2018-11-16 [Num. 696]


Columnistas  - Halajot en la Actualidad

Nuestras costumbres alrededor del Brit Milá (Pacto de la circuncisión)

Por Rav Daniel Shmuels
Daniel shmuels
2018-10-24

Brit milah

La Parashá (porción) de Vayeira, entre otros tantos temas que son fundamentales dentro de nuestra sagrada Halajá (Ley judía), trae a colación nuevamente el tema de la circuncisión. En principio aprendemos que Dios se revela ante Abraham tres días después de él haberla llevado a cabo; igualmente, la Torá vuelve a mencionar el Brit (Pacto) cuando nace Itzjak y a los ocho días de nacido se convierte en el primer judío a quien se le lleva la circuncisión tal como lo establece el Todopoderoso.

Actualmente nos encontramos en un mundo inmediato donde los rituales, en muchas ocasiones, no tienen lugar. Cada vez son más los judíos que optan por una circuncisión médica o alternativa que carece de las Halajot (Leyes) que están estipuladas y escasamente, dentro del procedimiento médico, el rabino comunitario tiene la posibilidad de recitar la bendición pertinente. Es cierto que los tiempos cambian y nos tenemos que adaptar a ellos; empero, es un distanciamiento absoluto del judaísmo el reducir el más importantes de los pactos a un proceder de tal índole. Dada esta realidad de muchos judíos en el mundo hoy en día, me parece pertinente puntuar sobre las Halajot y Minjaguim (costumbres) que rodean este momento tan especial para el recién nacido.

Lo primero a tener en cuenta es el momento en que se va a llevar a cabo el Brit. Ya se ha mencionado las circunstancias y días en los cuales se puede o no llevar a cabo el ritual. Cuando hablamos del momento nos referimos a la hora específica del día; si bien, técnicamente se puede hacer la Milá durante todo el día, desde que sale el sol hasta que cae, el Shulján Aruj en Yoreh Deah 262:1 nos enseña que lo más apropiado es que se lleve a cabo en la mañana después del rezo de Shajarit. Al finalizar el ritual es nuestra costumbre proveer una Seudat Mitzvá (comida después de una Mitzvá) a los invitados. El Brit se puede llevar a cabo en cualquier lugar; sin embargo nuestro proceder, dada la importancia y santidad de este acto, es comúnmente hacerlo en la sinagoga comunitaria. 

El Brit Milá se puede llevar a cabo mínimo con tres personas; a saber, el padre del niño, el Mohel (rabino que lleva a cabo la circuncisión) y el Sandek (padrino). De cualquier forma, en un Brit amplio hay más personas involucradas en el ritual. En relación con el Mohel, es extremadamente importante que el rabino escogido sea ortodoxo y que sepa llevar a cabo el procedimiento Halájico tradicional punto por punto. Esto implica que el Mohel no utilice, durante el Brit, una abrazadera o grapa por cuanto este utensilio le produce dolor innecesario al bebé además de ser prohibido por la mayoría de autoridades rabínicas. 

El mayor honor que se le puede dar a alguien en el Brit es a la persona que se escoge como Sandek. El Sandek es quien sostiene al bebé durante la circuncisión, es a los pies de este que el procedimiento como tal se lleva a cabo. La persona escogida para este rol debe ser de una persona muy especial tanto en su religiosidad como en su carácter por cuanto se espera que el niño crezca por el mismo buen camino que su Sandek, es por esto mismo que un pariente especial o cercano también puede ser escogido como Sandek. Es nuestra costumbre que tanto el Sandek, como el Mohel y el padre se sumerjan en la Mikve (piscina de purificación ritual) antes del Brit. Así mismo, es nuestra costumbre que Sandek, Mohel y padre reciban una Aliyah el Shabat antes del Brit o el día mismo del Brit. Nuestra tradición nos enseña que el Sandek acostumbra a dar un regalo sustancial al bebé o a los padres; sin embargo, todo depende de las posibilidades que cada quien tiene.

Dentro de un Brit más amplio existen otros invitados especiales como el Sandek de pie quien es el encargado de sostener al niño durante la bendición que se hace después de la Milá y cuando se le da su nombre judío. Otro invitado adicional de honor es a quien se le da el nombre de Mevarej VeNotein Et Hashem (aquel que da la bendición y el nombre), esta persona es quien va a recitar la Brajá (bendición) al finalizar la Milá y quien le da al bebé su nombre judío. Kisé Shel Eliyahu (asiento de Eliyahu) es el nombre que se le da a la persona que pone al bebé en un asiento decorado especial al cual se llama el asiento de Eliyahu. Me’al HaKisé es la persona a la que se le da el honor de levantar al niño de la silla de Eliyahu. Otros invitados especiales son aquellos conocidos como Kvatter (enviados de los padres). Kvatter es una palabra en Yiddish que en el marco del Brit Milá hace referencia a una pareja, usualmente sin hijos, que lleva al niño de los brazos de la madre a los brazos del padre. El procedimiento es sencillo pero inmensamente emotivo, la esposa recibe de los brazos de la madre al niño y se lo pasa a su esposo para que este se lo lleve al padre o al Mohel directamente. 

Antes de llevar a cabo el Brit Milá, es la costumbre Ashkenazi hacer un Shalom Zajor (la paz sea con el hombre) el viernes en la noche antes del Brit. Esta es una reunión informal en la casa del recién nacido en donde usualmente sólo hombres y niños van a felicitar al bebé y a sus padres. Esta reunión se lleva a cabo después de la cena de Shabat y en ella se hablan palabras de Torá, se cantan canciones de bienvenida al bebé y de agradecimiento a Dios por el nacimiento; igualmente, en ella se come y se bebe por lo cual un Shalom Zajor no se puede llevar a cabo si cae en Yom Kipur o en la primera noche de Pesaj. 

Otra costumbre sumamente importante para nosotros es Vaj Najt (noche de vigilia). Vaj Najt es una palabra en Yiddish que hace referencia a la noche anterior al Brit Milá donde niños amigos de la familia vienen a visitar al bebé para recitar porciones de Torá a su lado, en algunas comunidades se sirve comida y bebida pero en otras no. Así mismo, el padre se queda despierto toda la noche estudiando Torá. En la costumbre Sefaradí este rito se llama Brit Itzjak (el pacto de Isaac), en él se sirve una comida completa y estudian Torá junto al niño en grupo y no exclusivamente niños. 

Esperando que Klal Israel le pueda dar el tiempo y lugar necesario a este ritual tan importante para nuestro pueblo, ahora podemos saber aún más acerca de cómo llevar a cabo un Brit. 



Comentarios de los lectores




Caracteres restantes: 300