2017-11-18 [Num. 644]


Artículos  - Temas no Judaicos

Conversatorio de Margarita Valencia con Margo Glantz

Por Marlene Himerlfarb
2015-03-19

Glantz

ND: El Hay Festival que anualmente se desarrolla en Cartagena desde hace 10 años, se realizó del 29 de enero al 1 de febrero. Le llaman la fiesta de las ideas y de la palabra, donde participaron grandes personalidades. Es un orgullo que nuestra amiga, la escritora y Marlene Himelfarb haya participado en esta importante feria que aporta cultura y salud a nuestro querido Colombia.

Por sugerencia de una de mis compañeras de tertulia literaria, leímos a Margo Glantz y no tuvo muy buena acogida entre nosotras. Después me enteré que su padre Jacobo Glantz, poeta quien llegó a México procedente de Ucrania era familia cercana de una amiga escritora que vive hoy en Israel y estudiamos juntas en el colegio. Cuando la vi en la lista de escritores del Hay Festival como una de las participantes me despertó curiosidad y pensé que debíamos darle una segunda oportunidad sobre la tierra como la tuvieron los Buendía en Cien años de soledad y  conocerla personalmente cambió mi percepción hasta el punto de que la vamos a releer en la tertulia.

Margo Glantz es  una conocida escritora mexicana con ancestros judeo-rusos, conocida también internacionalmente. Aunque tiene sangre judía, nos contó que en un momento de su vida ella y su hermana se convirtieron al catolicismo por sugerencia de las empeladas del servicio y de unos amigos. A sus padres casi les da un ataque cuando se enteraron que además habían hecho la primera comunión. Cuando le preguntaron  cómo había influido esa experiencia en su vida respondió que seguramente eso fue lo que la hizo interesarse en escribir sobre Sor Juana Inés de la Cruz. Dice que se considera bipolar por los dos mundos que le tocó vivir, la religión hebrea que fue la que le transmitieron sus padres y la católica que le transmitieron las empleadas del servicio y los amigos. Recordando sus primeros amores recuerda que tuvo un novio que le hablaba de Marx, motivo por el cual conoció al mismo tiempo el amor y la plusvalía. Después se enamoró del psicoanalista.

Tres días antes del Hay Festival cumplió 85 años y sus amigos mexicanos la estaban esperando para celebrar. Dice que le encanta celebrar con amigos más jóvenes que ella porque eso la hace sentirse joven y “como ya muchos amigos de mi generación se han muerto, ya no quedamos muchos. Me gusta enseñarles a los jóvenes porque me siento más joven”. Margo irradia juventud, alegría y mucha energía. La suficiente para ser catedrática, escritora, crítica, poeta, pertenecer a la Real Academia de la Lengua-a pesar de ser disléxica, condición que no la afecta para nada- y para disfrutar en familia y viajar. También escribe teatro, es crítica y ensayista. Es considerada en su país como una de las intelectuales y académicas más destacadas. Con una sonrisa picarona  le dijo a Margarita que ella como entrevistadora sabía más de su vida que ella misma. Cuando le preguntó acerca de su doctorado nos contó que lo hizo porque viajó a acompañar a su esposo a estudiar en París y terminó haciendo un doctorado en Letras Hispánicas y Literatura en La Sorbona. Ella fue quien le pasó a máquina la tesis de grado de él.

Ha desempeñado importantes cargos educativos, fue directora de la revista Punto de Partida y Directora Cultural del Instituto Mexicano Israelí. Ha sido galardonada con importante premios entre ellos Doctora Honoris Causa de la Universidad Autónoma de México, Premio Nacional de Artes y Ciencias en el 2.004 y tiene una numerosa obra académica y literaria.

“Cuando uno ve el mar de Cartagena no pensaría que se fuera a acabar el mundo”. Se declara una twitera profesional y le encanta porque su estilo para escribir es fragmentado y el twiter no permite más de 140 caracteres. “Me metí al twiter porque a mis hijas casi les da un ataque cuando supieron que me quería meter a Facebook . Me prohibieron la entrada porque iba a invadir su privacidad”. Dice que su estilo para escribir es como perlas sueltas que se van uniendo a lo largo del texto. “Primero twiter después desayuno”.

Vive en México en el barrio Coyoacán. Le gusta porque guarda muchos recuerdos de gente importante que vivió allí como la Malinche, Trosky y otros personajes.

Cuando Margarita le preguntó si algún día dejaría de escribir respondió que el día que deje de escribir y de viajar se muere. Amiga de Elena Poniatowska, Octavio Paz. Dice que siempre trabaja contra el tiempo. Cuando tiene que entregar un trabajo siempre está la noche antes terminando el texto. Eso le sube la adrenalina y trabaja mejor.

Nos despedimos de Margo con el conocido dicho de cumpleaños que nos enseñó don Isaac Guberek  Z”l hasta los cien como de 20 y nos respondió en yidish con una sonrisa: finef un tsvontsic.



Comentarios de los lectores




Caracteres restantes: 300