2017-10-21 [Num. 640]

Ad

Parashat Ekev

Seguir la Ley de Dios

Este Shabat 23 de Av de 5776, 27 de agosto de 2016, se leerá la Parashat Ekev tishmeú: “Por cuanto hayáis escuchado”, del libro de Devarim. Este es el segundo de los siete “Shabatot de consuelo”, por la Haftará en la que se leerá a Isaías confirmando que Dios no se olvida de Su pueblo Israel. Además éste Shabat también será Shabat Najamú: “Shabat de consuelo”, por el nombre de la Haftará que se lee tradicionalmente en el Shabat posterior a Tishá Beav, siendo éste el segundo de los siete Shabatot de consuelo.

Resumen

Manna

Moshé exhorta al pueblo de Israel, sobre la importancia de cuidar los Mandamientos Divinos, en la tierra que les estaba entregando, por ello serían amados y bendecidos por Dios en todo sentido: sustento, salud, procreación, etc.; animó al pueblo a que no temiese, pues tenían que vencer poco a poco a los pueblos que allí habitaban,  desalojando la tierra de sus ídolos, porque de dejarlos allí,  serían como trampa para Israel. No olvidar a Dios especialmente en los momentos de abundancia, creyendo el hombre que con su propia fuerza y poder logra el beneficio y el éxito, pues es Dios el que da la fuerza para hacer la riqueza. Moshé recuerda al pueblo que desalojará a los pueblos que allí viven por su perversidad, idolatría y corrupción, cumpliendo la palabra prometida a Abraham, Itzjak y Yaacov.

Rememoró Moshé los cuarenta años en el desierto, durante los cuales se alimentaron de maná y su ropa y calzado no se envejecieron; donde Dios los afligió para someterlos a prueba y hacerles bien al final; ahora entraban a una tierra fructífera, donde bendecirán a Dios por la tierra buena que les entregaba. Previno a Israel de no desviarse en torno a otros dioses pues de ser así se iban a perder. Trae a la memoria el acontecimiento del becerro de oro que habían hecho en el desierto al ver que Moshé se demoraba en bajar del monte, demostrando que era un pueblo rebelde contra Dios, pues no había creído en El, pero Moshé salvó al pueblo y a Aarón de ser destruidos por Dios, siendo castigado posteriormente por el pecado. Recapituló Moshé cómo volvió a rehacer las Tablas de la Ley, con los diez mandamientos que había en ellas.

Recuerda Moshé ¿qué es lo que Dios demanda del pueblo?: Amar a Dios y encaminarse con Sus enseñanzas. El cuida al huérfano, la viuda y el converso, para darle pan y vestimenta. Entonces, ordena Dios, recordar Sus palabras y tenerlas puestas en el corazón, atándolas como signo en el brazo (tefilin) y por señal entre los ojos, enseñando a los hijos y hablando de ellas en todo momento. Escribirlas sobre los bastidores de las casas (mezuzot) para que se multipliquen los días sobre la tierra que Dios entrega y no se erguirá pueblo alguno contra Israel.

Explicaciones

Deuteronomio 7:17 al 19 → “Cuando te dijeras en tu corazón: Son más numerosos estos pueblos que yo, ¿Cómo podré desterrarlos?  ¡No temas de ellos!  Recuerda lo que ha hecho Dios al Faraón y a todo Egipto. Los grandes milagros que vieron tus ojos, y las señales y las maravillas, y la mano fuerte y el brazo tendido mediante los cuales te ha sacado Dios; así hará Dios a todos los pueblos que tú temes de ellos.  Y también a la tzirá enviará Dios sobre ellos, hasta destruir a los que queden y los que se oculten delante de ti”.

