2017-11-18 [Num. 644]


Artículos  - Actualidad y Medio Oriente

Alemania: ¿Qué elegimos después de las elecciones generales?

Por Jobst Bittner
2017-10-24

00borrar6
Jobst Bittner

ND: El siguiente artículo escrito por el Pastor y activista alemán Jobst Bittner -fundador y presidente del movimiento “Marcha de La Vida” que ha movilizado personas en más de 350 ciudades y 18 naciones de levantar su voz públicamente para contar de todo tipo de extremismo de derecha, antisemitismo y odio hacia los judíos. Para hacerlo de manera pública en las calles de sus ciudades. (www.marchoflife.org)-  Nos lo ha enviado por intermedio de nuestra amiga y activista Sue Haueter para publicarlo en Hashavúa.

Después de las elecciones generales los comentaristas siguen la intención de analizar el resultado. La mayoría de las voces – nacional e internacional – reaccionan con estupor sobre el visible giro hacia la derecha que ha sacudido a Alemania. El partido populista de derecha AfD (“Respuesta para Alemania” por sus siglas en alemán) fue elegido como tercera fuerza en el parlamento alemán. ¿Cómo reaccionarán las iglesias y las comunidades cristianas? 

Me pregunto porque millones de votantes en Alemania habrán dado su voz a un partido que permite pensamientos nazis entre sus representantes y que nutre sus ideas visiblemente desde el fondo del gabinete del horror de la propaganda nazi y del sentir populista de la misma raíz. El presidente del partido, Alexander Gauland, exclamó al conocerse la victoria: “¡Cazaremos a Angela Merkel! Vamos a volver a tomar nuestra tierra y nuestro pueblo.” 

Organizaciones judías han reaccionado con terror sobre el ingreso de la AfD al parlamento alemán. El Congreso mundial judío llama al resultado “atroz”. El presidente del Consejo de los judíos en Alemania, Dr. Josef Schuster, espera que “las fuerzas democráticas desenmascaren la verdadera cara de la AfD”. La anterior presidente del Consejo de los judíos en Alemania, Charlotte Knobloch, dice que el resultado de las elecciones es “una verdadera pesadilla”. El presidente del Consejo mundial judío titula la AfD como “un movimiento reaccionario vergonzoso, que hace recordar a lo peor del pasado alemán”. El programa del partido AfD muestra el valor que le da a Israel y a la vida judía ¡NINGUNO! Su programa es el único de todos los partidos políticos alemanes que ni nombra el derecho de existir de Israel y la responsabilidad de combatir del antisemitismo en sus metas o bases. 

Pero entonces, ¿cómo reaccionaran las iglesias y comunidades cristianas en Alemania? La palabra del día de las elecciones en un plan de lectura bíblica muy conocido en Alemania fue muy precisa: “Hoy te he dado a elegir entre la vida y la muerte, entre bendiciones y maldiciones. Ahora pongo al cielo y a la tierra como testigos de la decisión que tomes. ¡Ay, si eligieras la vida, para que tú y tus descendientes puedan vivir!” (Deuteronomio 30:19). Hemos votado en Alemania, pero la elección que tenemos ahora como consecuencia y en responsabilidad ante Dios tendrá un significado aún mucho mayor. 

Advertí en mi libro sobre “El velo del silencio” que los fantasmas del nacionalsocialismo se iban a volver a levantar si nosotros, en nuestras iglesias y comunidades cristianas no aprendiéramos, más allá del trabajo y de la mirada histórica, a nombrar y trabajar seriamente el silencio acerca del antisemitismo y odio hacia los judíos en las familias. De esta advertencia nació el movimiento Marcha de La Vida que en este año movilizo decenas de miles de personas en más de 60 ciudades en todo el mundo. 

Aparentemente no se escuchó esa voz de advertencia de manera suficiente en Alemania. ¡Cual es, después de las elecciones generales nuestra elección? ¡Cristianos de las iglesia y de las comunidades cristianas no se pueden quedar callados! 

1. Es tiempo de levantar una voz de advertencia en contra de todo extremismo de derecha, odio hacia los judíos y antisemitismo y también en contra de toda intención de excluir minoridades por razones de raza. 

2. Es tiempo de enfrentar con gran intensidad en nuestras iglesias y comunidades cristianas la falsificación de hechos históricos con ideas revisionistas y el relativizar del Holocausto. Solamente sucederá si estamos dispuestos a darle el lugar que le corresponde a la educación sobre el Holocausto y al trabajo de investigación y reconciliación del pasado nazi en nuestras familias. 

3. Más que nunca es tiempo de salir a las calles por el derecho de existir de Israel y en contra de todo antisemitismo. Si no estamos dispuestos a eso veremos las hordas marrones volver a marchar. Si las iglesias y comunidades cristianas no entienden que peleas teológicas y suspicacias dogmáticas en ese tema no son más que el intento de no tener que levantar una voz, no hemos aprendido nada de nuestra historia. 

¿Qué elección tomaremos después de las elecciones? Necesitamos en cada iglesia y comunidad, en cada ciudad, en cada pueblo programas de investigación y reconciliación, grupos de oración, grupos de iniciativas que levanten su voz a favor de Israel y en contra de todo antisemitismo. Cada cristiano debería ser activo directamente y no esperar hasta que los gremios y las autoridades toman decisiones después de discusiones arduas y lentas. “Romper el “Romper el Velo del Silencio” en este tiempo significar movilizar a nuestras iglesias y comunidades cristianas de salir a las calles cada año nuevamente en una Marcha de La Vida a favor de Israel y en contra de cualquier forma de ideas nazi, del antisemitismo y del odio hacia los judíos. ¿Hemos aprendido del pasado? Es el tiempo de elegir después de las elecciones, de elegir la vida en lugar de la maldición. 



Comentarios de los lectores




Caracteres restantes: 300