2020-09-28 [Num. 793]


Parashot Nitzavim y Vayelej

Este Shabat 23 de Elul de 5780, 12 de septiembre de 2020, se leerán dos Parashot: La Parashá de Nitzavim “Erguidos” y la Parashá de Vayelej Moshe: “Y fue Moshé”, del libro de Devarim.  Corresponde al séptimo y último Shabat de consuelo. En la Haftará, el profeta Isaías habla sobre el goce del pueblo de Israel con Dios “…Así Ado-nai Elo-him, hará brotar la justicia y la gloria ante todas las naciones…”

Resumen

Songofmoses

Parashat Nitzavim

Te reunirá de entre todos los pueblos

Proclama Moshé públicamente el pacto entre Dios y el pueblo de Israel, recordándole que éste  no era solamente con los que estaban allí de pié presentes, sino con los que no están presentes también. No desviar el corazón hacia otros dioses, pues esto Dios no lo perdonará, encendiéndose su furor contra la tierra de Israel, desarraigándolos y desterrándolos, dejando la tierra de Israel estéril; y en las generaciones posteriores, cuando las naciones se pregunten sobre este mal sobre la tierra de Israel, sabrán que era porque habían abandonado el pacto con Dios, después de haberlos sacado de Egipto, y sirvieron a otros dioses.

Pero cuando pasen las bendiciones y las maldiciones que Dios había expuesto y desde el país del destierro donde te encontrares, retornares a Dios con todo tu corazón, entonces Dios se apiadará de ti y te reunirá de entre todos los pueblos, trayéndote a la tierra de tus ancestros, acrecentándote más que a tus padres. Dios abrirá tu corazón para amarlo; Castigará Dios a todos tus enemigos que te habían perseguido y tú comprenderás y cumplirás todos los Mandamientos que les estaba entregando ése día.

Cuando obedezcas el Mandato de Ado-nai, escrito en la Torah, mandato que no es imposible de cumplir ni de entender, ni está lejos de ti, pues está en tu boca y en tu corazón, habrás escogido la vida y el bien y te bendecirá Dios en la tierra donde tu vienes para poseerla. Pero si se desviare tu corazón y te postrares a otros dioses, entonces os perderéis. Puso entonces como testigos: el cielo y la tierra. Dio Dios a escoger entre la vida y la muerte, la bendición y la maldición, habrás de elegir la vida, para que vivan tú y tu descendencia.

Parashat Vayelej

Orden de leer la Torah

En esta Parashá se despide Moshé del pueblo a la edad de 120 años, recomendándoles que al entrar a tomar la tierra, con Yehoshúa al frente, fuesen fuertes y valerosos ya que Dios los estaba acompañando. Nombró oficialmente ante el pueblo a Yehoshúa como sucesor que los guiaría, recomendándole ser fuerte y valiente y recordándole que Dios es el que va delante de él.

Escribió Moshé ésta Torah y se la entregó a los Cohanim y a todos los ancianos de Israel, encargándoles que en la fiesta de Sucot del año de Shmitá (el séptimo año de descanso de la tierra). Cuando todos estén reunidos, se leerá la Torah frente a: hombres, mujeres, niños y forasteros que vivan en la tierra de Israel, para que escuchen, aprendan y cumplan con la Ley.

Convocó Dios a Moshé y a Yehoshúa en la Tienda de Reunión y le dijo a Moshé que ya iba a morir y a reunirse con sus padres, le contó que el pueblo se iba a corromper con otros ídolos motivo por el cual iba a ocultar Su Rostro permitiendo que le sobrevinieran grandes males. Le pidió que escribiera un cántico que le iba a dictar y debía enseñarlo al pueblo (el cántico aparece en la próxima Parashá), por haber abolido el pacto establecido con los patriarcas.

Finalmente lee Moshé el cántico al pueblo. Ordenó Moshé a Yehoshúa Bin Nun ser fuerte y valiente y a los Levitas quienes portan el Arca del Pacto, tomar la Torah y colocarla al lado del Arca que estará como testigo. Congregó a todo el pueblo y les advirtió que se iban a desviar del camino, por lo que en la postrimería les iba a ocurrir el mal.


