2020-05-25 [Num. 775]


Versión Imprimible

Columnistas  - Quién lo Creyera

Jack Goldstein

Jack goldstein
Por Jack Goldstein
Email:
Página Web:
Artículos del autor: 154
Bio:

(Bogotá, 1969). Bachiller del Colegio Colombo Hebreo (1986) y B.S. Cum Laude en Economía de la Universidad de Pennsylvania (1991). Durante 15 años fue floricultor desempeñándose también como Vicepresidente de la Junta Directiva de Asocolflores. Los últimos 20 años se ha dedicado a la hotelería gerenciando Lancaster House, un hotel y centro de convenciones en Bogotá. Es miembro del Centro Israelita de Bogotá y de organizaciones como AJC, KKL y la Fundación Mazal. Ha sido escritor frecuente en Hashavua y es Director de Limmud-Bogota. También ha estado vinculado con algunos procesos de desarrollo de comunidades emergentes en Colombia y de diálogo interreligioso. Entre sus pasiones está la historia del pueblo judío y los viajes extremos por el mundo (Top Ranking en www.thebesttraveled.com). Sus anécdotas de viaje hacen parte del libro “Chasing 193. Vol II. The Quest to Visit every Country in the World”.

Shabat con Timochenko

2020-01-28

B87933cc 13d8 4587 9655 3b764f2c71bb

“…Dicen que la lectura y los viajes acaban con el racismo y la xenofobia y así lo creo. Enseñan a ver la otra cara de cualquier moneda, sin tener que cambiar de bando…”

Hasta hace par meses me hubiera parecido increíble la idea, pero la ocasión se dio el pasado 17 de enero. No fue precisamente para celebrar Shabat y explicarle a Timo sobre las melajot, para traducirle el kidush o explicarle finalmente por qué no es de buen recibo referirse a “hacer la judía”. De hecho, tuve que anticipar mi ceremonia íntima de Shabat para luego reunirme con él en mi propia casa, ¡Cosa curiosa! 

Tampoco se trató de una reunión pequeña; fue el coctel y cena de lanzamiento de la 5ª Conferencia Internacional de Viajeros Extremos (ETIC) que tuve el privilegio de organizar y para la que asistieron unas 40 personas de más de 20 países. El objetivo: llegar hasta la mítica Marquetalia, al suroccidente del Tolima, y reunir a todos los actores del conflicto para un evento épico. Además de Timochenko, también estuvieron para la cena inaugural la senadora Victoria Sandino, Rodrigo Granda (el famoso Canciller de las FARC), Miguel Pascuas (a.k.a Sargento Pascuas, uno de los originales marquetalianos de 1964), y mi nuevo mejor amigo, Martin Cruz (alias Rubin Morro), quien fue el único encargado de entregarle los containers con todo el arsenal a la ONU. De la plana negociadora en La Habana casi que solitos hacían su propio minyán. Por su parte, la ONU estuvo representada, entre otros, por el señor Carlos Ruiz-Massieu, director de la misión, y mi amigo Felipe Ramirez Koppel quien varias veces ha participado de cenas de Shabat en casa. También asistieron el director de la Agencia para la Reincorporación y Normalización (ARN) y sus asesores cercanos, Red+Noticias, Netflix, miembros de la cooperativa de ECOMUN (quienes aprovecharon el momento para ofrecer productos elaborados por desmovilizados como café, bisutería, libros, botas de campaña, bolsos, cremas y demás), y la viceministra (e) de Turismo. 

El paquete turístico ofrecido para este acontecimiento incluyó tour de Bogotá, ascenso en mula a la histórica Marquetalia, almuerzo sobre el Magdalena y sobrevuelo en Cessna por el Parque Nacional de Chiribiquete (Departamentos de Guaviare y Caquetá) haciendo escala en San José del Guaviare. Durante el paseo a las entrañas de la revolución contamos con 150 troperos del batallón 18 de operaciones terrestres del ejército nacional, y un centenar de patrulleros que nos acompañaron en una caravana que incluyó 25 blindados y decenas de motos. Estuvieron también el alcalde de Planadas, Tanja la holandesa, el cacique del resguardo indígena Nasa, los grupos de danzas del ETCR de las FARC en El Oso y del cabildo indígena vecino, personalidades de la misión de la ONU, la comunidad de Gaitania, 40 mulas, 15 jeeps y un grupo de 26 excombatientes que se encargaron de montar los campamentos, preparar las ranchas y cocinar. En total, este proyecto movilizó y vinculó cerca de 350 personas que representaron a todos los actores del conflicto en proceso de reconciliación.

El paseo y la experiencia fueron fenomenales, pero eso no corresponde relatar acá en Hashavúa. Quien quiera gastarme un whisky con gusto le comparto las anécdotas. Lo que es de destacar acá es la experiencia del último año tratando con quien desde que tengo memoria ha sido mi enemigo declarado, ejercicio que considero prudente hacer con otros enemigos más.

