2018-02-22 [Num. 658]


Artículos  - Israel y Sionismo

Israel y el cáncer

Por Moshe Govrin
2016-08-31

Cancer

Alfei Menashé, 29 de agosto de 2016

¿Qué es el cáncer? 

Según el Instituto Nacional de Cáncer (NIH) de los EEUU, es el nombre que se da a un conjunto de enfermedades relacionadas.

Tipos de cáncer

Hay más de 100 tipos de cáncer. Los tipos de cáncer reciben, en general, el nombre de los órganos o tejidos en donde se forman los cánceres. Por ejemplo, el cáncer de pulmón empieza en las células del pulmón, y el cáncer de cerebro empieza en las células del cerebro. Los cánceres pueden también describirse según el tipo de célula que los forma, como célula epitelial o célula escamosa.

Ejemplos: Carcinoma, Sarcoma, Leucemia, Linfoma, Mieloma múltiple, Melanoma, Tumores de cerebro y de la médula espinal.

Israel es bastante fecunda en los estudios que se publican en los medios especializados. Ellos permiten soñar que la cura total está bastante cercana. Veamos algunos de los últimos ejemplos.

En enero nos enteramos que los investigadores de la Universidad de Tel Aviv (UTA) desarrollaron un sistema innovador que puede tratar el linfoma de células del manto (MCL). El linfoma de células de manto es uno de los más raros de los linfomas. Un estudio publicado reveló que el uso de la terapia de RNA puede detener con éxito la reproducción de la proteína relacionada con el cáncer en las células blancas de la sangre en los animales y las muestras de linfoma de células del manto (MCL) en pacientes humanos.

La investigación fue dirigida por el Prof. Dan Peer del Departamento de Investigación de Inmunología de la UTA y conducida por Shiri Weinstein e Itai Toker, en colaboración con el Prof. Pia Raanani del Rabin Medical Center y del profesor Arnón Nagler del Sheba Medical Center.

El MCL se conoce como el cáncer de sangre más agresivo. El cáncer tiene una tasa de supervivencia de cinco a siete años después del diagnóstico, con terapias sistémicas terapéuticas limitadas con los medicamentos disponibles.

Tratamiento de leucemia

La investigación llevada a cabo por el Prof. Zelig Eshhar del Instituto Weizmann de Ciencia de Israel tiene resultados potencialmente revolucionarios en el tratamiento de la leucemia.

Un artículo publicado en la revista Science Translational Medicine, en febrero y basado en esas investigaciones, describe cómo los investigadores de la Universidad del Centro de Cáncer Abramson de Pennsylvania y la Escuela de Medicina de Perelman encontró que 27 de los 29 pacientes con leucemia avanzada o bien entraron en remisión o vieron que su enfermedad desaparecía por completo después de que sus células T fueron modificados genéticamente. Una tasa de éxito de casi el 94 por ciento.

En el estudio llevado a cabo en el Centro de Investigación del Cáncer Fred Hutchinson en Seattle, las células fueron equipados con moléculas sintéticas del fueron capaces de destruir las células tumorales.

“No me sorprende oír hablar de los resultados”, dijo Eshhar, al Times of Israel“En nuestro laboratorio, que curó a muchos ratas y ratones de cáncer he estado diciendo durante años que podríamos hacer esto en las personas también”“Sentí una gran sensación de satisfacción al conocer la noticia”, agregó. “La próxima tarea de mi laboratorio es expandirlo y tratar de atacar otras formas de cáncer”.

Eshhar advirtió, sin embargo, que se necesita más trabajo antes de que el tratamiento en realidad pueda ser del todo visto como una cura para el cáncer. “Es evidente que se necesita mucho más trabajo”, dijo. “Un problema con este tipo de terapia es que usted tiene que desarrollar las células T específicas para cada tipo de cáncer. Sin embargo, estudios como este son un gran impulso para seguir adelante con la investigación. Creo que llegará el día en que veremos muchos más cánceres tratados de esta manera”.

Un estudio de la Universidad de Tel Aviv y publicado este mes muestra una nueva forma de detectar micrometástasis cerebrales meses antes de que se transforme en tumores malignos e inoperables. El melanoma metastásico es el cáncer más mortal de la piel; cuando el melanoma maligno hace metástasis en el cerebro se convierte en una sentencia de muerte para los pacientes. Los mecanismos que dominan el crecimiento metastásico temprano de las células y las interacciones con el microambiente del cerebro todavía están llenas de misterio.

Según la investigación, las células micro-tumorales, para apoyar el crecimiento metastásico, secuestran astrogliosis, la respuesta natural del cerebro a los daños o lesiones. Este conocimiento puede conducir a la detección de cáncer cerebral en sus primeras etapas y permitir la intervención temprana, dijo la universidad en un comunicado. El estudio fue dirigido por la Dra. Erez Neta del Departamento de Patología de la Facultad de Medicina Sackler de la UTA y publicado en Cancer Research.  Erez y su equipo utilizaron ratones modelo para estudiar y seguir la metástasis espontánea del melanoma en el cerebro. Estudiaron todas las etapas de la metástasis: el descubrimiento inicial de melanoma en la piel, la eliminación del tumor primario, las células cancerosas, la difusión micrometastásica de todo el cuerpo, el descubrimiento del tumor y la muerte eventual.

