2017-10-21 [Num. 640]


Parashat Ki Tetzé

Leyes humanitarias

Este Shabat 14 de Elul de 5776, 17 de septiembre de 2016, se leerá la Parashá de Ki Tetzé “Cuando salieres”, del libro de Devarim, corresponde también al quinto Shabat de consuelo, cuando en la Haftará se leen las palabras del profeta Isaías en un hermoso poema lleno de bendiciones para Israel “…Por un pequeño instante te había abandonado, mas con gran misericordia te recogeré…” Berega katan Azbeteij, uberajamim gdolim akabtzej”


Resumen

Wedding2

Se especifica y legisla una serie de conductas humanas, entre ellas: condiciones para desposar una cautiva, leyes de herencia para los primogénitos, castigo al hijo rebelde, dar sepultura inmediata aún al cuerpo de un condenado a muerte, regresar a su dueño lo encontrado, levantar al buey caído, no vestirse como se viste el sexo opuesto, no tomar al ave junto con sus crías debiendo ésta ser liberada antes, construir pared en la terraza para evitar caídas,  no sembrar mezclando semillas, no arar con buey y asno juntos, no vestir shatnes (mezcla de lino con lana), colocar flecos sobre los cuatro rincones de la ropa (tzitzit), leyes sobre las relaciones entre parejas y relaciones ilícitas

Se enumera a quienes no podrán formar parte de la congregación de Dios poniendo énfasis en los pueblos amonitas y mohabitas, igualmente no repudiar al edomita y al egipcio, estar puro al salir en campamento contra el adversario ya que el campamento es sagrado al estar Dios en él. Proteger al esclavo que huyó de su amo, no habrá prostituta ni pederasta entre los hijos e hijas de Israel (kdeshá), no obtengas interés de lo que le prestes a tu hermano, no demorar en realizar la promesa que se hiciere ante Dios, lo que saliere de tus labios habrás de cuidar, se puede consumir de la cosecha en el lugar del sembrado de tu hermano, pero no llevárselo.

Explica también las leyes de divorcio, al casarse un hombre, durante un año no deberá salir con el ejército. Pena de muerte por secuestro; no engañar a ningún pobre, pagar los salarios a tiempo, no condenar a padres por hijos ni viceversa, se emiten leyes de protección al converso, al huérfano y a la viuda, incluyendo las leyes de la tierra que les permiten tomar lo que se legisló para ellos, hacer justicia castigando al culpable, no embozar al buey cuando trilla (derechos de los animales), ley de casarse con la viuda del hermano si no tiene hijos (levirato) y ley de renuncia a ello (jalitzá), ser honesto al comerciar y no olvidar lo que hizo Amalec al pueblo de Israel cuando lo atacó en el desierto mientras estaba hambriento y cansado.


Vea el video del Rabino Alfredo Goldschmidt.

Explicaciones

Deuteronomio 21:18 y 19 → “Cuando tuviere un hombre un hijo desviado y rebelde, no obedece la palabra de su padre ni la palabra de su madre, y ellos lo adoctrinen y él no los escuchare, se harán cargo de él su padre y su madre, le sacarán a él ante los ancianos de su ciudad y a la corte de su lugar”.

El Rabino Marcos Edery explica que los padres pueden incurrir en tal cantidad de errores al educar a sus hijos en el marco de la vida matrimonial, que quedan inhabilitados para proseguir una causa legal contra el joven delincuente. De las acciones, palabras, actitudes y silencios de los padres, depende el destino espiritual y aún físico de sus hijos.

Hijos de la misma familia pueden tener caracteres y comportamientos diferentes, y no siempre los padres deberían manejar de la misma manera a un hijo que a otro. Amor para los hijos sí. Manera de educarlos no siempre igual. Cuando la educación de un hijo se sale de las manos de sus padres, es muy importante delegar en manos expertas y dejarse asesorar, no dejar a la deriva, porque los comportamientos se agravan en la medida que el manejo no obtengas resultados. Por eso dice: “se harán cargo de él su padre y su madre”. Llevar al joven e ir los padres donde un profesional en ayuda es la frase “le sacarán a él ante los ancianos de la ciudad”, los ancianos eran vistos como los hombres sabios del pueblo. Y finalmente cuando la asesoría profesional no funciona, es necesario concurrir a la parte legal, en la que el joven se verá forzado a corregir su camino delictivo.



Ver más explicaciones

Deuteronomio 22 y 23 “Cuando hubiere contra un hombre cargo de ofensión de causa criminal yh fuere muerto y lo colgares sobre el cadalso, no harás pernoctar su cadáver sobre el cadalso, pues sepultar habrás de sepultarlo en aquél día, ya que por blasfemia de Elo-him él está colgado, y no habrás de mancillar la tierra que Ado-nai tu Dios te concede a ti en heredad”.