No sufro de síndrome de Estocolmo. Muchos criticarán si habré comido cuento y promocionado la causa revolucionaria, cosa que nunca ha sido mi intención. Para el caso, reuní a todos los actores del conflicto y hasta logré organizar un acto de reconciliación. Del evento saldrán las versiones periodísticas de Red+ Noticias, Netflix, FARC, ONU, ARN y Presidencia de la República para que cada uno cuente desde su óptica. Obviamente fue un tema de mucha adrenalina, parte de ese deseo que siempre he tenido de llegar a lugares extremos, tratarme con gente “exótica” y lograr cosas osadas, como aquella vez que organicé paseo con guía de Hezbolá por los barrios chiitas y palestinos de Beirut. Dicen que la lectura y los viajes acaban con el racismo y la xenofobia y así lo creo. Enseñan a ver la otra cara de cualquier moneda, sin tener que cambiar de bando, pero enseñando a uno a ser autocrítico de su propia facción. Escuchar las historias de las FARC, leer sus libros, ver lo difícil que les es entrar en la vida civil, escuchar sus diversas y opuestas opiniones sobre el proceso de paz (Tanja resultó desafiliándose de las FARC tan pronto regresamos de Marquetalia), comprender los retos que una economía de mercado les genera, poder brindar con ellos, echar chistes, escuchar sus historias, planear, buscar nuevos horizontes, perder la vergüenza y el miedo, todo eso ha sido una formidable experiencia.

Seguramente, es mucho más fácil sentarse con Timochenko y Granda que sentarse con Nasrala y Haniye. ¿Lo haría si tuviera la oportunidad? Dudo que eso sea posible o que hubiera de qué hablar y dudo que estén dispuestos a hacerlo. Pero mi punto va a un plano más mundano y básico. Me refiero a un acercamiento a nivel de las bases del conflicto, donde estoy convencido que hay que trabajar mucho, sin ser ingenuos, pero entendiendo que cualquier conquista a nivel de los corazones de niños de un colegio, de familias vecinas, de socios en empresas, son todas ganancias que se deben valorar. Dudo también que cualquier acuerdo de paz sirva mientras que a nivel de las bases el odio sea pasional, algo que nuestra parte tampoco está exenta de sentir. Toma un cambio generacional para apostarle a una paz genuina. Entonces, mientras más rápido se comience a trabajar a ese nivel, más rápido llegará la generación que permita sentarnos y sentirnos más cómodamente junto a nuestros enemigos declarados. Son tantas las organizaciones que promueven la concordia entre israelíes y palestinos que pudiéramos apoyar. Los viajes a Israel también pudieran incluir actividades de convivencia y conocimiento entre las partes en conflicto.

Alguna vez, la famosa Tanja Niejmeier me preguntó si yo era judío. Asumiría con razón que su anfitrión era burgués y sionista. Pero pude contarle que tuve antepasados exiliados a Siberia por cuenta del zar debido a sus ideas revolucionarias, que mi mamá se crio en la Hungría Comunista y que pasé los veranos allá. Quizás tenga más cosas que contarle de ese sistema de lo que ella cree. De lejos, mi relación con los farianos ha sido mucho más civilizada y amable que la relación que he tenido que soportar de parte de la Colombia Humana y su líder Petro.

Para una próxima oportunidad, confío poder compartir otro Shabat con más tiempo, de manera más íntima, más judía, y capaz podré hablarle abiertamente a Timochenko de lo inadecuado que es referirse a “hacer la judía”. También buscaré el espacio para podernos sentar él, Granda, Sandino y un “dream-team” de nuestra comunidad para hablar sobre su misa por Suleimani, su invitación a dignatarios iraníes -autores de la masacre de la AMIA- a hablar en el congreso nacional, su posición antisionista y otros temas más de nuestro interés judío comunitario y pro-israelí. El paso hay que darlo; nada se pierde en el intento.


Autor:

Comentarios de los lectores




Caracteres restantes: 300
Paul Heller
Es increíble que hay personas que hayan criticado lo más encomiable de lo que en nuestra tradición milenaria ha enseñado y como bien hace clara referencia Jack y nada más, de poder lograr la reconcilia...
Leer más 2020-02-29

ABRAHAM YUDELEVICH
Espectacular Jack Goldstein, kol hakavod, demuestra que de lo inesperado se pueden construir grandes cosas, derribar barreras y construir puentes. Ese arrojó es encomiable. Lo demás, es igual a lo de s...
Leer más 2020-02-11

Edgar Rodriguez-Beltrán
Empezé a leer a don Jack por sus maravillosas notas sobre los judíos de la diáspora y las microcomunidades casi desconocidas que hay en lugares tan dispares como Etiopía, india, el sur de Grecia, Egipt...
Leer más 2020-02-06

Inti Viana Gerstenbluth
Buenas noches Raquel. Te escribo porque leí el artículo de J. Goldstein. Me parece un total desatino que hayas publicado eso. Como directora de Hashavúa con seguridad sabes que hay temas que son de in...
Leer más 2020-02-04

Alter B. Himelfarb W,
Ciertamente hay que FELICITAR a JACK GOLDSTEIN por su intrepidez. Indudablemente está haciendo algunas "vainas locas". Eso es un punto a favor. Al mismo tiempo, está jugando con CANDELA. B"H, que no...
Leer más 2020-01-30

Germán Montes
El mundo y por ende nosotros debemos dar pasos adelante, sanando heridas y mirando atrás sòlo para fortalecernos. Es un buen compartir que continua abriendo caminos en este nuevo recorrer del País y qu...
Leer más 2020-01-30

Leon Celnik
Jachy: No sabes como me es dificil encontrar palabras para describir mis sentimientos. Cualquier acercamiento tendiente a la paz y la reconciliacion, mirese desde el angulo que se mire, es ganar-ganar!...
Leer más 2020-01-30