2017-12-16 [Num. 648]


Parashot Behar y Bejukotai

Este Shabat 24 de Iyar de 5777, 20 de mayo de 2017, se leerán dos Parashot: Parashá de Behar: “En el monte”, Parashá de Bejukotay: “En Mis leyes”, última del libro de Levítico.

Resumen

Img1

Parashat Behar 
Año Sabático

Se legisla sobre el año Sabático de la tierra, “Shanat Shabatón” –Shanat Shmitá-, dejando que ésta descanse cada séptimo año. Durante ese año, no se debía trabajar la tierra, solamente se podía aprovechar de su producto, en beneficio propio, para los esclavos, trabajadores y residentes. Lo que sobrara, debía ser para los animales y hasta para las fieras.

Se establece también el año 50 llamado Iovel, que empezaba el día de las expiaciones (Iom Kipur), proclamando con el sonido del shofar la libertad en la tierra de Israel para todos sus habitantes. Cada hombre retornaba a su tierra –según su tribu- y a su familia. Durante éste año también se daba descanso a la tierra, no se sembraba ni se cosechaba, solo se podía consumir su producto. Por el cumplimiento de ésta ley, Dios daría el fruto de la tierra del cual se saciaría el poblador y se asentaría en el territorio de Israel con seguridad, sin temor al peligro de hambre durante los años de descanso de la misma.

Aquel que vendiere parte de su territorio, debería poder volverlo a comprar. Pero si no pudiere, alguien de su familia lo redimiría, comprándolo y regresándolo a su dueño original; el valor de la tierra sería acorde con la cantidad de años que fue usufructuada por el comprador. Si aún así no la lograse comprar, por no tener la posibilidad económica, esperaría entonces hasta el año de Iovel, cuando se debería regresar la propiedad a su dueño original o descendencia.

Las casas dentro de la región amurallada podían ser redimidas durante el primer año de su compra, después de lo cual, si no se redimía; la venta quedaba firme y no volvía a su dueño original ni en el año de Iovel. Por otro lado, las ciudades y casas de los Levitas, debían ser liberadas en Iovel.

Se prohibió percibir intereses al prestarle a alguien en la tierra de Israel, fuera extranjero o residente, que hubiere empobrecido. Si alguien de Israel se vendía como esclavo, debía considerársele como asalariado hasta el año de Iovel. Cuando un hebreo era esclavo de un extranjero residente en Israel, debía ser redimido por algún familiar. Recuerda e insiste Dios sobre la prohibición de tener ídolos y el compromiso de consagrar los “Shabatot”.

Parashat Bejukotay
Maldiciones y bendiciones

Dios señala las bendiciones que recibirá el pueblo de Israel por cumplir con las leyes expuestas; en ellas expresa tales como la prosperidad en el campo; se saciarán, caerán vuestros enemigos y se asentarán con seguridad, habrá paz; la presencia de Dios estará entre la población; se multiplicarán y reafirmará Su pacto, siendo El, Dios de Israel e Israel será Su pueblo.

Expone también las consecuencias de no seguir Sus leyes: abolirá Su pacto; sembrará el pánico; la tierra no será fructífera; serán derrotados y dominados por los enemigos; se debilitarán; “añadiré golpe, según tus malos caminos” y si aún persisten en abandonar el sendero, traerá Dios espada sobre el pueblo; habrá hambre; enfermedades; demolerá los lugares de culto; desolará la tierra (de Israel) permitiendo que los enemigos la habiten; los esparcirá entre las naciones; sus ciudades serán destruidas, y si aún el pueblo de Israel continúa desafiando la Ley Divina, Dios castigará un séptuplo por los pecados, dejando inhabitada la tierra hasta que se cumplan los descansos de la tierra que le correspondía mientras vivían allí, no dándole el descanso legislado en su momento; serán perseguidos en otras tierras y sentirán temor.

Confesarán sus injusticias y las de sus padres, al rebelarse contra Dios y El rememorará Su pacto con Yaacov y la tierra abandonada. Advierte, de todos modos, que al estar en la tierra de los enemigos, no exterminará al pueblo, ni abolirá Su pacto, recordándoselo a los que queden.

Se legisla sobre el valor de los votos o promesas y cuánto era la valuación de cada persona. Se explica sobre redenciones y consagraciones, aclarando que ningún ser humano condenado, podrá ser rescatado (redimido).


Vea el video del rabino Alfredo Goldschmidt sobre reprimendas Divinas

Explicaciones

Levítico 26:11 → “Y estableceré Mi Tabernáculo entre vosotros; Yo seré vuestro Dios y vosotros seréis Mi pueblo”.

