2017-10-19 [Num. 640]


Parashat Rehé

Leyes básicas y bendiciones

Este Shabat 30 de Av de 5776, 3 de septiembre de 2016, se leerá la Parashá de Rehé “Mira”, del libro de Devarim. Será también el tercer Shabat de consuelo, pues en la Haftará, el profeta Isaías à54:11 – 55: 5 relata sobre la paz y bendiciones que habrá al final de los tiempos. Es el tercer Shabat de consuelo Shabat Aniá Soará.

Resumen

Pesaj

En la Parashá, Moshé advierte al pueblo de Israel que según su obrar, recibirán bendición o maldición de Dios. La bendición vendría por escuchar y seguir los Preceptos Divinos y la maldición por no hacerlo así, siguiendo los pasos de los pueblos idólatras y sus costumbres.

Ordena entonces Dios, que al entrar a la tierra y poseerla, habrían de destruir todas las imágenes idólatras; también llevar y consumir las ofrendas y diezmos solamente al lugar que Dios elegiría. Pone énfasis en no ingerir la sangre de los animales que comieran, ya que ésta es su alma. Debían dar el diezmo según las posibilidades individuales, no seguir ni encubrir, sino extirpar a aquellas personas que tratasen de desviar al pueblo conduciéndolo a costumbres idólatras y otros dioses. Además recalca sobre la protección a los Leví, quienes no tenían posesión de tierra.

Con respecto a las órdenes Divinas no habrá que añadir ni menguar. Si surgiera un profeta acertado en su predicción y éste desviara al pueblo hacia otros dioses, no lo sigáis, pues prueba de Dios es; a ése profeta hay que extirpar de en medio de ti. Cuando te incitare tu hermano(a), tu hijo(a), tu mujer (esposo) o tu amigo(a) hacia otros dioses, no le consientas ni le escuches, no le tengas compasión ni le encubras; le darás muerte, pues ha tratado de desviarte de Dios quien te ha sacado de la tierra de Egipto, la casa de la servidumbre.

Recuerda los animales permitidos (kasher) para ingerir y  los prohibidos (taref), vetando igualmente, consumir animales que fueron encontrados ya muertos (aún siendo kasher). Dentro del mismo contexto aparece la frase: “no asarás al cabrito en la leche de su madre”.

No se debía olvidar diezmar del producto con que Dios lo bendijera, de los animales y del campo, llevando y consumiendo éste en el Lugar escogido por Dios.

La ley de protección es muy clara y repetida varias veces: proteger al Leví, al converso, a la viuda y al huérfano. Cuando hubiese un esclavo hebreo debía salir libre al séptimo año y además no debía irse con las manos vacías, solamente si éste lo requiere por sentirse protegido, podía seguir siendo su esclavo. Deja claro la obligación de abrir la mano al menesteroso del pueblo, y no sentirse mal por haberle dado, ya que por ésta causa Dios lo bendecirá en todo lo que emprendiere.

Se prohibió hacer trabajar a cualquier animal primogénito, sacar usufructo de él, ni esquilar su lana, éste debía ser consumido frente al lugar que Dios escogiera como Su Lugar, para alegrarse ante Dios. Ordena Dios cuidar el mes de Abib (Nisan) realizando todo lo que respecta a la ley de Pesaj, pues en éste mes Dios sacó a los hebreos de Egipto. Así mismo ordena celebrar Shavuot, cuando se llevará una ofrenda de acuerdo a lo que Dios te ha bendecido. También la fiesta de Sucot durante siete días, con sus leyes correspondientes. En estas festividades se alegrarán contigo: tus hijos, tus esclavos, el Leví, el converso, la viuda y el huérfano, para que haya bendición de Dios en tu hogar.


Vea el video del Rabino Alfredo Goldschmidt.

Explicaciones

Deuteronomio 12:1 y 2 → “Estos son los fueros y las leyes que habréis de cuidar para cumplir, en la tierra que te ha conferido Ado-nai, dios de tus patriarcas, a ti para poseerla, todos los días que vosotros vivís sobre la tierra. Destruir, habréis de destruir, de todos los lugares donde han adorado allí los pueblos que vosotros vais a desterrar a sus dioses, sobre las montañas elevadas, sobre las colinas y bajo todo árbol lozano”.

El rabino Marcos Edery trae la explicación de El rabino italiano del siglo XIV, (murió en diciembre de 1596) Menahem Rapa (posteriormente Menahem Rapoport), en su libro Minhah Belulah, explica que la vida en la tierra de Israel depende del cumplimiento de estas normas. El Rabino francés del siglo XIII Ezekiah ben Manoah (Hiuzekuni), explica que hay que destruir los elementos que se utilizan para cultos paganos, no el lugar donde se realizan. Por su parte el rabino Samson Raphael Hirsch, explica que el primer paso era limpiar el país de rastros politeístas, todo ese territorio debía ser para el Dios único y Su Torah. Ninguna cosa opuesta a Dios o a la Torah, puede permanecer en la tierra de Israel.

