Hashavua Año 12 - 17 de Agosto de 2017

Parashat Shemot
Moshé elegido líder


Comienza la lectura del segundo libro de la Torah: Shemot: “Nombres”, con la Parashá del mismo nombre.


Resumen

Años después de la generación de Yosef en Egipto, el pueblo de Israel se había reproducido mucho. Surgió un nuevo faraón que no conocía a Yosef. Como eran tantos los hebreos, temió que algún día se unieran al enemigo, lo atacaran y se fueran del país, de modo que resolvió oprimir y esclavizar al pueblo de Israel. Durante la esclavitud, Israel construyó las ciudades de Ramses y de Pitóm. Sin embargo el pueblo seguía acrecentándose y el faraón preocupado resolvió esclavizarlo con trabajos mucho más fuertes, además ordenó a las parteras que cuando recibieran bebés hebreos varones debían matarlos, pero ellas temieron a Dios y engañaron al faraón diciéndole que las mujeres hebreas tenían a los bebés antes de que ellas llegaran. Por esto Dios las bendijo. Posteriormente ordenó a todo su pueblo arrojar al río a todo bebé varón que naciera.


Amram y Yoheved de la tribu de Levi, resolvieron esconder a su bebé y tres meses después le armó una canastilla con brea donde colocó al bebé entre los juncos en la ribera del río. Su hermana Miriam lo observaba a cierta distancia para ver cuál sería su destino. La hija del faraón lo recogió, supo que era de los niños hebreos, se apiadó de él y lo rescató. Miriam, al ver esto, le preguntó si traía una nodriza de las hebreas para que lo amamantara y fue amamantado por Yoheved, su madre. La hija del faraón lo adoptó y le puso el nombre de Moshé (extraído de las aguas).


Cuando grande, Moshé paseaba por la tierra de sus hermanos, vio a un egipcio golpeando a un hebreo y lo enfrentó matándolo y ocultándolo en la arena. Al día siguiente paseando vio a dos hebreos peleando, le preguntó al agresor que porqué le pegaba a su prójimo, a lo cual le respondió, que si acaso pensaba matarlo como al egipcio. Al darse cuenta Moshé que el asunto se sabía y que el faraón lo quería matar, huyó al desierto de Midián, allí se sentó junto al pozo. Las hijas del sacerdote Rehuel vinieron a sacar agua del pozo, pero los pastores no las dejaban, Moshé las defendió y las ayudó, ellas contaron a su padre, quien lo invitó a su casa donde finalmente se queda a vivir casándose con Tzipora, una de sus hijas. Con ella tuvo dos hijos: Guershon y Eliécer.


Murió el rey de Egipto y el pueblo de Israel sufría demasiado. Dios escuchó sus quejidos, recordó Dios el pacto con Abraham, Itzjak y Yaacov; y se apiadó de su pueblo. Pastoreaba Moshé, cerca al monte de Horev, el ganado de su suegro Itró, cuando se le apareció el Enviado de Dios en una zarza que ardía en fuego mas no se consumía; se desvió para acercarse y Moshé escuchó la voz de Dios quien le ordenó quitarse el calzado pues era tierra sagrada. Le dijo Dios que había escuchado la súplica de Israel y había visto la opresión de los egipcios.


Le ordenó Dios a Moshé presentarse ante el faraón pues debía sacar al afligido pueblo de Egipto y conducirlo a la tierra que había prometido a los patriarcas: a Canaán. Moshé dudó de su posibilidad de presentarse ante el faraón, pero Dios le aseguró que iba a estar con él, debía traer al pueblo ante la montaña de Horev para servir a Dios. Había que comunicarle el asunto al pueblo de Israel, diciéndoles que el Dios de Abraham, de Itzjak y de Yaacov, los iba a sacar de Egipto para llevarlos a una tierra de leche y miel. Debía presentarse ante el faraón junto con los ancianos de Israel y decirle que debían salir a tres días de Egipto para rendir ofrendas a Dios. Dios le advirtió que el faraón no lo permitiría, ni siquiera con poder fuerte, por lo que Dios golpearía fuertemente a Egipto hasta que el mismo faraón los expulsara. Le encomendó que al salir, hallarían gracia ante los pobladores egipcios quienes les entregarían objetos valiosos y ropa.