El rabino Marcos Edery trae las palabras del rabino Abraham Ibn Ezrah, aclarando el contenido de este versículo: No habréis de temer la carencia en un futuro ya que Mi Gloria mora con vosotros y no se asemeja a la persona que repudia morar todo el tiempo en el mismo lugar. Además cuando os halléis exiliados en tierra de vuestros enemigos Mi Gloria residirá entre vosotros y Yo seré vuestro Dios y vosotros Mi pueblo, porque por eso os he liberado de la tierra de Egipto.

El rabino Samson Raphael Hirsch, explica: La presencia de Dios no habita con individuos aislados, sino frente a miles. Porque Dios habita sólo en una multitud de personas que le obedece libremente. Mi Santuario representa Mi presencia en la tierra, y voy a colocar Mi Santuario en medio de tu nación. Y aunque seas un pueblo numeroso, Por mis leyes, que es el camino de vuestros esfuerzos, y mis Mitzvot –actos de bien- iluminaré vuestras mentes, sensibilizaré vuestras almas, y dirigiré vuestras acciones. Por lo tanto, no faltará armonía entre vuestras vidas y Mi Presencia, expresada por Mi esencia, y mi voluntad, no encontrará nada repelente en vosotros.

Muchas veces el hombre no “siente” la Shejiná (Presencia Divina), los actos malvados de los hombres, que terminan haciendo daños a otros hombres, o los penosos y dolorosos momentos en que la naturaleza de la tierra castiga vidas humanas, hacen pensar que Dios no existe o que es malvado. La Shejiná está siempre. Se trata de una reacción a una acción. Caminar por la vida de acuerdo a las Mitzvot y las leyes que Dios enseña a través de la Torah, permite iluminar las mentes de tal manera que nos da las armas de defensa. No significa que la maldad deja de existir o los desastres de la naturaleza dejan de existir o que no afectan a los creyentes. Significa que nos enseña cómo realizarnos, cómo obrar, cómo manejar las acciones que nos permitirán protegernos y proteger a nuestros seres queridos. Quiera dios que nos ilumine a todos con su sabiduría y nos sirva de defensa contra todo mal en el mundo.



Ver más explicaciones

Behar 25:9➙“Y proclamarás con el toque de shofar en el mes séptimo, en el día diez del mes, en el día de las expiaciones habréis de proclamar con el shofar en toda vuestra tierra”.

El Zohar explica que el toque del Shofar no tiene que ver con el sonido simplemente, también está relacionado con la conciencia. Rav Shimón bar Yojái dice que la persona que toque el Shofar, al igual que aquellos que escuchen el sonido, deben inyectar una conciencia específica. Por ello, Rav Shimón dice que uno tiene que reconocer y estar consciente de qué se trata el sonido del Shofar y cuál es su propósito. Si no estamos conscientes del tipo de energía que se está manifestando en ese momento dado, el sonido por sí sólo no logra su propósito, aunque sea el sonido correcto en el momento correcto. La conexión está en el saber, esto es lo que activa la energía. El propósito es eliminar la energía-inteligencia negativa que viene a merodear de vez en cuando.

Rav Shraga Simmons explica en Aish Hatorah que el Shofar que está compuesto de tres sonidos, Tekiá: un sonido largo, el sonido de la coronación del Rey, nuestro Dios, Rey del Universo quien nos entrega Su Torah en beneficio nuestro y no de El. Shevarim: tres sonidos medianos cuando le imploramos a Dios, es como el grito en sollozos del corazón hacia Dios y Truá: nueve sonidos cortos, como un despertar de la conciencia hacia nuestra verdad, de quiénes somos en realidad y hacia dónde nos dirigimos sinceramente.

Los sonidos del Shofar son característicos de Rosh Hashaná, sin embargo en éste versículo se habla claramente de Yom Kipur, el 10 de Tishrei. Los rabinos establecieron que en Yom Kipur solamente se hace sonar el Shofar al finalizar el día sagrado. Sin embargo, el haber escuchado el Shofar durante Rosh Hashaná, el trabajo de la conciencia se realizó y en Yom Kipur, Dios establece la sinceridad del corazón de cada cual,

Dios quiera que este nuevo año, Dios escuche los sollozos de los sufrientes de todas las épocas, las lágrimas de su pueblo afligido durante tanto tiempo, recapacitemos ante nuestra conducta errónea y cuando llegue el momento, tengamos claridad de pensamiento y un compromiso con la vida, con el pueblo de Israel y con Dios.