2021-04-12 [Num. 821]


Versión Imprimible

Columnistas  - Halajot en la Actualidad

Rav Daniel Shmuels

Unnamed
Por Rav Daniel Shmuels
Email:
Página Web:
Artículos del autor: 230
Bio:

Rav Daniel Shmuels nació en Bogotá, Colombia. Psicólogo de la Universidad Nacional de Colombia, psicoanalista del Lacanian School of Psychoanalysis e hizo sus estudios rabínicos en el Rabbinical College of America. Fue First Assistant Rabbi para Ohev Shalom al igual que para el Chief Rabbinate of Florida. Fundador del Beit Din of South Florida, miembro de los Batei Din of America. Tradujo y editó el libro “Bienvenido al Judaísmo: Una Guía al Judaísmo Básico y la Conversión Judía Ortodoxa”. Actualmente es el Head Rabbi de la Keilá The Private Shul of South Florida.

Derecha e izquierda y los lados de la santidad

2020-01-27

Hands

Llega el Shabat, bien sea después de encender las velas o enseguida del kidush de la noche, y los padres, uno a uno, bendicen a los hijos del hogar poniendo su mano derecha sobre la cabeza del hijo respectivo. El Sefer Bereshit 48:18-19, nos relata que Yaakov Avinu insistió en usar su mano derecha para bendecir a Efraim debido a los grandes méritos que su tribu tendría eventualmente. Estos son tan sólo un par de ejemplos donde nuestra Torá y Halajá muestran que existe un sutil privilegio sobre la mano derecha o más puntualmente, sobre el lado derecho. Pero, de hecho, ¿existe una prevalencia sobre un lado, el derecho, para llevar a cabo Mitzvot y así traer santidad a este mundo?

Si tenemos en cuenta el final de la Parshá de esta semana, Bo, donde Dios nos ordena a todos los judíos a ponernos los Tefilín en el brazo y en la cabeza, rápidamente se podría responder que no. Recordemos que el Tefilín del brazo, por lo general, se ponen del lado izquierdo y el de la cabeza se pone en el centro de la misma; es decir, una mitad en el hemisferio derecho y la otra mitad en el izquierdo. Este pequeño dato da cuenta que ambos lados son igualmente importantes para llevar a cabo Mitzvot; así mismo, ambos lados nos proveen la posibilidad de traer santidad a este mundo por partes iguales, aunque hayan opiniones rabínicas que propongan la existencia de un listado de Mitzvot de mayor a menor importancia, asunto en el cual no adentraremos por obvias razones.

Lo que sí resulta fascinante dentro de nuestra sagrada Halajá es la especificidad que existe para cada lado o hemisferio cuando hablamos de Mitzvot y de nuestro diario vivir. Igualmente, es innegable que el lado derecho es el más prevalente, por lo menos estadísticamente, cuando nos referimos a la ejecución de Mitzvot. Así que en esta ocasión revisaremos unos cuantos ejemplos acerca de la preferencia por llevar a cabo Mitzvot y actos cotidianos con el lado derecho y aquellos casos en donde el privilegiado es el lado izquierdo. 

Debido a que iniciamos con la bendición de los padres a los hijos y la bendición de Yaakov Avinu a Efraim, iniciaremos por el lado derecho. El Sefer Vayikra 14:14 nos relata que el Cohen 
encargado de purificar a la persona con Metzora debe poner la mezcla de aceite y sangre sacrificial en su pulgar derecho y dedo grande del pie. El Talmud en la Masejta de Menajot 34a nos enseña que la Mezuzá se debe ubicar en el lado derecho del paral de una entrada; es más, un Sofer (escriba) debe escribir el Sefer Torá y demás textos sagrados con la mano derecha. 

Cuando recitamos las primeras líneas de la oración más importante para nuestro pueblo, el Shemá, nos cubrimos los ojos con la mano derecha. Al levantarnos y antes de comer HaMotzí iniciamos la ablución de las manos con la mano derecha. De hecho, cuando recitamos el Kidush de Shabat o Yom Tov sostenemos la copa con la mano derecha. Es más, cuando cargamos el Sefer Torá, para ubicarlo en el Shulján (mesa) o para procesiones, lo debemos ubicar en el hombro derecho. 

