camino recto y cumplir la Ley: enaltecerá sobre todos los pueblos, prosperidad, hijos sanos, abundancia, bendición al viajar, librarse de enemigos, te pondrá Dios en la cabecera y no atrás, pero no habrás de apartarte ni a la derecha ni a la izquierda, para encaminarte en pos de otros dioses.

Pero recuerda, le advierte Dios al pueblo de Israel, que al no cumplir con la Ley e incurrir en idolatría o cualquier acto ilegal, serían maldecidos con: persecuciones, pobreza, esterilidad, enfermedad, mortandad, ser entregados a otros pueblos, ser despojados del territorio, hambre, demencia, ceguera y confusión en tu corazón junto con otra gran cantidad de maldiciones. Levantará Dios una nación lejana e insolente contra ti y te oprimirá severamente la cual derrumbará tus murallas. Después de muchas angustias, finalmente quedaréis con poca gente, esparciéndote Dios posteriormente por toda la tierra, de un lado a otro y servirás allí otros dioses que no has conocido, en ésas naciones no hallarás sosiego ni reposo.

Convocó Moshé al pueblo y los puso de testigos de las maravillas con las que Dios los había sacado de Egipto, cómo los condujo durante 40 años por el desierto sin que les faltase alimento ni ropa, al ser atacados al llegar, vencieron al enemigo posesionándose de su territorio, donde se iban a establecer la tribu de Ruben, Gad y parte de la tribu de Menashe, al otro lado del Jordán.


Vea el video del Rabino Alfredo Goldschmidt.

Explicaciones

Deuteronomio 26:8 → "Y nos sacó Ado-nai de Egipto con mano fuerte, con brazo extendido, con gran genialidad, con signos instructivos y prodigiosos castigos".

El escritor y moré norteamericano Nesanel Safran explica en Aish Laitno "¿Cómo podemos alcanzar la libertad interior? La Hagadá, nuestro libreto de la noche de Pesaj, relata como Dios redimió a los judíos de Egipto. La Hagadá repetidamente afirma: 'Fuimos esclavos del Faraón en Egipto, pero Dios nos sacó de allí con mano fuerte y brazo extendido'. El primer ingrediente de la libertad verdadera es reconocer la acción de Dios en nuestras vidas. En ésta afirmación está implícito el reconocimiento de Su cuidado directo y de Su participación en nuestras vidas".

Cuando se sale de un encierro, y no se sabe por qué y por quién se ha salido, es probable que la amenaza de volver a vivirlo esté siempre presente. Es como tener la llave de una cadena, si no se sabe cómo se abrió la cadena, ¿cómo podríamos volver a abrirla si es que nuevamente se nos ata con ella?, El pueblo judío ha tenido que pasar por muchas cadenas, muchas prisiones, muchos problemas, muchos "sin salida". Para Dios no existe el concepto de "Sin salida", y es por eso que Dios es nuestra llave que nos libera de muchas circunstancias históricas dolorosas. Mucha gente reconoce el poder de Dios y sabe que cuando se reconoce, es el primer paso. Esto lleva a actuar de manera humana y correcta y con confianza en Dios. Cuando se actúa de manera correcta, se recibe la bendición de Dios, ¿Cómo?, cuando una persona se siente segura y confiada de la ayuda Divina, se tiene la fuerza y la energía para luchar por el objetivo y lograrlo. El moré Safran trae el siguiente relato:

"Cuando los judíos estaban parados frente al mar con los egipcios a sus espaldas, muchos de ellos pensaron que el fin había llegado. Dios le dijo a Moisés que ordenara a la gente continuar adelante y que Él iba a separar el mar para ellos. Un hombre, Najshón ben Aminadav, tuvo el valor de saltar al mar. Solamente cuando el agua alcanzó la nariz de Najshón, el mar se separó. ¿De dónde sacó Najshón el valor de saltar al mar? Los milagros de las plagas y el Éxodo habían convencido a Najshón que Dios interviene por su bienestar".

El entendimiento y la fe obra lo que los humanos llamamos milagros, pero son ayudas Divinas. Entendamos la Presencia Divina (Shejiná), obremos con justicia, luchemos por ella, por nuestra salvación y así, con la ayuda de Dios el pueblo de Israel saldrá de cualquier cadena en la cual esté encerrado.