Como Moshé dudó mucho y se atemorizó de la función que le tocaba realizar, Dios le hizo algunos milagros que podría mostrar a los ancianos. Dios le hizo acompañar por su hermano Aarón. Tomó Moshé a su esposa y a sus hijos y partieron hacia la tierra de Egipto. Se encontró en el camino con su hermano Aarón quien ya sabía que venía Moshé en camino. Fueron ante los ancianos del pueblo, relataron los hechos y el pueblo creyó y se prosternó.


Se presentaron ante el faraón quien se enfureció con la petición y redobló el trabajo a los hebreos castigándolos fuertemente por no lograr cumplir totalmente la obra exigida, el pueblo se quejó ante Moshé quien le preguntó a Dios porqué permitía que maltrataran tanto al pueblo y aún no los había liberado, pero Dios le dijo que pronto vería lo que El iba a hacer: con poder fuerte los liberará y el faraón los expulsará de la tierra.



Explicaciones


Exodo 1:1 al 5 ?Y estos son los nombres de los hijos de Israel, que vinieron a Egipto con Yaacov, cada hombre y su familia habían venido: Rubén, Shimón, Leví y Yehuda. Issajar, Zebulun y Binyamin. Dan y Naftalí, Gad y Asher. Y fue que todas las personas salidas de los muslos de Yaacov eran setenta personas, pero Yosef ya estaba en Egipto”.


Rashi explica que aunque Dios los contó por sus nombres en su vida, los contó nuevamente después que murieron, para enseñarnos cuán preciosos Le eran.


El nombre expresa una personalidad y su historia, los hechos que le rodearon y le hicieron como era, el nombre, entonces, proporciona la dignidad de un individuo, o la indignidad de éste. Es diferente si se dice: “Colombia tiene un gobernante”, a decir “Alvaro Uribe es el gobernante de Colombia”, uno expresa una estructura política y el otro expresa una cuestión humana. Al evocar el nombre, se trae a la memoria las obras del personaje, y se le da el lugar que debe ocupar. Si Dios hubiera dicho solamente que entraron setenta personas del pueblo de Israel, era simplemente un dato estadístico que implicaba una cuestión de población y punto. Al decir los nombres de cada hijo de Yaacov, Dios le estaba dando realce y dignidad al padre: Yaacov, a los hijos que entraron con él y que habían pasado por lo que pasaron, dando un significado diferente al número de entrantes a Egipto. No era simplemente un grupo de hombres que entraron a radicarse allí, eran los hijos de Yaacov, elegido por Dios, quienes venían a radicarse a Egipto y que además, al conocer su historia se podía entender que no se quedarían para siempre allí, pues a ellos Dios les sacaría después de 400 años, según lo predicho a Abraham el abuelo de Yaacov.


Cada uno puede hacer el ejercicio, piense: “tengo padres” y luego piense “tengo un papá llamado… Y una mamá llamada…”, se dará cuenta que expresan dos temas diferentes siendo el segundo


*************


Exodo 1:6 y 7 ? “Murió Yosef y todos sus hermanos y toda la generación aquella. Y los hijos de Israel fructificaron y proliferaron, se multiplicaron y se fortalecieron mucho, mucho. Y se llenó la tierra de ellos”.


El Rabino Samson Raphael Hirsch explica que “Se fortalecieron mucho, mucho”, se refiere a un depósito de fuerzas que contenía facultades físicas y poderes espirituales. Al ser una fuerza colectiva impactaba más aún.