El Rav Yehuda Halevi en su libro “Temario y comentario de la Parashá”, explica: En estos versículos, la Torá nos relata cómo Dios hará para que los hijos de Israel conquisten la tierra de Israel, y nos informa que así como Dios hizo grandes milagros para sacar al pueblo de Israel de la tierra de Egipto, así también hará cuando el pueblo se disponga a conquistar la tierra de Israel. Además, Dios enviará a la "tzirá" - una especie de abeja o avispa venenosa - para que ella termine de destruir a todos los enemigos del pueblo de Israel.

En Maase Hashem dice: “Solo cuando entiendan que a través de su propia habilidad y sin la ayuda de Dios no podrán sobrepasar a las naciones, entonces no tendrán nada que temer. Pero si imaginan que van a poder sacar a las naciones con su propio poder, entonces deben empezar a preocuparse, porque Dios no les dará la ayuda necesaria”.

El entendimiento y la razón que demuestran la ayuda Divina, dota al hombre de la fuerza y la posibilidad para lidiar con temas de enemigos. Estos versículos están planteados para la generación que iba a entrar a tomar posesión de la tierra prometida. Pero aun hoy es aplicable; ¿Acaso es que Dios pasó a la historia?, ¿Acaso es que ya no hay poder Divino?, el afecto hacia la legislación judía de la Torah, su práctica y el amor a Dios, hacen recordar los prodigios que Dios hizo a su pueblo a la salida de Egipto, inclusive al pueblo rebelde durante la estadía en el desierto. Recibió el pueblo el castigo de permanecer durante 40 años en el desierto, pero no fue un castigo final y determinante. El pueblo ha resurgido en varias épocas de la historia y hoy no tiene por qué ser diferente. Recuerda las señales que Dios hizo… así Dios hará a todos los pueblos que tú temes, incluso a los que se ocultan delante de ti. Es una ley Divina de todos los tiempos.



Ver más explicaciones

Deuteronomio 7:21 “No te quebrantes ante ellos, pues Ado-nai tu Dios está en tu seno, Dios Magno y Temible”.

El Rabino Samson Raphael Hirsch muestra que esta expresión “no te quebrantes” ya ha aparecido anteriormente en la Torah –Deuteronomio 1:29-. La palabra “lo taarotz”, no te quebrantes, puede indicar asustarse o asustar a otra persona.

Cuando debían entrar a la tierra de Canaán el pueblo se Atemorizó por culpa del informe expresado por 10 de los 12 los exploradores enviados a reconocer la tierra, pero Dios le había advertido al pueblo que nos e atemorizara, ya que Dios iba delante de ellos y lucharía sus batallas. En este caso, en peste versículo profético, se trata de una prevención  que Dios pone al pueblo de Israel cuando esté viviendo en la tierra que Dios entrega al su pueblo. Se sabía que habría gente y pueblos que asustarían y aterrorizarían a Israel, pero mientras Israel estudiara y cumpliera la Torah y se afianzara con Dios, El protegería al pueblo en sus luchas y sus ideales.

La de hoy es casi una repetición de los hechos antiguos. Israel se ve amenazada por pueblos vecinos y además aterrorizada con las posiciones antisemitas de otros pueblos más lejanos de su frontera pero cercanos por los medios de comunicación, e influyentes en la mente y el corazón de otras gentes. Mientras el que pueblo de Israel y los judíos del mundo, no se dejen asustar, mientras que el estudio de la Torah esté frente a nuestras causas, las luchas que emprendamos, serán justas y Dios estará al frente con su pueblo.


Deuteronomio 7:20 → “Y también la ‘Tzirá’ enviará Ado-nai tu Dios contra ellos; hasta perderse los que hubieren quedado y los que se hubieren ocultado ante ti”.

El rabino Yehuda Halevi En judaismohoy.com explica: Además, D'os enviará a la "tzirá" - una especie de abeja o avispa venenosa - para que ella termine de destruir a todos los enemigos del pueblo de Israel.       