Ver más explicaciones

Deuteronomio 26:10 y 11 “Y ahora he aquí que he traído la primicia del fruto de la tierra, que me has dado a mí, Ado-nai. Lo colocarás ante Ado-nai tu Dios y te prosternarás ante Ado-nai tu Dios. Te habrás de regocijar con todo lo bueno que te ha dado a ti Ado-nai tu Dios, y a tu familia. Tú y el Leví y el forastero que está en medio de ti”.

Esta ley, que se trataba de llevar al Templo de Jerusalem las primicias de los frutos que daba la tierra que Dios había concedido al pueblo de Israel. Era una ley que se aplicaba a todo el mundo, fuese judío o residente en la tierra de Israel. –La palabra Guer, puede ser tomada en algunos textos como gente no judía que residía en Israel y debía también cumplir con las leyes de la Torah por habitar en la Tierra Sagrada o podía referirse a quienes se había convertido al judaísmo y vivían junto al resto del pueblo, quienes lógicamente tenían que asumir la legislación judía en su totalidad-. Interesante es que la orden establecía que la alegría del festejo y el agradecimiento a Dios, se debía compartir tanto con los guerim –sean residentes no judíos o conversos- como con los levitas, que no tenían tierras ni llevaban por ende ofrendas de las primicias al Templo de Jerusalem, pero recibían los beneficios de los productos.

Esto enseña que la gratitud a Dios se debe realizar de manera festiva compartiendo con los que habitan con el pueblo de Israel, pues ellos se benefician directa o indirectamente de ello.

Si se analizara las bondades que cada ser humano recibe en la vida, finalizarían dándose cuenta que todo fue gracias a la bondad Divina; solo hace falta la capacidad intelectual para llegar a ése aspecto.

Pero también éstos versículos enseñan que las alegrías hay que agradecerlas y compartirlas con quienes le rodean, se encuentren o no beneficiados con estas.


Deuteronomio 26:9 → “Nos trajo a éste lugar y nos concedió la tierra ésta: Tierra que fluye leche y miel”.

Es indescriptible la cantidad de ideas sabias que se han desprendido de éste versículo que también aparece en Exodo 3:8. Uno de los aspectos más interesantes de precisamente éste versículo es la expresión, no solamente de traer al pueblo de Israel a ese lugar sino además haberle Dios concedido ésa tierra, lo que significa que es de pertenencia perpetua para el pueblo de Israel. Por eso pensé conveniente traer palabras del profeta Jeremías, -entre otros profetas que tocaron positivamente el mismo tema- ya que la historia, que nos presenta el hecho de haber vivido por siglos en la Tierra de Israel, que más tarde se le renombró Palestina, al ser expropiados de ésta tierra y exiliados a otros países, posteriormente dispersarse por todo el mundo y actualmente retorna a su nombre de Israel, a partir de 1948 con la creación del Estado de Israel.

El Rabino Jaim Kramer trae las palabras del profeta Jeremías: He aquí que vienen días en que ya no dirán: ‘El Señor que hizo subir a los hijos de Israel de la tierra de Egipto’, sino ‘El Señor que hizo subir a los hijos de Israel de la tierra del Norte y de todas las demás tierras adonde los había arrojado’. Pues los volveré a traer a su propia tierra, que les di a sus padres” (Jeremías 16:14).

Continúa relatando el Rabino Kramer y aquí la alegoría de tierra de leche y miel: Los capítulos 30-31 del Libro de Jeremías hablan de un maravilloso futuro, cuando Israel volverá a la Tierra y a Dios, recibiendo bendiciones y abundancia mucho mayores que bajo el rey Salomón. Todas las enfermedades serán curadas, todos los pecados serán perdonados y la opresión desaparecerá para siempre. La paz reinará para todos en la Tierra.

Se trata de la época mesiánica, y los momentos de paz, sabiduría y amor que envolverán a éste mundo, no solamente a Israel, época en la que se reconocerá a Dios y Su palabra. Que tengamos todos el mérito de vivir ésa época.