La tierra de Israel es, para cada judío, no solamente la tierra ancestral, es la tierra donde Dios, el Dios de los patriarcas Abraham, Isaac y Jacob; estuvo presente educando y cuidando al pueblo de Israel, es una tierra de espiritualidad, cuya energía abarca ilimitados espacios y tiempos que para el hombre es difícil de comprender y medir, e indudablemente hoy persiste. Una tierra de santidad, que fue en épocas antiguas, más comprendida que hoy en día. Quienes han logrado percibir en Israel esa energía, esa espiritualidad, esa mezcla de dolor y alegría, con solamente vivir ese espacio, lo puede casi entender. Una pequeña tierra en torno a la cual giran demasiados momentos históricos de todo el planeta. Con esa visión, se puede comprender la lucha por la existencia, supervivencia y cada uno con la manera y visión que cree conveniente para Israel. Ojalá cada residente en Israel comprenda la importancia de los pasos indicados en la Torah para ser merecedor de esa tierra santa que Dios legó al pueblo de Israel. Y ojalá, algún día, el mundo comprenda el valor verdadero de Israel y el pueblo judío en su tierra con seguridad y progreso, entonces entenderían que es un bien para todo planeta.



Ver más explicaciones

Deuteronomio 12:4 y 5 “No habréis de hacer así ante Adonai Vuestro Dios. Pues solamente el lugar que elegirá Ado-nai vuestro Dios de entre todas vuestras tribus, para establecer Su Nombre allí, la Residencia de Su Divinidad, habréis de buscar y te allegarás allí”.

MaimónidesRambam-explica en guía de los Perplejos III cap. 45, que no se debe construir el Beir Habehirá –La casa Elegida-, mientras que na haya un Rey (gobernante) en Israel, para que la decisión esté en manos de uno solo (un solo poder central), evitando así las luchas entre hermanos. El Rav Zev Leff, explica en su artículo en aishlatino.com. Sobre las características del Beit Hamikdash –Templo Sagrado de Jerusalem-, y finaliza explicando que para poder sobrevivir en el exilio y prepararnos para el Tercer Templo, debemos fortalecer nuestras casas públicas –sinagoga, templo, shul, shil, beit hakneset- y casas de estudio, -beit hasefer- así como nuestros hogares, para que sean un reflejo de las funciones de la futura casa de Dios.

El hecho de tener limitado el espacio dedicado a Dios, el cual será en el lugar donde estaba el Antiguo Templo de Jerusalem, no significa que no contemos con la presencia Divina y para ello el culto a Dios, requiere de una centralización comunitaria, cuya estructura y conformación dependen del lugar donde se vive, en algunos lugares depende de la comunidad a la cual se pertenece, en otros lugares depende del sector donde se vive, pero es importante tener en cuenta estos puntos de reunión de culto Divino. La función no es solamente la de rezo, también sirve de reunión social, al ser grupos con la capacidad de convocación y congregación, tratando de reunir a la máxima cantidad de judíos y éste es uno de los factores importantes que han logrado mantener la identidad por siglos y prepararnos para que en cualquier momento podamos enfrentar la edificación del Templo de Jerusalem, el cual centralizará a todos los judíos del mundo, vivan o no en Israel. Dios quiera que llegue ese momento y lo podamos vivr.


Deuteronomio 12:3 → “Habréis de derruí sus altares y habréis de romper sus estelas; y sus hasherot habréis de quemar con fuego y las estatuas de sus dioses habréis de arrasar y suprimiréis su nombre del lugar aquél”.

El Rabino Samson Raphael Hirsch explica qué árboles debían ser destruidos por haber sido utilizados como ídolos y cuáles árboles podían quedar en pie. Con respecto al nombre del lugar, explica Hirsch que si en ese lugar se celebraban ritos a las deidades, el nombre del lugar debía ser reemplazado por un apodo despectivo basado en el texto de Avodá Zará 46 a.

Es importante entender que ésta ley, hoy debería volver existir, ya que viviendo en la tierra de Israel que Dios ha vuelto a poner en manos del pueblo de Israel entonces se reactiva dicha legislación de la Torah. Ahora bien, ésta ley solo concierne a lugares que le pertenecen políticamente al territorio de Israel. Se debería prohibir cualquier tipo de rito o ceremonia que implique idolatría dentro de este territorio que acabo de mencionar. Pero jamás se le ha permitido al pueblo de Israel derruir, o hacer daño a ningún ídolo o cualquier otro elemento considerado profano para la ley judía si está fuera de los límites de la tierra de Israel. Cada judío, debe tener conciencia de no acercarse para practicar ninguna ceremonia o ritual considerado pagano dentro de la filosofía y legislación judía, pero no debe tampoco ser destruida o dañada.