Hace algunos meses, cuando leímos Parashat Mishpatim, allí estaba escrito: "Mi temor enviaré delante de ti y confundiré a todos los pueblos que irás contra ellos, y entregaré a todos tus enemigos, que huirán de ante ti.  Y enviaré a la tzirá delante tuyo y expulsará al (pueblo) jiví, al (pueblo) quenaaní y al (pueblo) jití, de ante ti" (Shemot -Éxodo- 23:27-28).  Allí, en esos versículos, D'os no le dijo al pueblo que en la época de la conquista de la tierra de Israel, enviaría grandes plagas sobre los pueblos que la habitaren en ese momento, así como lo había hecho en la salida de Egipto. D'os solamente les dijo que enviará a la tzirá para que los ayude, y se entiende de esos versículos que para conquistar la tierra de Israel y para expulsar a todos los pueblos de la tierra, realmente alcanzaría solamente con la tzirá.  Entonces, ¿por qué en nuestra Parashá D'os les aseguró que además de enviar la tzirá también obraría grandes milagros como hizo en Egipto para conquistar la tierra de Israel?

Esta pregunta fue respondida por el Rav Itzjak Zeev Haleví Soloveichik (1889 - 1959) en sus explicaciones a la Torá. Él nos explica que existen dos clases de milagros: los milagros perceptibles y los milagros ocultos - que son los milagros que el hombre no puede percibir en el momento que son realizados por el Creador.  

La diferencia entre estas dos clases de milagros radica en el hecho de que cuando los milagros son perceptibles, y todos los hombres para los cuales esos milagros son efectuados pueden verlos en el mismo momento que son realizados, ellos no sienten miedo alguno de sus enemigos, pues todos ellos ven esos milagros, y saben que D'os es Quien está luchando por ellos.  Pero esto no es así cuando D'os realiza milagros ocultos, pues al no haber nadie del pueblo que perciba esos milagros en el momento en que ellos son realizados, ellos sí sienten mucho miedo de sus enemigos, pues nadie sabe si D'os hará por ellos un milagro o no.  Y realmente la tzirá pertenecía a la clase de los milagros ocultos, pues nadie que la veía pensaba que a través de ella D'os hacía milagros para el pueblo de Israel.

Por eso nos enseñó la Torá en nuestra Parashá, que Moshé le dijo al pueblo: "No temas de ellos", pues además del milagro oculto de la tzirá, D'os también hará por los hijos de Israel milagros perceptibles - milagros que ellos mismos podrán ver con sus propios ojos - así como "ha hecho D'os al Faraón y a todo Egipto" al realizar "los grandes milagros que vieron tus ojos, y las señales y las maravillas, y la mano fuerte y el brazo tendido mediante los cuales te ha sacado D'os".  Y al igual que hizo en Egipto, "así hará D'os" también ahora "a todos los pueblos que tú temes de ellos".  

Pero respecto de "los que queden y los que se oculten delante de ti", es decir, contra los enemigos que tú no podrás ver - y por lo tanto no temerás de ellos - "a la tzirá enviará D'os sobre ellos" hasta destruirlos, pues contra ellos no hay necesidad de obrar milagros perceptibles, ya que de todas maneras, tú no temerás de ellos.

El pueblo de Israel ha tenido a través de los tiempos, enemigos visibles y ocultos. Israel ha sufrido mucho, pero a partir de la recuperación de la tierra de Israel, Dios ha perdonado, purificado y ayudado visible e invisiblemente al pueblo de Israel. No debe temer más a sus enemigos, pues Dios librará al pueblo de Israel por medio de milagros visibles (Guerra del Golfo), como de milagros escondidos. Todos aquellos que han agredido de una u otra manera, abriendo puertas para destruir al pueblo de Dios, ellos recibirán la ‘tzirá’ que se manifestará de manera que no conocemos aún, pero no pasarán por ‘buenos’, ni por ‘piadosos’ como algunos hacen creer. Tener fuerza, valor y confiar en Dios.