El Ramban –Najmánides- explica: “El sentido literal de éstos versículos es que cuando un hombre incurriere en una falta grave que lo hiciere pasible de la pena de muerte y fuere colgado por la gravedad de su ofensa, no se hará pernoctar su cadáver sobe el cadalso, ya que maldito de todos los hombres es quien está colgado, pues de entre todas las penas de muerte, ésta es la más degradante y despreciable. No corresponde que mancillemos la tierra y que haya maldición de Dios en la Tierra de Santidad, pues allí ha mandado El, la bendición y la vida hasta siempre”. –Deut. Marcos Edery-.

Esto quiere decir que a pesar de existir la ley que penaliza con la muerte al criminal, la solicitud Divina es de no llevarla a cabo en la Tierra de Israel, Tierra de Santidad, parta  no profanarla.

De hecho, no se conocen casos de pena de muerte judicializados y realizados en Israel, en ninguna época posterior a la época bíblica. Esto se ha considerado inhumano, y de acuerdo a las palabras del Talmud Bablí, Makot (7 a) dice: "... Un Tribunal que llegaba a ejecutar una vez en siete años, y según algunos, en 70 años, se consideraba un Tribunal Asesino. Rabí Tarfón y Rabí Akiva agregan que, de haber integrado ellos el Tribunal, no se hubiese llegado nunca a una pena capital a través de cuestionar a los testigos. Asesinar a alguien, por más justificado que esté, no era tarea fácil. Se requerían personalidades extraordinarias para poder llevar a cabo tamaña tarea… ”.

Y esto quiere decir que para ser un juez que juzga condenando a pena de muerte debería ser totalmente perfecto en su conducta al igual que los testigos. Esto, se podría determinar, que es imposible. Y más aún la pena de muerte que tuviese que ver con colgar a alguien, lo que además profanaría la Tierra de Israel.


Deuteronomio 21:20 y 21 → “Y habrán de decir a los ancianos de su ciudad: nuestro hijo, éste, es desviado y rebelde, no obedece nuestra palabra; glotón y bebedor y lo habrán de lapidar todos los hombres de su ciudad, con piedras, y será muerto. Y extirparás al malo de en medio de ti; y todo Israel lo escuchará y temerá”.

El rabino Samson Raphael Hirsch explica que esta observación –traducida como glotón y bebedor- se refiere a un nivel en el que el joven se ha hundido en las profundidades del peor tipo de degradación. Agrega Hirsch que la responsabilidad sería del joven si los padres tratando de frenar sus excesos no le dan dinero para ello –suponiendo que un joven adolescente no tiene su propio dinero- entonces tendía que recurrir a robar a sus padres para satisfacer sus abusos. Continúa Hirsch: De todos los posibles pecados, la Tora ha elegido como criterio de corrupción sin esperanza el caso de un joven judío que, al llegar a la adolescencia, la época en la que él debe abrazar con entusiasmo todos los ideales de la espiritualidad y la moralidad, pero en lugar de eso, se dedica a la bebida y la gula. Hirsch basado en su análisis aconseja a los padres establecer en casa un tono moral y espiritual, para ir preparando el futuro moral de sus hijos. Los padres no deben hacer hincapié en un buen comer y beber como base principal de su formación; solo una educación basada en moralidad y espiritualidad puede proteger a los hijos de una conducta salvaje.

Es interesante que la ley establezca que los hijos deban ser llevados ante los ancianos de su ciudad y no a las autoridades judiciales. Los ancianos suelen ser más sabios por su experiencia y más bondadosos en los juicios, especialmente cuando se trata de jóvenes. Además, se habal de los ancianos de la ciudad donde viven los afectados, o sea son personas que de muchos años conocen la idiosincrasia del lugar. No se escuchó en la historia judía de ninguna época que un hijo malo fuese condenado a la pena capital. Estos dos versículos enseñan: primero en concurrir ante la sabiduría y experiencia antes que a las autoridades judiciales y segundo: que los conocimientos lugareños llegan a ser más apropiados que una justicia lejana.

Samson Raphael Hirsch demuestra que un hogar sin valores morales y espirituales puede engendrar hijos materialistas y afectos a los instintos animales y placeres por encima de su formación humana. Es importante, por lo tanto, tratar de mantener una ideología espiritual en el hogar, con valores humanos y morales, especialmente educar a los hijos con amor pero con disciplina y sin excesos.