2017-10-21 [Num. 640]

Ad

Shabat primer día de Pesaj

Trece atributos Divinos

La Parashá que correspondería a éste Shabat, 15 de Nisan de 5776, 23 de abril del 2016, Ajarei Mot, por ser Pesaj, se posterga dos Shabatot –excepto en Israel, donde se posterga solamente un Shabat- para poder dar lectura éste Shabat a la Torah que corresponde a la Parashá del primer día de Pesaj, se lee desde Exodo 33:12 hasta 34:26. Maftir se leerá en Números: 28:19 al 25.

Resumen

10mandamientos

Moshé le pide a Dios que le permita conocer Sus caminos, que acompañe durante todo el camino a Su pueblo y que le permita ver Su Gloria; Dios le promete hacer pasar toda Su bondad ante Moshé proclamando Su Nombre, pero Su Presencia no se la podría mostrar pues no podría sobrevivir. Lo pondría en la grieta de una roca y pasaría por encima de Moshé quien podría ver detrás de Dios.

Le ordenó tallar dos piedras y subir solo al monte Sinai, donde Dios cumplió su promesa. Al pasar dijo: (los trece atributos Divinos) “Ado-nai Ado-nai, Dios misericordioso y clemente, tardo en la ira magnánimo en la benevolencia y en la verdad. Mantiene la benevolencia para miles de generaciones, perdona la iniquidad y la rebeldía y el error; pero absolver del todo, no absuelve, hace recordar la iniquidad de los padres sobre los hijos y sobre los hijos de los hijos, hasta la tercera y cuarta generación”

Después de esto Dios le dijo a Moshé que iba a los pueblos que vivían en la tierra a donde los conducía, pero Israel debía comprometerse a no pactar con ellos, pues serían como trampa para Israel. Debía destruir toda la idolatría de la tierra donde iban a vivir.

Dentro del pacto, Dios también le prohíbe hacer ídolos, ordena celebrar Pesaj durante siete días en Aviv, durante los cuales hay que comer matzá  para recordar que Dios los sacó de Egipto. Todo primogénito animal debía ser consagrado a Dios y todo primogénito de Israel hay que redimir, no trabajar en Shabat, celebrar Shavuot y presentarse ante Dios tres veces al año, traer las primicias a la Casa de Dios y no cocer el cabrito en la leche de su madre.

Explicaciones

Exodo 33:12 → “Dijo Moshé a Ado-nai: Mira, Tú me dices, haz ascender a éste pueblo; y Tú no me has hecho saber a quién enviarás conmigo. Y Tú me habías dicho: te distingo por nombre y también has hallado gracia en Mis ojos”.

El rabino Samson Raphael Hirsch, explica “Dios prometió que enviaría un angel al frente para que puedan tomar posesión de la tierra, pero impuso a Moshe toda la tarea de conducir al pueblo y guiarlo a este objetivo -y más allá. Él por lo tanto dejó a Moshe enteramente con sus propios recursos, con sus poderes innatos del intelecto y de la acción. Esto indica, que creemos, en la declaración de Moshe: “Tú me dices haz ascender a éste pueblo y Tú no me has hecho saber a quién enviarás conmigo”. Tú de hecho me has dicho que se va a enviar delante de mí un ángel, para superar las fuerzas que se oponen a nosotros desde fuera, pero no me has dicho a quién vas a enviar conmigo, que me ayude a impulsar a la gente a partir de ahora en adelante. Me has dejado así valerme por mí mismo”.

Dios envía a cada hombre el talento y la posibilidad de hacer y decir lo que se proponga. Hay que recordar que Moshé era incapaz ni siquiera de hablar con el Faraón, por lo cual Dios tuvo que ayudarlo y convencerlo, posteriormente podía dirigir a todo el pueblo y hasta legislarlo, hablarle, etc. Al principio, lo cual eran los primeros pasos del pueblo de Israel, Dios envió un ángel para que acompañar al pueblo durante la salida de Egipto incluyendo la estadía en el desierto. Poco a poco, permitió que Moshé, von las capacidades adquiridas liderara al pueblo. Dios dotó de libre albedrío al hombre, para que utilizara su fuerza y sus dones para el bien y para la justicia. Una campaña tan impresionante como lo era el sacar a 600.000 personas con sus familias de un imperio como el de Egipto, no era cualquier bicoca, en adelante el hombre sabría que hasta la persona más introvertida puede entrenar y relucir sus dones hasta límites indescriptibles, y con justicia y rectitud y la ayuda -imperceptible humanamente- de Dios, se logran los objetivos.

Que aprendamos de la salida de Egipto, que la ayuda de Dios está presente a pesar de no percibirla por las limitaciones humanas, y entrenar el esfuerzo en desarrollar las carencias que tenemos con objetivos de justicia. Pesaj Kasher Vesameaj.