El cambio generacional se refiere no solamente a la generación de los israelitas sino a Egipto también. Como suele suceder en diversidad de países, el cambio generacional también trae cambios de percepción, de políticas y visualización, tanto de la población como del gobierno; lo que antes fue admirado, mañana se puede volver despreciado. Lo que antes fue apoyado, el mañana puede traer envidia y conspiración. También el pueblo de Israel cambió. Israel creció se fortaleció y su sabiduría y capacidad llenó la tierra (físicamente estaban en Goshen solamente). El poblador egipcio y sus gobernantes cambiaron pero no habían tenido el chance de crecer en esas proporciones y se podría referir al crecimiento espiritual seguramente, ya que era Egipto una población bastante numerosa. Además Israel era fuerte físicamente, esto lo demuestra la historia posteriormente cuando son rebajados a condiciones de esclavitud.


*************


Exodo 1:8 ? “Se erigió un rey nuevo sobre Egipto que desconoció a Yosef”.


La pregunta es: ¿Cómo es posible, que siendo Yosef, miembro del pueblo hebreo quien había traído tanta prosperidad a Egipto, especialmente a nivel gubernamental y siendo los hebreos un pueblo de bien, que se levante un nuevo rey que desconociera a Yosef?, ¿qué pueblo se olvida de sus personajes que marcaron historia y prosperidad?


Rabi Samuel David Luzzatto (Shadal) (1800-1865), comenta:El faraón que reinaba en la época de la salida de Egipto era de la familia de Ramsés y éstos habían aniquilado doscientos años antes a los reyes pastores que habían conquistado el país y mantenido su dominio por un período de 100 años. Yosef y su familia habían llegado a Egipto en la época del gobierno de los reyes pastores quienes los querían por ser descendientes de Shem, asiáticos y de idioma cercano al idioma hebreo. Puede ser que ellos también pertenecían a la denominación de “Hibrim” descendientes de Heber. El faraón de la época de Yosef había asentado a los hijos de Yaacov en lo mejor de Egipto, en la comarca de Ramses. 200 años más tarde cuando la dinastía de Ramses se rebeló contra los reyes pastores y los aniquilaron, suplantándolos en el gobierno, por eso el faraón nuevo decretó la persecución a los hijos de Israel”.


En la historia universal aparece la época de la entrada de Yaacov a Egipto (1.700 a.e.c.) como el Segundo Período Intermedio de Egipto que fue gobernado por los Hicsos quienes se habían tomado el poder. Los Hicsos eran un pueblo de grán cultura y floreció en Egipto el arte y las letras. Reconocieron el talento de Yosef quien les dio la grandeza, a consecuencia, el bienestar del pueblo de Yaacov fue evidente, ocurre que el pueblo Hicso gobernó por un término de 100 años aproximadamente que corresponde a la descripción del rabino S.D. Luzzatto, quien parecería que a los Hicsos los llamaba los “reyes pastores”. En el siguiente período de Egipto, del Imperio Nuevo, (que corresponde a la salida de Egipto ocurrida en 1.300 AEC el gobierno es invadido por Ahmosis, encuadrando entonces, a la descripción Bíblica cuando se refiera a “un faraón que no conoció a Yosef”, que podría ser: que no conoció la historia de Yosef y sus beneficios hacia Egipto, por ser un pueblo de diferente historial, o que no reconoció a Yosef, ya que se hallaba unido emocionalmente al gobierno Hicso, correspondiendo éste último análisis al temor del faraón a que los hebreos se unieran al enemigo (los Hicsos) y se fueran del país.


****************


Exodo 1:9 à “El dijo a su pueblo: He aquí que el pueblo de los hijos de Israel es numeroso y más fuerte que nosotros”.


El Ramá (Itzjak ben Moisés Aramá, 1420-1494), explica que “numeroso” quiere decir que se acrecentaba en número, a un ritmo superior a la naturaleza. El comparativo “más que nosotros” intensifica el adjetivo “fuerte”, lo que quiere decir en realidad, es que los hijos de Israel eran más vigorosos y robustos que los egipcios; siendo probable que los egipcios fueran débiles en su constitución física.


