2020-08-05 [Num. 785]


Versión Imprimible

Columnistas  - Halajot en la Actualidad

Rav Daniel Shmuels

Unnamed
Por Rav Daniel Shmuels
Email:
Página Web:
Artículos del autor: 212
Bio:

Rav Daniel Shmuels nació en Bogotá, Colombia. Psicólogo de la Universidad Nacional de Colombia, Psicoanalista del Lacanian School of Psychoanalysis e hizo sus estudios rabínicos en el Rabbinical College of America. Inició como First Assistant Rabbi para Kohel Ohev Shalom y para La Oficina del Chief Rabbi of Florida. Miembro fundador y honorario del Beit Din Of South Florida perteneciente a los Batei Din of America. . Actualmente director del Private Shul of North Miami.

¿Vino o no vino?

2019-10-08

Grapes

Este domingo en la noche iniciamos la festividad bíblica de Sucot, la cual dura siete días, para enseguida entregarnos a la solemne festividad de Shemini Atzeret (Asamblea Solemne); la cual, en la diáspora, dura dos días y finaliza con la emocionante celebración de Simjat Torá (Felicidad de la Torá). Cada una de estas festividades tiene su Mitzvá (Mandamiento) particular; empero, el común denominador entre todas ellas y todas las demás, incluyendo Shabat, es que tenemos que pronunciar Kidush (santificación del días) tanto en la noche como en el día para santificar la ocasión. 

Nuestra Halajá (Ley Judía) nos enseña que para el Kidush nocturno es necesario recitar la Brajá (oración) sobre una copa de vino. De cualquier forma; en la actualidad, debido a los diferentes movimientos sociales de salud y la así llamada consciencia de salubridad mundial, vemos como cada vez es mayor el consumo de jugo de uva en lugar del vino en las diferentes mesas de Kidush de nuestros hogares judíos. De entrada sabemos que está totalmente permitido utilizar jugo de uva Kasher (Apto) para pronunciar el Kidush en estas ocasiones; pero, ¿por qué se permitió el uso del jugo de uva? Y más allá, ¿qué tan apropiado es utilizar jugo de uva en vez de vino? 

El asunto radica en que, Halájicamente hablando, hubo un punto en la historia en donde no era claro si el jugo de uva era aceptable para hacer Kidush Al HaKos (Santificación del día sobre una copa). Resulta que se necesitaron varios factores legales, políticos y sociales para que finalmente hubiera una Posk (decisión) que aclara el asunto finalmente. 

Todo inicia con la Masejta de Baba Batra 97a del Talmud Babli donde se establece que un vino aceptable para Kidush es sólo aquel que es aceptable para hacer libaciones en el Templo. En conclusión, después de una larga discusión, el Talmud legisla que un Yayin MiGuito (Vino recién exprimido -que no ha tenido tiempo de fermentar-) es válido para Kidush. Aquellos que saben acerca de la producción de vino saben que está “clase” de vino está lejos de ser vino porque simplemente es jugo de uva; por ende, el jugo de uva está totalmente permitido para Kidush. Es más, el Mejaber en su Shulján Aruj, en Oraj Jaim 272:2, codifica esta legislación como Halajá. 

De cualquier forma la historia no finaliza ahí, resulta que el jugo de uva antiguamente era producido de una manera muy diferente a como se hace hoy en día. En el pasado Yayin MiGuito era tal cual jugo de uva recién exprimido, ese no es el caso de hoy en día. Actualmente el jugo de uva es procesado de una manera muy diferente porque eventualmente se podría convertir en vino; entonces, se lo pasteuriza, es decir se lo hierve e inmediatamente se convierte en Yayin Mevushal (Vino Hervido), aparte de ello incluye aditivos que no le permiten fermentar. Esto resulta benéfico para el mercado de intercambio por aquello de la distribución y permanencia en los anaqueles de los supermercados; sin embargo, puede que no lo sea del todo para nuestro propósito Halájico del Kidush. 

El Rambam en su Mishná Torá, en Shabat 29:14, establece que Yayin Mevushal no es aceptable para Kidush. Por su lado, siglos después, el Mejaber en Oraj Jaim 272:8 cita esta opinión del Rambam estableciéndola como la más estricta así como también cita la más indulgente donde se permite inclusive el uso de Yayin Mevushal para Kidush y es esta última la que establece como Halajá.

