2018-07-22 [Num. 679]


Columnistas  - Halajot en la Actualidad

¿Seudat HaMafseket o Seudat Shlishi?

Por Rav Daniel Shmuels
Daniel shmuels
2016-08-10

Duelo

Después de tres semanas de semi duelo, las cuales fueron incrementando en intensidad de observancias con el paso del tiempo y más aún después de Rosh Jodesh Av, este domingo conmemoramos la fecha más triste dentro de nuestro calendario; a saber, el único ayuno mayor post bíblico, Tisha BeAv. Cuando esta fecha cae en un día normal de semana los preparativos para el ayuno son muy particulares y estrictos; empero, cuando el ayuno inicia justo después de Shabat nuestra Halajá establece otro proceder, precisamente porque es Shabat, lo cual implica que no podemos estar en un tono de duelo y que no podemos prepararnos para una actividad que se vaya a realizar después del mismo. Es por ello que en esta ocasión se estudiarán las leyes que rigen ese momento de transición entre Shabat y Tisha BeAv.

Uno de los principales preparativos para Tisha BeAv es el de la Seudat HaMafseket, literalmente, la comida de interrupción, una comida que ingerimos justo antes de iniciar un ayuno mayor; la cual, nos prepara física y espiritualmente de manera adecuada para el ayuno por venir. Cuando Tisha BeAv cae en un día de semana normal la Seudat tiene lineamientos muy claros y específicos; por ejemplo, comemos huevo untado en cenizas, pan, bebemos agua, nos sentamos en el suelo, no hablamos al comer, no comemos en grupo, cada persona come en una esquina o suficientemente alejado, no comemos carne ni bebemos vino, entre otras prácticas. Por su lado, como todos lo sabemos, la Seudat Shlishi se aleja por completo de una comida de este estilo; entonces si Tisha BeAv inicia justo después de Shabat, ¿qué hacemos: Seudat HaMafseket o Seudat Shlishi? 

De acuerdo a nuestra tradición, Shabat prevalece y por consiguiente la Seudat Shlishi es la que prevalece; es decir, ninguna de las restricciones de la Seudat HaMafseket aplican para este caso; de hecho, se puede comer carne, beber vino, comer en la mesa, cantar zemirot, cantar el Birkat Hamazon con un Ziman (tres o más hombres adultos) y tampoco está la exigencia de untar huevo en cenizas. La única diferencia y obligación es que la Seudat tiene que finalizar antes de que caiga el sol e inicie el ayuno. En este punto yacen varias diferencias entre comunidades y como siempre digo: PASROL (pregúntele a su rabino ortodoxo local)! En la actualidad una gran cantidad de congregaciones evitan hacer la Seudat Shlishi antes de Tisha BeAv a nivel comunitario en la sinagoga como ha sido costumbre durante tantos siglos de Gueula; en cambio, se ha introducido el concepto de rezar Minja después del medio día Halájico para que cada familia haga su Seudat Shlishi propia aparte y no a nivel comunitario, dicha Seudat se caracteriza por específicamente no tener invitados (a diferencia de aquellas que se hacen a nivel comunitario) para que no exista una posible apariencia (Merat Ayin) de celebración frente al ayuno, por más que no estemos llevando a cabo una Seudat HaMafseket como tal. Este concepto implica que Maariv de Tisha BeAv comienza un poco más tarde de lo que usualmente sucedería.

El realizar la Seudat Shlishi en la privacidad del hogar y no a nivel comunitario en la sinagoga trae un beneficio adicional; a saber, la posibilidad de cambiar de zapatos de cuero a zapatos de otro material desde nuestra casa. Como es sabido, en Tisha BeAv está rotundamente prohibido el uso de zapatos de cuero (y aún hoy en día aquellos que dan la apariencia de cuero); por consiguiente, se nos exige cambiar de zapatos (y de ropa -por aquella que usamos entre semana-) para Tisha BeAv. El proceder regular y hasta cierto punto ancestral es que antes de Shabat se llevan los zapatos que no son de cuero para la sinagoga por dos motivos principales; a saber, para no cargar en Shabat (en lugares donde no hay Eruv) y para no prepararnos durante Shabat para un evento posterior dando señales de duelo (en lugares donde hay Eruv). 

Si la tradición comunitaria continúa siendo la de llevar a cabo el cambio de zapatos en la sinagoga, ello se hace en el momento de recitar Barju, situación en la cual el Jazan antes de recitar Barju pronuncia las palabras divisorias Baruj Hamavdil Bein Kodesh Lejol, se quita los zapatos de cuero y pone los nuevos sin tocar con las manos ninguno de los dos pares, frente a lo cual la congregación hace lo mismo y entonces procede a recitar Barju. Antiguamente, este era el proceder general de Klal Israel; sin embargo, hoy en día en Medinat Israel no se lleva a cabo esto y las comunidades de la diáspora, dado lo practico y benéfico del asunto, se han unido al concepto de hacer Minja temprano, hacer Seudat Shlishi en la privacidad del hogar y llevar a cabo Maariv de Tisha BeAv más tarde de lo común para que Halájicamente pase suficiente tiempo para el cambio de zapatos y de ropa. Esta situación beneficia, a su vez, directamente la Tefila pues no se interrumpe de ninguna manera con todo el proceso de quitarse y ponerse los zapatos. En dicho caso; nuestro proceder, después de la Seudat Shlishi en el hogar, es que cuando haya terminado Shabat se hace la declaración divisoria de Baruj Hamavdil Bein Kodesh Lejol y se procede a cambiar los zapatos y ropa para entonces ir a la sinagoga a los servicios de Maariv.

Nuevamente; si bien, este nuevo proceder se está expandiendo por toda la diáspora y de hecho la Gadol Rabanut de Israel lo está promocionando como aquel que se lleve a cabo por Klal Israel, hay comunidades que siguen puntualmente los dictámenes del Shuljan Aruj y ello es totalmente aceptado; empero, esta modernización de nuestro proceder en relación con esta tercera comida de Shabat justo antes del ayuno de Tisha BeAv es un ejemplo paradigmático que demuestra lo dinámica que es nuestra sagrada Halajá. Así que si se tiene dudas acerca del proceder comunitario para esta situación en particular, recuerden: PASROL!

El que Tisha BeAv caiga en domingo trae otro inconveniente pero esta vez frente a nuestro proceder cotidiano de Motzei Shabat, se trata del ritual de Havdala. Nosotros no hacemos un ritual completo de Havdala; en cambio, la bendición de Havdala Ata Jonantanu se recita en la Amida, al finalizar el rezo y antes de iniciar la lectura de la Meguila de Eija se procede a decir la Brajá de Meore HaEsh sobre la Ner Havdala; empero, las otras Brajot no se dicen en esta ocasión, indicando que no bebemos vino ni utilizamos Besamim. Dado a que este proceder puede ser un poco confuso para el judío promedio también se ha promovido la idea que el ritual completo de Havdala se haga al finalizar Tisha BeAv; empero, esto es un poco menos difundido e igualmente ambas opciones son apropiadas. Usualmente, aquellos que llevan a cabo la Seudat Shlishi en la casa, postergan Havdala hasta finalizar el ayuno.

Esperemos que Klal Israel tenga un ayuno apropiado y que muy pronto celebremos con alegría este día en lugar de conmemorarlo con un ayuno, tal como nos lo enseña nuestra tradición.



Comentarios de los lectores




Caracteres restantes: 300