Aquí hay dos conceptos interesantes: el faraón habló a su pueblo para crear en él un sentimiento de envidia y temor, creyendo que con esa sensación de resentimiento y odio, tendría la solidaridad que necesitaba para apocar al pueblo de Israel y fueran sus esclavos en vez de sus iguales, imaginando que sería poderoso frente a los “fuertes”. Por otro lado: ¿Por qué los veía fuertes?, vivían en un solo sector Goshen, que en comparación con todo Egipto no representaba un porcentaje alto de población, pero los veía numerosos y fuertes. La identidad que el pueblo de Israel manejaba, aún antes de ser entregada la Toráh, era bastante sólida lo que les hacía ver poderosos o fuertes, aún sin tener un líder destacado que les guiara. Esa identidad hacía que entre el pueblo hubiera la sensación de familia y solidaridad, eso crea la imagen de fortaleza y realmente hacía al pueblo fuerte.


No hay que subestimar el poder del resentimiento. El resentimiento crea odio con la capacidad de hacer mucho daño, lo que no pensó el faraón y no piensan los gobernantes que permiten y a veces promueven el resentimiento en sus pueblos, es que es mayor el daño que se le hace al pueblo que a los que odian. Los que odian, tarde o temprano tienden a igualar sus condiciones de vida; el resentimiento crea una mentalidad de odio que no permite progresar ni mucho menos ser feliz. Tampoco hay que desestimar la fuerza de la identidad, no solamente crea una imagen de fortaleza y multiplicidad, sino que crea una fuerza interna que posibilita el crecimiento, el desarrollo y el bienestar general.



******************


Exodo 1:10 ? cuando el Faraón se refiere al pueblo de Israel que estaba en Egipto:? “Vamos, actuemos con astucia respecto a él, no sea que se acreciente. Y será que cuando sucediere guerra se sumará, también él, a nuestros adversarios y combatirá contra nosotros y ascenderá desde la tierra”.


Rashbam (Rabbi shmuel Ben Meir, 1805-1158, Francia, nieto de Rashi) dice que el temor principal del faraón era que los hebreos iban a querer volver a la tierra de sus ancestros y no era bueno para los egipcios perder a sus esclavos.


Según El rabino Marcos Edery (Kehilá Toráh Vejaim, Buenos aires), el dramatismo de éste punto radica en que el faraón por un lado odiaba a los hebreos, pero por otro lado no quería prescindir de ellos.


El Faraón además veía que el pueblo de Israel había mantenido su identidad durante siglos, era fuerte, más fuerte que el pueblo egipcio y les temía por eso. Conocía también, de alguna manera, la tradición de que en algún momento regresarían a la tierra de sus ancestros, por eso dijo: “Ascender desde la tierra”. Confirmando la interpretación de Rashbám.


Pero el faraón no estaba para nada equivocado. El pueblo esperaba el momento de regresar a la tierra prometida a los patriarcas, sin embargo utilizó la estrategia equivocada. Me pregunto qué hubiese ocurrido si en lugar de estar sometidos a la esclavitud, hubiesen seguido siendo tratados muy bien como en la época de Yosef, ¿el pueblo hubiese querido dejar todo, empacar e irse a la tierra ancestral?, no tengo respuesta a ello, pero veo una realidad de hoy.


Tenemos nuevamente la tierra ancestral, con sus puertas abiertas y no estoy refiriéndome a la Israel de hace 60 años, sino de un estado en todo su apogeo, con un desarrollo técnico al máximo, la ciencia, la medicina, el medio ambiente, la sociedad multifacética, el arte, etc. Y va en crecimiento. ¿Será que estamos esperando a algún gobernante que nos odie? o ¿nos esclavice? aparece en la Revista Salomón, un artículo sobre la comunidad judía en Cuba. Hasta 1961 fue una enorme comunidad de 15.000 judíos, con todos los derechos y posibilidades, al llegar la revolución, en la que sus bienes fueron confiscados y privados de sus derechos especialmente religiosos, a los dos años, era una pobre comunidad devastada en un 90% de su gente que se había logrado ir a vivir a otros países. Hoy cuenta con una pequeña comunidad levantada con mucho esfuerzo en la que no logran armar ni un miñán, ¿qué será de ésta gente con el nuevo líder que se les viene?


