2018-08-17 [Num. 683]


Columnistas  - Quién lo Creyera

Deportado injustamente

Por Jack Goldstein
Jack goldstein
2018-01-23

00borrar24
Copia del pasaporte de Yehuda Kimani, con la visa a Israel aprobada y firmada por el embajador de Israel en Nairobi, y el desagradable sello de rechazo.

Tengo un amigo en Kenya. Su nombre es Yehuda Kimani. No lo conozco personalmente, pero somos amigos de Facebook desde hace unos meses. Hemos chateado cortos mensajes, pero siempre muy amables. Nos “conocimos” porque en común tenemos a la comunidad de Abayudaya en Mbale (Uganda) y la comunidad satelital de MAROM-Uganda en Kampala. El es miembro de esa comunidad y yo los visitaría durante el viaje del que escribí recientemente.

Yehuda me contaba de lo feliz que estaba porque finalmente había recibido su visa a Israel. Había sido aprobada y firmada por el mismo embajador de en Nairobi, quien había convalidado la información suministrada tanto con la yeshivá como con la patrocinadora de su viaje (una jueza que conoce a Yehuda desde hace más de un año y quien no solo le daría posada y pagaría el viaje de ida y vuelta, sino quien estaría dispuesta a depositar una fianza para garantizar el retorno de Yehuda a Kenya). Próximamente, Yehuda viajaría para participar en un curso de tres meses en un yeshivá conservadora y realizaría así su sueño de visitar Israel, 10 años después de su conversión.

Pero la historia, al menos por ahora, no tiene final feliz. Mientras yo estaba en Uganda encendiendo junto con la comunidad de Abayaduya la última vela de Januká, él escribía que había sido deportado al llegar a Ben Gurion. Los motivos son bizarros y tibios.

Para no alargarme más, acá les comparto una serie de documentos que relatan esta triste historia. Podrán ver acá, en orden, la carta en que certifican que ha sido aceptado al curso, la carta de su comunidad firmada por el rabino Gershom Sizumu certificando su membresía, la carta de la jueza Justin Philips, el lamentable sello de rechazo en su pasaporte, y la desalentadora carta que recibió por parte de la Sojnut). Quienes quieran conocer otros detalles, los invito a leer el siguiente artículo de Haaretz. También les pueden ver éste del Jerusalem Post sobre el acalorado y desafortunado debate que se dio en la Kneset a raíz de este caso. 

Somos varios en el mundo quienes queremos ver a Yehuda poder atender el próximo curso en la yeshivá masortí. Somos muchos más los que estamos seguros de que el caso se resolverá positivamente y no quedará duda que no hubo nada de racismo en la deportación de Yehuda y que se trate simplemente de un desafortunado lio burocrático (y bajo racismo me refiero no solo al tema de su raza, sino al concepto más amplio que perjudicar a solicitantes de comunidades no ortodoxas). Y somos aún más quienes queremos ver un Israel amplio, donde este caso no le genere problemas a aplicantes de otras comunidades, de otras latitudes, e indiferentemente de si son reformistas, reconstruccionistas, conservadores u ortodoxos.


Galería de Imágenes

Haga click en las imágenes para agrandarlas.

Autor:
Carta aceptación al programa
Carta aceptación al programa
Carta Comunidad Abayudaya
Carta Comunidad Abayudaya
Carta de la jueza
Carta de la jueza
Sello en el pasaporte
Sello en el pasaporte
Carta de la Sojnut
Carta de la Sojnut

Comentarios de los lectores




Caracteres restantes: 300
Herman Dermer
Mi estimado Jacky, deberiamos darnos por muy satisfechos de que el caso por lo menos llego a debate en la knesset. Mientras el sistema político actual siga imperando en Israel, es muy difícil que veamo...
Leer más 2018-01-30