¿Debe el hombre entender lo oculto? Comentario de las Parashot Nitzavim y Vayelej del Rabino Alfredo Goldschmidt del Centro Israelita de Bogotá.

Explicaciones

Vayejej 31:14:  “Dijo Ado-nai a Moshé: He aquí que se han acercado tus días para morir; llama a Yehoshúa y preséntense en la tienda de reunión y le habré de dar los preceptos. Fueron Moshé y Yehoshúa y se presentaron en la Tienda de Reunión”.

Rabbeinu Behaye (Bahia ben Asher ben Halawa: siglo XIII Zaragoza (España), comentarios de la Biblia, introductor de la Cábala), Interpreta que Dios le iba a entregar a Yehoshúa la Torah de manera oral, transmitida desde entonces de generación en generación, la cual siglos más tarde fue escrita componiéndose entonces el Talmud. Posteriormente agrega Rabeinu Behayé, que así cuando el sol se pone, empieza a lucir el alumbrado de la luna, de ésta manera, cuando la vida de Moshé se debe apagar, surge la luz de la Torah y su esplendor que Yehoshua recibió de Moshé.

Es deber de cada padre y madre ser la luz que ilumina la vida de sus hijos, es deber de cada maestro ser la luz que ilumina a sus alumnos con sus enseñanzas, y el deber de los padres y maestros y el derecho de sus hijos y alumnos de recibir la luz de la Torah y sus conocimientos, para dejar su resplandor el cual posteriormente alumbrará a sus hijos por generaciones de esa manera la luz será perenne.

Aún quienes no logran cumplir con las leyes que aparecen en la Torah, tienen el deber y la obligación de transmitir a sus hijos sobre ellas para que no se pierdan sus raíces, su tradición y especialmente su identidad y su historia. Si se pierde la identidad ¿Quiénes somos?, ¿Qué hacemos aquí?, ¿Solo vivir por vivir?, no hay pasado, solo se vive el presente y todo se termina al final. Esa es la filosofía de quienes carecen de todos los conceptos y enseñanzas Divinas, una vida de momento, vacía. Quien tiene el bagaje de su historia y sus leyes, quien sabe reconocer sus ancestros, sabe que aún queda mucho por vivir, aún después de su muerte, sabe que siempre vivirá en la tierra a través de la historia que le identificará con su familia y sus antepasados, dejando una huella de sabiduría, conocimiento y de amor.



Ver más explicaciones

Devarim 31:8 “Y Ado-nai, El es que va delante de ti; El estará contigo, no te va a soltar ni te va a abandonar; no temas; no te quiebres”.

Curiosamente (o tal vez no tan curioso), esta frase aparece en varias partes de la Torah, Deut. 4:31, Deut. 31:6. Es repetitiva. En el versículo de ésta Parashá, lo dice Dios antes de entrar a conquistar a Canaán, El pueblo no debía quebrarse si iba a tener bajas o si iba a ser duro cualquier enfrentamiento que tuvieran. En los versículos anteriores mencionados lo dice Dios cuando profetiza la época en que el pueblo de Israel se iba a desviar y corromper, Dios lo iba a diseminar por todo el mundo, iba a ser atormentado y perseguido, pero Dios se compadece de su pueblo que regresa a Él. El va a estar con su pueblo Israel, No lo va a abandonar y recordará el pacto que hizo con los patriarcas Abraham, Isaac y Yaacov.

Nunca dijo Dios que nada iba a pasarle al pueblo de Israel, pero sí dijo que no lo iba a abandonar ni iba a dejar que destruyeran al pueblo de Israel y esas palabras las ha cumplido. El pueblo de Israel vive y existe. Esperamos que pronto llegue el enviado de Dios para anunciarnos que volverá a acercase Dios al pueblo de Israel, solo hay que analizar cuidadosamente la historia y tratar de entender cuál es el fin, el objetivo. Que Dios nos dé la claridad para ver y entender.