¿Qué esperan los judíos venezolanos?


No podemos saber a ciencia cierta el futuro de ellos ni el nuestro. Pero si podemos reconocer que tenemos una tradición de regresar a la tierra prometida, una tierra que mana leche y miel, por la que vale la pena cualquier esfuerzo.


******************


Exodo 1:11 à “Nombraron sobre él (el pueblo hebreo) jefes de tributos, para oprimirlo en sus trabajos forzados y él edificó ciudades de depósito para parhó: a Pitom y a Ramses”.


Diversos arqueólogos e historiólogos han intentado desacreditar la historia bíblica, presentando sus opiniones y su criterio, para tratar de demostrar que no es más que un cuento bien elaborado. Sin embargo a continuación algunos datos importantes que pueden llevar a un conocimiento interesante, tomado de una web no judía: “cruzadadelrosario.org.ar”.


El profesor Pierre Montet, tras cuatro años de intensivos trabajos de excavación, para sacar a la luz las ruinas de Pi-Rameses-Meri- Amón, encuentra en ellas cantidades insólitas de estatuillas, estelas, esfinges y edificios con el sello del faraón Ramsés II, aquel que endureció su corazón y no permitió a los hebreos salir de Egipto hasta la intervención Divina.


Corroborando este hallazgo, el célebre arqueólogo, historiador y teólogo norteamericano, William Foxwell Albright sostiene que el relato de la partida de Egipto es completamente exacto en lo que hace a la descripción del terreno.


En una palabra, el rastro dejado en las Escrituras por los israelitas a través del desierto ha quedado impreso en la topografía y la arqueología se ha encargado de corroborarlo.


Werner Kéller reproduce en su famosa obraY la Biblia tenía razón” las palabras pronunciadas por aquel erudito norteamericano al referirse a la fecha en que se produjo el Exodo: “Si la fijamos en el año 1290 AEC, apenas podemos equivocarnos, ya que los primeros años de Ramsés II (desde 1301 a 1234) estuvieron en la mayor parte ocupados por una gran actividad constructiva que se desarrolló en la ciudad a la cual dio su nombre, la Ramesés de la tradición israelita. La notable coincidencia entre esta fecha y la indicación contenida en Exodo 12, 40 de 430 años hace suponer que su entrada en Egipto debió tener lugar hacia el año 1720 antes de la era común, cosa que puede ser casual pero no deja de ser una coincidencia muy notable”.


El faraón quiso esclavizar, torturar y empequeñecer la presencia de los hebreos en Egipto, y su logro fue notable… a la inversa. Hasta hoy se debate la arqueología judía en el territorio de Egipto y hasta hoy se demuestra la presencia hebrea, dando crédito cada vez más a la dirección Divina durante la estadía del pueblo de Israel en éste país y el momento desastroso por el que tuvo que pasar posteriormente, quedando aún rastros de la presencia hebrea allí.


Y así se han desarrollado los hechos al paso de la historia en el mundo. Donde surge el antisemitismo, el pueblo de Israel sufre, y posteriormente, cada imperio, cada país donde ocurre o donde se le permite, sufre una derrota descomunal, el antisemitismo trae como resultado, deshonra, desgaste de fuerzas, pérdidas materiales (las energías que pudieron ser entregadas al trabajo, la investigación, al desarrollo y al bienestar, fueron dedicadas al dolor y al mal, de ahí la consecuencia lógica del decaimiento intelectual y físico). En cada lugar donde el pueblo judío tiene libertad, igualdad, respeto, aprecio y amor, no es una casualidad que florece, crece, se desarrolla, se expande y el país se beneficia de éstas bondades. Todo esto trae como consecuencia la paz y el desarrollo, ¿Quién no lo desea?, solo personas enfermas de maldad, pues es irracional desear lo contrario.


****************

Exodo 1:12 ? “Pero así como lo oprimían, así se acrecentaba y así se expandía. Y se angustiaron a causa de los hijos de Israel”.