Las técnicas de imagen utilizadas en la actualidad no pueden detectar micrometástasis. Los pacientes de melanoma cuyas primeras lesiones fueron eliminadas pudieran creer que todo está bien a lo largo de meses o años, después del procedimiento inicial. Sin embargo, después de la eliminación del tumor primario, las células tumorales micrometástasis viajan en todo el cuerpo hasta el cerebro u otros órganos, y no son detectables en el micro-nivel. Estas células aprenden a comunicarse con otras células en el nuevo microambiente del cerebro – en un principio las células “residentes” son hostiles con las recién llegadas. Con el tiempo el tumor aparece. Y entonces ya es demasiado tarde para un tratamiento general.

La Dra. Erez llama al período del crecimiento inicial de células de micrometástasis en órganos distantes la “caja negra” de la metástasis. “Creemos que hemos encontrado las herramientas para caracterizar esta caja negra”, dijo Erez. “Y esta es la clave para desarrollar enfoques terapéuticos que puedan prevenir el surgimiento de metástasis en el cerebro”.

Y como si todo esto fuera poco otro estudio de la Universidad de Tel Aviv podría conducir a la cura del melanoma. El equipo dirigido por otra mujer (!) la Dra. Carmit Levy publicó el amplio trabajo en la prestigiosa revista científica Nature Cell Biology. La investigación, liderada por la Universidad de Tel Aviv bajo la dirección de la doctora Carmit Levy y con la participación de otros prestigiosos institutos académicos israelíes y del Centro de Investigación de Heidelberg (DKFZ), Alemania, puede contribuir a dar un diagnóstico más temprano y a la aparición futura de fármacos que derroten este peligroso cáncer de piel.

Luego de la publicación la Dra. Levy comento "tenemos la esperanza de que esta investigación nos ayude en el futuro a convertir el melanoma en una enfermedad que se pueda curar con relativa facilidad". Antes de penetrar en la dermis, el cáncer envía unas vesículas o burbujas microscópicas que contienen material genético y que son las que crean el letal cambio de estado en la piel. "Si conseguimos frenar estas burbujas, podemos frenar la enfermedad", proclama Levy citada por muchos medios israelíes.

Los investigadores han hallado tanto la forma en la que el tumor cancerígeno se extiende desde la piel por todo el cuerpo, como los dos elementos químicos que pueden detenerlo. "El peligro del melanoma no es el tumor que aparece en la piel, sino las metástasis que el cáncer envía al cerebro, hígado y huesos. Hemos descubierto cómo el cáncer se extiende a órganos lejanos y las formas para frenar el proceso antes de que llegue a la fase metastásica", añade la directora israelí de la investigación.

Levy es una destacada investigadora y experta en genética en la Escuela de Medicina de la Universidad de Tel Aviv. Entre sus diplomas, destaca el postdoctorado en la Universidad de Harvard. Ella asegura que rechazó numerosas ofertas en el extranjero para trabajar en Israel. Tras dedicarse muchos años al estudio del cáncer de piel, es optimista. "Tenemos un gran material humano de investigación y de conocimiento. Lo que necesitamos sobre todo es el presupuesto para que en pocos años se fabrique la medicina", comenta e insiste: "Existe el potencial para frenar la enfermedad y el potencial para detectarla de forma más exacta y anticipada". Sin embargo agrega Levy, "debemos tener paciencia y continuar la inversión en Investigación y Desarrollo para que los brillantes resultados puedan traducirse en la salvación de vidas".

Uno de los participantes de la investigación y director del Instituto de Oncología del Hospital Wolfson, el doctor Ronen Brenner, destaca que "se trata de una etapa inicial de entendimiento del mecanismo de propagación del melanoma que puede permitir en el futuro la ampliación del abanico de tratamientos que no sólo acompañan la enfermedad, sino incluso los que la eviten". En declaraciones a la emisora estatal israelí, Brenner cree que el concepto de esta investigación se puede extrapolar a otros tumores como, por ejemplo, el cáncer de colon.

Con todo, los enfermos de melanoma -cuyo número en todo el mundo ha aumentado con demasiada persistencia en los últimos 30 años- saben que el antídoto no está ni mucho menos a la vuelta de la esquina. Pero también saben que los investigadores, también con persistencia, la búsqueda de la curación.

Mientras nuestra gente se preocupa por encontrar solución a este cáncer hay otro que se sigue expandiendo – DAESH, y en general el terror islámico.

En un discurso el 10 de septiembre de 2014 el presidente de Estados Unidos, aun cuando huyó de la palabra  "guerra" anunció en un discurso televisado en horario de máxima audiencia "una campaña exhaustiva y prolongada" contra los terroristas del DAESH (EI) tanto en Siria como en Irak. La declaración vuelve a sumergir al país, tras más de una década de guerra en Afganistán e Irak, en otra contienda, y aunque Obama prometiera ayer que "no habrá tropas de combate estadounidenses luchando en suelo extranjero" y que esta misión será diferente a las dos guerras que heredó, es consciente de que no se tratará de una campaña corta. "Llevará tiempo erradicar un cáncer como el DAESH", reconoció.

Y tenía razón…



Comentarios de los lectores




Caracteres restantes: 300