2020-02-22 [Num. 762]

Ad

Versión Imprimible

Columnistas  - Quién lo Creyera

Jack Goldstein

Jack goldstein
Por Jack Goldstein
Email:
Página Web:
Artículos del autor: 149
Bio:

(Bogotá, 1969). Bachiller del Colegio Colombo Hebreo (1986) y B.S. Cum Laude en Economía de la Universidad de Pennsylvania (1991). Durante 15 años fue floricultor desempeñándose también como Vicepresidente de la Junta Directiva de Asocolflores. Los últimos 20 años se ha dedicado a la hotelería gerenciando Lancaster House, un hotel y centro de convenciones en Bogotá. Es miembro del Centro Israelita de Bogotá y de organizaciones como AJC, KKL y la Fundación Mazal. Ha sido escritor frecuente en Hashavua y es Director de Limmud-Bogota. También ha estado vinculado con algunos procesos de desarrollo de comunidades emergentes en Colombia y de diálogo interreligioso. Entre sus pasiones está la historia del pueblo judío y los viajes extremos por el mundo (Top Ranking en www.thebesttraveled.com). Sus anécdotas de viaje hacen parte del libro “Chasing 193. Vol II. The Quest to Visit every Country in the World”.

Judíos potenciales

2018-04-10

Falashas idf

Hace 80 años éramos 18 millones. Jamás hubo tantos judíos en el mundo. Las estadísticas más generosas dicen que hoy somos unos 14 millones (6 en Israel y 6 en Estados Unidos y 2 en el resto del mundo). Hace dos mil años, en la víspera de la revuelta de Bar Kojba, los cálculos dicen que podíamos ser cerca de 5 millones, o un 10% de la población de la cuenca del Mediterráneo.

Muchas son las explicaciones plausibles del porqué de nuestros escasos números. Que por nuestra reticencia a convertir o “evangelizar”, que por las masacres, que por nuestro alto nivel económico e intelectual. Sea la razón que sea, lo claro es que somos pocos y porcentualmente, cada vez somos menos, incluso en Israel. Y como los cambios legislativos y halájicos se dan por razones de peso prácticas y concretas más que por elucubraciones metafísicas y religiosas, el tema de las conversiones toma cada vez más relevancia. Las implicaciones también son evidentes, pero no son tema de esta nota. Estas líneas tienen únicamente la intención de generar un impacto estadístico. Las razones de potenciales cambios legislativos o halájicos sencillamente tienen que ver con la imperiosa necesidad de mantener la mayoría judía en un Israel que quiera ser democrático, en un mundo donde la bomba atómica del mundo musulmán radical no es otra más eficiente y calamitosa que la fecunda matriz de sus mujeres.

Un comité organizado por el Ministerio de la Diáspora llegó a una serie de conclusiones y recomendaciones para definir políticas y estrategias a seguir que les comparto en el siguiente link del diario Haaretz. Para efectos de brevedad y contundencia, les participo a continuación los números estimados a los que le pudiera apostarle Israel, si eventualmente el Estado decidiera atraer esas masas a nuestro pueblo.

  • Personas no reconocidas pero con afinidad al judaísmo y a Israel: 60 millones
  • Personas con afinidades reconocidas al judaísmo: 35 millones
  • Descendientes de conversos:   5 millones
  • Susceptibles a ser aceptados bajo la Ley del Retorno:   9 millones



Comentarios de los lectores




Caracteres restantes: 300