El rabino Rami Pavolotzky –de la Congregación B’ne Israel de Costa Rica- explica: “Nuestros sabios llaman la atención al hecho de que, en el original en hebreo, los verbos “acrecentar” y “expandir” están conjugados en futuro, cuando lo habitual en una frase como ésta es que aparezcan en pasado, como se presentan más arriba en la traducción al español para facilitar la comprensión. Deducen de aquí que la Torá no se refiere solamente a los hijos de Israel que vivían en Egipto, sino al Israel de cada generación”.


A través de las épocas el pueblo de Israel, disperso por todo el mundo, ha hecho esfuerzos enormes por sobrevivir y ha logrado no solamente sobrevivir sino acrecentarse y expandirse. Aún en lugares de donde ha sido expulsado o se le ha intentado extinguir. El pueblo de Israel es como una llama eterna, que con el viento que intenta apagar, crece, por momentos se reduce, pero después cobra fuerza. Porque es obra de Dios, porque es el pueblo que Dios eligió desde el principio de su historia y Dios no cambia de idea con el paso del tiempo ni de las circunstancias. Si bien es cierto que hubo momentos históricos en los cuales el pueblo elegido desvió su camino hacia la idolatría, y aún hoy, hay gente del pueblo de Israel que ignora las leyes que Dios le entregó y toda la sabiduría que estas leyes contienen, y que el pueblo de Israel ha tenido que sufrir los atropellos de los malvados e ignorantes, se ha acrecentado y se ha expandido. Puede ser que esto sea causa de angustia y molestia para algunos miembros de otros pueblos, pero lo que Dios determina, no cambia ni cambiará jamás.


****************



Exodo 4:11 ? “Dijo Ado-nay a él (A Moshé): ¿Quién ha dotado de boca al hombre? O ¿Quién lo hace mudo o sordo u oyente, vidente o ciego? Ciertamente soy Yo, Ado-nay”.


Alshej (1508-1593, alumno de Yosef Caro. Fue titulado: “Hakadosh” el sagrado) se pronuncia explicando, que este versículo se puede aplicar a la experiencia personal de Moshé o a cualquier otro individuo en general, pues Moshé tendrá que enfrentar a un tirano, que a veces será mudo y no contestará al pedido de liberación, aún sufriendo alguna de las diez plagas. Será mudo y no querrá pronunciar la palabra libertad. Otras veces será sordo y no escuchará el clamor de los oprimidos, ni el clamor de su propio pueblo que sufría la calamidad de las plagas en toda su magnitud. Pero en definitiva ante la muerte de su propio hijo –La décima plaga- oirá sus propios lamentos y llantos.


El rabino Edery agrega: que aún así, enceguecido por el odio irracional contra el pueblo de Israel, partirá en su persecución después de haberlo liberado y verá cómo el pueblo de Israel cruza el Mar de los Juncos y cómo su ejército y él mismo, serán cubiertos por las aguas embravecidas.


El profeta Isaías (42:18 al 20), se queja de quienes ven pero no observan, quienes oyen pero no escuchan e invita a los sordos a oír y a los no videntes a ver.


Estamos viviendo un momento histórico para el pueblo de Israel, en el que ocurren dos cosas paralelas a la explicación de esta parashá. Por un lado la ceguera del grupo terrorista Hamas que dentro de su “idealismo”, tal como en aquél entonces el faraón, no le importa el dolor al que tiene sumergido a su propio pueblo, (el pueblo palestino), a la ignorancia, incluso a la muerte, y en el que la ceguera parece apoderarse de quienes no desean ver, e interpretan sus verdades contaminando el pensamiento de los pueblos, indisponiendo a mucha gente en contra de Israel y de la verdad que se puede ver pero no se desea ver, de la verdad que se puede decir pero no se la permite circular. Dios permita que los ojos de los conscientes vislumbren la verdad y la justicia, para que la paz pueda regir por encima de los valores torcidos y el amor entre hermanos por encima de la maldad del terror.



***************