La Mishná Berura 141:25, nos explica que cuando el Sheliaj Tzibur (persona que lidera el rezo público) se traslada del frente de la sinagoga a la Bimá o viceversa, toma el camino derecho. Igualmente, cuando vamos a recitar una Brajá (bendición) sobre un alimento, lo sostenemos con la mano derecha. El Shulján Aruj nos enseña en Even HaEzer 169:26 que durante la ceremonia de Jalitza (liberación de la cuñada viuda sin hijos), el zapato removido del hermano del difunto es el derecho en tanto la viuda lo remueve con la mano derecha. 

El Talmud en la Masejta de Zevajim 24a, también nos relata que todo Cohen que lleve a cabo un servicio en el Templo lo debe realizar con la mano derecha. Es por ello mismo que, de acuerdo al Rambam, en su Mishná Torá en Hiljot Avodá 8:11, un Cohen zurdo no puede servir en el Templo. 

Pero también tenemos aspectos de la vida cotidiana que son legislados en nuestro código Halájico prevaleciendo un lado más que otro. Por ejemplo, cuando nos vestimos iniciamos por el lado derecho y al desvestirnos iniciamos por el lado izquierdo de tal forma que dejamos cubierto más tiempo el lado derecho porque de acuerdo al Shulján Aruj HaRav en Oraj Jaim 2:4 es considerado respetuoso mantener el lado derecho cubierto por más tiempo. Así mismo, en el momento de bañarnos primero nos lavamos el lado derecho y después el izquierdo. 

De cualquier forma, el lado izquierdo también tiene su porción en estos asuntos de prevalecer un lado en relación con otro para llevar a cabo Mitzvot. Ya habíamos mencionado el más famoso de todos, el Tefilín del brazo que por lo general, si la persona no es zurda, se coloca en el bíceps del brazo izquierdo. 

Es debido a ello que nuestros sabios establecieron que cuando de atar o amarrar se trata, como sería el caso de los zapatos, tenemos que darle prevalencia al lado izquierdo. Entonces, si continuamos por la línea del aseo personal, es importante anotar que al cortarnos las uñas, de manos o pies, iniciamos por la mano izquierda. En este punto hay un juego de posiciones interesante sobre lo cual un par de Poskim han comentado; a saber, el usar un manicurista o trabajar como uno. El asunto es el siguiente, es quien lleva a cabo la acción, en este caso el manicurista, quien tiene que iniciar por su lado izquierdo más no por el lado izquierdo de quien se está mandando cortar las uñas.

Además de ello, cuando rezamos el Shemá durante Shajarit sostenemos los Tzitzit con la mano izquierda para que estén sobre el corazón. De igual manera, en el rezo de Minjá, al pronunciar Tajanún, ponemos nuestra cabeza sobre el brazo izquierdo. Además de ello, cuando finalizamos la Amidá y tomamos tres pasos hacia atrás iniciamos con el pie izquierdo, al finalizarlos hacemos dos venias, primero hacia el lado izquierdo y enseguida hacia el derecho. 

Hace un mes estábamos celebrando Jánuca, en esta festividad, cuando vamos a encender las luminarias de la Janukiá lo hacemos de izquierda a derecha y cuando estamos en el Seder de Pesaj nos recostamos hacia el lado izquierdo para beber las copas de vino. 

De cualquier forma queda la pregunta por aquellas personas que son zurdas. En dado caso, los Tefilín no se ponen en el brazo izquierdo sino en el derecho; sin embargo, al vestirse y lavarse, el lavado de manos, sostener la copa de Kidush, sostener un alimento para decir su respectiva Brajá, pueden llevarse a cabo con la mano izquierda.

Datos curiosos de nuestra Halajá sobre los cuales muchas veces no reparamos.



Comentarios de los lectores




Caracteres restantes: 300