2021-10-26 [Num. 849]


Versión Imprimible

Artículos  - Actualidad y Medio Oriente

Victor Zajdenberg

Img053
Por Victor Zajdenberg
Email: viczaj2@yahoo.com.ar
Página Web:
Artículos del autor: 117
Bio:

- Columnista Hashavúa -

Vladimir Putin, los judíos e Israel

2021-09-26

Putin

Estados Unidos y Europa nunca llegaron a concientizar y comprender los históricos y fascinantes sucesos acaecidos entre 1989 con la caída del Muro de Berlín y 1991 con la desintegración del Imperio Soviético, y por ello se ha perdido la  oportunidad de formalizar una nueva gran “Alianza Americana-Europea-Asiática” que, posiblemente, hubiera evitado los grandes daños producidos durante el siglo XXI: la explosión yihadista del radicalismo islámico y el imperturbable avance geopolítico y geoestratégico de China Comunista. Como consecuencia de esta ineptitud tampoco han entendido la función cumplida y que sigue cumpliendo la impresionante figura del líder ruso Vladimir Vladimirovich Putin quien, en sus 21 años de Gobierno, ha logrado reubicar a Rusia como una de las Potencias globales del mundo. Este brevísimo análisis introductorio habrá de servir de base para un próximo artículo a desarrollar.

Vladimir Putin vivía con sus padres en un pequeño departamento comunitario (baño y cocina compartida) de 27 m en un barrio muy pobre de San Petersburgo. Los padres trabajaban mucho y una pareja de ancianos judíos, vecinos del mismo edificio, lo invitaban a comer y lo atendían cuando observaban que el chico, volviendo del Colegio, se quedaba solo (sus dos hermanos mayores habían fallecido y él fue criado prácticamente como hijo único). No solo le preparaban comida sino también lo invitaban a la mesa de Shabat y a las fiestas judías. Así pudo observar y participar de los rituales y oraciones judías ya que la pareja era religiosa. Ello le ha servido más adelante para reencontrarse con su propia religión, la Iglesia Ortodoxa rusa.  Los vecinos judíos incluso  le compraban de regalo ropa al muchacho  y se aseguraban que Volodia, sobrenombre de Vladimir, no se quedara sin sus necesidades básicas (Wikipedia). Un antecedente interesante fue su apego a las canciones humanistas de Vladimir Visotski, un cantautor judío (“sucio judío” le decían los antisemitas) que, aunque sus baladas no estaban autorizadas por el Partido Comunista, tenían mucho éxito entre la juventud.

Siendo adolescente tuvo una Profesora judía de idioma alemán llamada Mina Juditskaya  Berliner, idioma que más tarde le sirviera cuando fuera designado por la KGB en la ciudad de Dresde, Alemania del Este en aquel entonces (Frédéric Pons). Muchos años después esta Profesora se estableció en el Estado de Israel y en ocasión de la primera visita a Israel (2009) realizada por Vladimir Putin en representación de la Ciudad de San Petersburgo se reunió con su antigua Profesora de Alemán. A los pocos días la Profesora recibe la visita de funcionarios de la Embajada de Rusia  en Israel para hacerle entrega del título de propiedad de un departamento en Tel Aviv donado a ella por su ex alumno Vladimir Putin. En cierto momento la Profesora retribuyó el gesto dejando el departamento  en herencia al mismo Putin.

Las cordiales relaciones del Presidente Putin con Israel no solo se justifican por sus múltiples y estrechos contactos con el ex Primer Ministro Benjamín Netanyahu sino también por su aprecio a los más de 1.200.000 inmigrantes judíos rusos, a los que considera parte de la gran población rusa asentada fuera de sus fronteras. Su segunda visita a Israel fue para inaugurar un monumento en la ciudad de Netanya en homenaje a los soldados judíos del Ejército Rojo caídos en la 2ª GM y para recordar el 75 Aniversario de la liberación del Campo de Auschwitz. Agreguemos a todo  ello varios gestos trascendentales más como la invitación al Ejército de Israel a un desfile en la Plaza Roja de Moscú; la construcción del Museo del Holocausto; los Festejos de Janucá con la Menorá expuesta dentro de las murallas del Kremlin, etc., etc. 



Comentarios de los lectores




Caracteres restantes: 300