2017-10-21 [Num. 640]


Judaísmo  - Objetos

La mitzvah de Kelim Sumergir los utensilios en la mikveh

Por: Raquel Goldschmidt
2016-06-09

Plato

Hace ya un buen tiempo, el Centro Israelita de Bogotá inauguró la nueva y elegante mikveh. Pero pocos saben que en el Centro Israelita ya existe por primera vez en Colombia, la mikveh para toda la batería de cocina y comedor. Tampoco no es muy popular ésta tradición, que data de hace algunos miles de años. La tradición de purificar utensilios viene desde la Torah misma. En Números –Bamidbar- capítulo 31, relata sobre la victoria de Israel sobre los enemigos midianitas quienes habían intentado alejar al pueblo de Israel de Dios y habían tratado de destruirlo anteriormente. Después de la victoria, Moshé ordenó, entre otras leyes, -versículos 20 al 23 inclusive- purificar los utensilios que como parte del botín habían traído desde Midián. De allí, el pueblo de Israel sabe, que cuando un utensilio ha sido elaborado en otra cultura, al desconocer su utilización o el propósito para el cual ha sido elaborado, es necesario pasar por un proceso de purificación.

Pero no todo tiene que ser purificado.

La mesa sobre la cual se consumen los alimentos kasher, es comparada con el Mizbeaj –Mesa que estaba en el Altar del Templo de Jerusalem-. De la misma manera, los utensilios que se usan para la preparación de alimentos y comedores, deben tener una santidad especial, por éste motivo, antes de estrenarlos deben ser sumergidos en la mikveh de kelim –baño ritual de utensilios-, siempre y cuando no hayan sido elaborados por manos judías. También utensilios ya utilizados anteriormente se pueden purificar, dependiendo del material con el cual han sido elaborados.

La ley de Tevilat Kelim –inmersión de los utensilios-, como hemos mencionado, aparece en Bamidbar 31:23. Además está estipulada detalladamente en el tratado de Mishná: Mikvaot, y en el Shuljan Aruj: Ioré Dea 201. 

Los Kelim –utensilios-, se clasifican halájicamente –según la ley judía- en tres categorías: 

Tevilat Kelim –inmersión de utensilios- con Brajá: Son aquellos utensilios que están en contacto directo con los alimentos durante su preparación y consumo y están hechos de alguno de los siguientes materiales: metal, vidrio, pirex, duralex y corelle.

Tevilat Kelim sin brajá: Los utensilios hechos de plástico (duro) o porcelana, no requieren de inmersión tampoco, pero si se decide hundir en la mikveh éstos, se realizará sin la brajá.

Kelim que no requieren ni Tevilah ni brajá: aquellos que están hechos de madera, cerámica no porcelanizada, papel, plástico (blando) y piedra. Aún aquellos que tengan contacto directo con preparación o consumo de comida.

Otros objetos que no requieren de Tevilah, son aquellos que siendo de Metal o vidrio, su finalidad no es de uso para alimentación, como jarrones, floreros o recipientes para guardar cubiertos, alimentos como pasta, arroz, galletas u otros. Las latas o recipientes de vidrio, donde se han envasado alimentos, (mayonesas, jugos, etc.) tampoco requieren de la Tevilah, pueden ser usados para guardar o incluso preparar otros alimentos en ellos. Los aparatos o enseres utilizados para amasar, abrir latas, moldes de galletas tampoco requieren de Tevilat Kelim. De esta manera, por ejemplo, el contenedor del azúcar o la vasija para colocar el azúcar en la mesa, no requiere ser llevado a la mikveh. 

Otros objetos que no requieren de brajá, aun cuando se les lleve a la mikveh, son aquellos elaborados de una combinación de materiales, como el teflón o las ollas esmaltadas. O si se van a utilizar una sola vez y se desecharán después. 

Instrucciones para sumergir los utensilios 

  • El utensilio debe estar perfectamente limpio y sin etiquetas.
  • Se puede realizar también en una mikveh que es utilizada para personas, el mar o un río. Se podría realizar ésta operación en nieve en caso de  necesidad pero debe tener un mínimo de 240 pies cúbicos.
  • La Tevilat Kelim puede ser realizada por un niño o por una persona no judía, pero la brajá inicial se debe decir en presencia de un judío(a) adulto(a), de esta manera el adulto debe realizar la primera inmersión y puede ser relevado por un niño o una persona no judía.
  • Todo el utensilio debe estar en contacto con el agua (puede ser pasado de una mano a otra para lograr el propósito).
  • Aun cuando un utensilio haya sido ya utilizado antes de enviarlo a la mikveh, de todas maneras debe ser sumergido.
  • Se puede hacer en cualquier momento del día excepto en Shabat o festividades judías.
  • Si por error el cubierto o utensilio no tuvo su inmersión, la comida sigue siendo kasher.
  • Es importante, ante cualquier duda, consultar con la autoridad rabínica de su comunidad o del lugar donde vive. Consulte a su rabino.

La brajá se dice antes de realizar la inmersión y solamente una vez, después de esto se puede sumergir la cantidad que sea. La brajá es: 

baruj Ata Ado-nai Eloheinu melej haolam asher kideshanu bemitzvotav vetzivanu al tevilat kelim

Bendito seas Tu Señor nuestro Dios Rey del universo que nos santificaste con tus preceptos y nos ordenaste sombre la inmersión de utensilios. 

Anímese, pronto la mikveh de Kelim será una de las más modernas y elegantes que exsiten. Si desea más información, ayuda o una cita para empezar a levar sus utensilios a la mikveh de Kelim, puede contactar al rabino de su comunidad o llamar al Centro Israelita de Bogotá: 6254377.


Bibliografía: 
Star-K online
Rabino Moshe Heinemann
Rabino Isaac Cohen
Síntesis del Shuljan Aruj



Comentarios de los lectores




Caracteres restantes: 300