2019-05-23 [Num. 723]


Columnistas  - Quién lo Creyera

Jack Goldstein

Jack goldstein
Por Jack Goldstein
Email:
Página Web:
Artículos del autor: 121
Bio:
(Bogotá, 1969). Bachiller del Colegio Colombo Hebreo (1986) y B.S. Cum Laude en Economía de la Universidad de Pennsylvania (1991). Durante 15 años fue floricultor desempeñándose también como Vicepresidente de la Junta Directiva de Asocolflores. Los últimos 20 años se ha dedicado a la hotelería gerenciando Lancaster House, un hotel y centro de convenciones en Bogotá. Es miembro del Centro Israelita de Bogotá y de organizaciones como AJC, KKL y la Fundación Mazal. Ha sido escritor frecuente en Hashavua y es Director de Limmud-Bogota. También ha estado vinculado con algunos procesos de desarrollo de comunidades emergentes en Colombia y de diálogo interreligioso. Entre sus pasiones está la historia del pueblo judío y los viajes extremos por el mundo (Top Ranking en www.thebesttraveled.com). Sus anécdotas de viaje hacen parte del libro “Chasing 193. Vol II. The Quest to Visit every Country in the World”.

¡Ojo Israel! Nuevos temas que me preocupan

2018-02-07

00borrar26

Con el positivo ánimo de la sana reflexión y autocrítica, vuelvo a listar algunos temas recientes de la realidad israelí, que personalmente me quitan el sueño.

  • Ojo cuando a la Kneset le da por considerar instaurar la pena de muerte. El cuchillo es de doble filo.
  • Ojo cuando a la Kneset le da por condicionar las negociaciones sobre Jerusalem a un nuevo mínimo de 80 votos.
  • Ojo con no pararle suficientes bolas al BDS. Cualquier éxito de ellos es un éxito nuevo que antes no tenían. El tema sigue muy vigente, contagioso y seductor.
  • Ojo cuando aplicamos dobles raseros. ¿Qué pasa cuando judíos fanáticos cachetean a soldados? (ver caso Alkobi)
  • Ojo cuando a un ministro le da por decir en voz alta que ya es suficiente que los bombazos israelíes sobre Gaza solo causen daños materiales y que es hora de que haya víctimas mortales
  • Ojo cuando después de recibir 40.000 refugiados africanos, ahora el plan es ver cómo deportarlos o encarcelarlos, o cómo contratar civiles que ayuden a deportarlos
  • Ojo a la hora de deportar arbitrariamente a ciertos turistas con permisos, patrocinios de reconocidas instituciones judías, tiquetes de regreso y cartas de los mismos consulados israelíes (ver caso Yehuda Kimani, Abayudaya de Kenya). Y a consecuencia de eso, ojo cuando Birthright suspende ciertos programas por miedo a que algunos de sus participantes sean deportados por no cumplir las siempre cambiantes y caprichosas normas del Ministerio del Interior y la Rabanut.
  • Ojo a la talibanización, clausurando vía decreto de la Kneset, tiendas en Shabat, en un país que es para todos sus ciudadanos.
  • Ojo cuando el mismo presidente del país habla de una crisis moral y de valores.



Comentarios de los lectores




Caracteres restantes: 300