Pasan un par de siglos más y Maguen Avraham sostiene y promueve la legislación del Mejaber en Oraj Jaim 272:3 donde se establece que es preferible utilizar vino viejo (fermentado) siendo ese nuestro proceder durante siglos y frente a lo cual debemos ser muy estrictos. A partir de ese momento se dejó de lado la opinión del Talmud y la legislación inicial del Mejaber para proceder durante centurias a sólo recitar Kidush sobre vino fermentado y bajo ninguna circunstancia Yayin MiGuito o jugo de uva; esto, aún sin introducir el concepto de pasteurización que llegaría dos siglos más tarde.

Para hacer la historia más interesante vamos a adelantarnos a 1919, hace un siglo exactamente, cuando los Estados Unidos prohíben el consumo de alcohol. Absolutamente nadie en la unión americana puede consumir alcohol excepto para motivos religiosos. Esto no hizo que los judíos ni nuestros Poskim instantáneamente decidieran regresar a la legislación original del Talmud y el Mejaber sino que los afirmó en una posición donde era necesario el uso exclusivo de vino viejo para Kidush. De cualquier forma esto trajo sus desventajas, entre ellas rabinos traficando, vendiendo  y distribuyendo vino de origen federal para consumo de otros, no judíos uniéndose a sinagogas para tomar ventaja del alcohol durante la era de prohibición, etcétera. 

Esta situación llevó a grandes disputas entre los diferentes líderes de los tres grandes movimientos judíos. Por su lado, el movimiento reformista y conservador proponían el uso de jugo de uva distanciándose y erradicando la posición de Maguen Avraham para no ser considerados criminales en un estado de prohibición; mientras tanto, el movimiento ortodoxo se ratificó en sólo usar vino fermentado tal como lo establece Maguen Avraham. La base para esa decisión radicó esta vez en que Yayin MiGuito, debido a la pasteurización, no es el mismo al que el Talmud se refiere. Esto permitió que el Ramaz (Rav Moshé Zebulún Margulies), fundador de OU (Union of Orthodox Jewish Congregations) hiciera el lobby necesario para que el gobierno federal designara a OU como el único proveedor de vino durante la era de la prohibición; lo cual, produjo más furor entre los otros dos movimientos. Finalmente la era de la prohibición en la unión americana termina en 1933 pero no la duda sobre el uso del jugo de uva para Kidush. 

Si, debido a la pasteurización, Yayin MiGuito no es el mismo del cual habla el Talmud; entonces, ¿qué cambio? Y, ¿por qué hoy en día aún en las comunidades más ortodoxas se permite utilizar jugo de uva para Kidush? La verdad es que los Poskim más reconocidos de nuestros días siguen insistiendo en que es preferible vino viejo frente a jugo de uva; sin embargo, dejan abierta la posibilidad del uso de cualquiera de los dos en tanto la palabra usada es “preferible”; dicha palabra, en última instancia, no descalifica el Kidush en sí. Aparte de ello, también han llegado a la conclusión que la Kavaná (Intención) de la pasteurización no es simplemente hacer Yayin Mevushal por hacerlo sino para precisamente mantener Yayin MiGuito puro como tal. Estas dos posiciones destituyen cualquier duda que pueda surgir frente al jugo de uva y su posibilidad de ser utilizado para hacer Kidush. 

Aparte de ello, Rav Menashe Klein en Mishneh Halachos X:67 establece que el gusto sobrepasa la posición de Maguen Avraham, si alguien prefiere jugo de uva que vino puede utilizar el jugo para recitar Kidush. De hecho, todos sabemos que el gran Jazón Ish utilizó durante años jugo de uva para Kidush en vez de vino. Y para traer aún más Poskim contemporáneos, mi maestro y maestro de mi Mashpiah, el Gran Rabino de la Florida, Rav Pinjas Weberman establece que debido a la Kavaná del Mevushal, el gusto personal de regocijo y por cuestiones de salud, es permito y hasta preferible el uso de jugo de uva. 

En conclusión, con vino o sin vino pero con jugo de uva, lo importante es que todos nos unamos en familia y con amigos para celebrar y santificar estas festividades que llegan a nuestra vida en este momento. 



Comentarios de los lectores




Caracteres restantes: 300