2020-05-25 [Num. 775]


Versión Imprimible

Artículos  - Israel y Sionismo

Victor Zajdenberg

Img053
Por Victor Zajdenberg
Email: viczaj2@yahoo.com.ar
Página Web:
Artículos del autor: 78
Bio:

¿Será un mito el así llamado "pueblo palestino"?

2017-01-19

Israel land

No debe existir sobre la faz de la tierra ningún otro grupo humano que se considere a sí mismo un pueblo, que haya desperdiciado y despreciado tantas oportunidades brindadas para constituir un estado moderno y civilizado como el autodenominado "pueblo palestino".

Hasta 1947, la Palestina británica era habitada, casi en iguales proporciones, por judíos y por árabes.

La Declaración de las Naciones Unidas de Noviembre 1947 estableció la división de Palestina en 2 estados, uno judío y otro árabe; los judíos aceptaron y en 1948 declararon su independencia mientras que los árabes la desestimaron uniéndose a 5 estados árabes limítrofes ya existentes (Líbano - Siria - Jordania - Arabia Saudita y Egipto) que declararon la guerra para el exterminio del joven estado judío recién creado.

En 1949 la guerra iniciada por los árabes es detenida provisoriamente mediante un alto el fuego y una tregua que, según la concepción coránica, siempre es transitoria.

No obstante ello, Judea y Samaria (Cisjordania) queda en manos jordanas, la meseta del Golán es tomada por los sirios y la franja de Gaza es ocupada por los egipcios. Asimismo Jerusalem Este, con la ciudad amurallada, es apropiada por Jordania mientras el recién nacido Estado de Israel logra retener, con gran esfuerzo, la moderna Jerusalem occidental.

En 1967 Egipto, Jordania y Siria vuelven a atacar a Israel, esta vez con el apoyo de la soldadesca iraquí, con consecuencias desastrosas para esta coalición, a la cual el Estado Judío logra vencer en el término de 6 días.

¿Qué sucedió durante estos 20 años que transcurrieron entre 1947 y 1967, en los cuales las tierras diseñadas por la O.N.U. para constituir un estado árabe? ¿Estaban siendo ocupadas por sus "hermanos" egipcios y jordanos? Simplemente nada porque desdeñaron la posibilidad de reclamar o negociar con ellos y en su lugar volvieron a unirse con los enemigos de Israel, esta vez "para echar a los judíos al mar".

En los protocolos de los Acuerdos de Paz firmados en 1979 entre Sadat (Egipto) y Beguin (Israel) se alude al otorgamiento de una "Autonomía" para los árabes de los territorios de Cisjordania y Gaza.

En ninguno de los párrafos de estos acuerdos es mencionado siquiera algo parecido a la existencia de un pueblo palestino ni de un estado palestino.

Tanto la Declaración de la O.N.U. de 1947 como el Acuerdo de Paz de 1979 solo se refieren a los "árabes" para el establecimiento, el primero de un estado y el segundo de una autonomía.

La explicación que se podría dar de semejantes "olvidos" nunca reclamados hasta aquellos momentos sería el de la inexistencia de lo que el derecho romano establecía como base para la constitución de cualquier sociedad, incluida la nacional: el "afectio societatis", o sea las ganas, la voluntad, el espíritu, el "animus asociativo" de unir voluntades con un objetivo común.

Para lo único que, en los últimos 90 años, los árabes estuvieron siempre listos, fue para atacar a los judíos durante el Mandato Británico y luego para intentar destruir al naciente Estado de Israel; nunca para construir, para convivir o para compartir.

Esto demostraría que la "apropiación" del término "pueblo palestino" es, por lo menos, una abstracción aleatoria y por ahora etérea que solo podrá consolidarse como un hecho fáctico cuando los árabes de Cisjordania y/o Gaza decidan incorporarse al concierto civilizado de las naciones con objetivos claros de respeto histórico y coexistencia pacífica con su vecino existencial.

Mientras que por un lado no se han hallado registros históricos que mencionen actividades creativas de un supuesto "pueblo palestino", por el otro se conservan innumerables y abrumadoras muestras arqueológicas, tradiciones religiosas y escritos referenciales sobre la existencia de una entidad judía, con Jerusalem como única y exclusiva capital, hoy nuevamente resurgida como estado nacional.

Analizaremos a continuación los vestigios científicos de la región medio-oriental, referidos a las distintas tribus y pueblos que la habitaron y luego desaparecieron, los cuales pueden ser corroborados en cualquiera de los museos y archivos del mundo.

Los Cananitas que adoraban al dios Baal, realizaban sacrificios humanos con sus hijos e hijas púberes. También promovían orgías y ceremonias sexuales con adolecentes, dedicadas a la diosa Astarté.

Los Midianitas que veneraban deidades con forma de animales intentaban seducir a los hebreos.

Los Moabitas que vivían al otro lado del río Jordán estaban siempre al acecho de las tribus israelitas.

Los Nabateos que moraban el actual desierto del Neguev eran tribus pacíficas y afables.

Los Edomitas eran una tribu guerrera que obligaba a los judíos a defenderse en forma continua.

Los Amalequitas fueron saqueadores y depredadores de haciendas hasta que el Rey Saul los venció.

Los Filisteos de la costa provocaban conflictos permanentes y quedaron en la historia por la famosa anécdota de Sansón y Dalila y por el notable enfrentamiento donde el pequeño David, luego Rey de Israel, venció al gigante Goliat, a partir del cual se consolidó la Nación Hebrea.

Cuando los Jebusitas fueron vencidos por el Rey David, este trasladó su capital de Hebrón a las alturas del Monte Sion a la que llamó Jerusalem.

Los Fenicios que habitaban el norte, actualmente el Líbano, siempre fueron un pueblo de navegantes y comerciantes dentro de la cuenca mediterránea.

En resumen, el nombre de "pueblo palestino" nunca figuró en tratados, cartas o epístolas ya sean griegas, romanas, bizantinas o turcas con lo que no solo se infiere sino también se comprueba la veracidad del título de este análisis: ¿Será un mito el así llamado "Pueblo Palestino"?. 

 



Comentarios de los lectores




Caracteres restantes: 300