2018-09-25 [Num. 688]


Columnistas  - Halajot en la Actualidad

Otras consideraciones de Sefirat HaOmer

Por Rav Daniel Shmuels
Daniel shmuels
2018-04-17

Omer

Dentro del periodo en el cual nos encontramos actualmente, conocido como Sefirat HaOmer, las prohibiciones de cortarse el pelo y de afeitarse no son las únicas que reflejan un carácter de duelo parcial dentro de nuestro proceder cotidiano. De hecho, hay unas cuantas más que son necesarias revisar a detalle.

Otra gran prohibición es la de contraer matrimonio durante esta época. Es nuestro proceder no casarnos durante el conteo del Omer en general; sin embargo, dependiendo de la costumbre, hay variaciones de los días en los cuales sí se puede llevar a cabo tan importante evento en nuestras vidas. En este caso es fundamental aclarar que, a pesar de las diferentes prácticas, lo cierto es que nosotros no nos casamos bajo ninguna circunstancia durante los primeros 32 días del conteo. 

De acuerdo a la tradición Sefaradí, no está permitido casarse hasta la mañana del día 34 del conteo debido al concepto que los estudiantes de Rabi Akiva dejaron de fallecer 15 días antes de finalizar el conteo. Algunas autoridades interpretan esto como índice que a partir de este momento se pueden llevar a cabo matrimonios; de cualquier forma, otras opiniones establecen que sólo se refiere a ese día. Así mismo, dentro de la costumbre Ashkenazí está permitido casarse el día 33 del conteo, llamado comúnmente Lag BaOmer, porque es un día comunitario de celebración en donde todas las restricciones hasta ese momento se levantan. No es el proceder general dentro de la costumbre Ashkenazí casarse en otro día diferente a este por las dudas que existen acerca de la exactitud del momento en que dejaron de fallecer los estudiantes. Sin embargo, existe la amplia costumbre de permitir matrimonios el día de Rosh Jodesh Sivan.

En el caso en que en un matrimonio una de las partes sea Sefaradí y la otra sea AshkenazÍ, es nuestro proceder seguir la costumbre del Jatán. Por otro lado, si se es invitado a un matrimonio durante el periodo en el cual uno observa las prácticas de duelo pero en el Minjag de los contrayentes las mismas han finalizado, está permitido asistir a la ceremonia y a la recepción aún cuando incluya música en vivo; sin embargo, no se puede cortar el pelo o afeitar.

La Mishná Brura 493:3 permite que se realicen compromisos matrimoniales durante todo el periodo de la Sefirá; sin embargo, nuestro proceder en general frente a esta situación es exactamente igual al caso expuesto anteriormente. Por lo general, estos eventos son llevados a cabo en el día de Lag BaOmer en el mundo Ashkenazí y el día siguiente en el mundo Sefardí; sin embargo, esto no es exclusivo ni restrictivo. Lo importante a tener en cuenta es que durante el evento no se puede bailar ni interpretar música en vivo.

En el caso en que un niño llegue a la edad de Bar Mitzvá durante el conteo, está permitido celebrarlo inclusive con una Seudat Mitzvá que incluya bailar o una fiesta como más comúnmente se hace en nuestros días; de cualquier forma, no se pueden interpretar instrumentos musicales en vivo ni escuchar música grabada en dicha celebración. 

Existe el equivocado prejuicio que no se puede decir la Brajá de Shehejeyanu durante el conteo. Esto es erróneo. Si algo sucede que requiera recitar dicha Brajá, se debe hacer sin ninguna duda. Es la costumbre aceptada en el mundo Sefaradí que Shehejeyanu se puede y se debe decir como usualmente se hace. De acuerdo a la Mishná Brura 493:2, así como Rav Moshe Feinstein en Mesoras Moshe p156 y Rav Zalman Auerbach en Halijos Shlomo Sefiras HaOmer 11:54, está establecido que sí se puede comprar ropa nueva y hasta muebles nuevos, los cuales exigen decir Shehejeyanu, durante la Sefirá. Así mismo, está permitido comprar ropa interior; la cual, dentro de algunas tradiciones no requiere decir Shehejeyanu. Para aquellos que siguen la decisión general que el Shehejeyanu no es un acto público sino individual privado que concierne a quien es bendecido con ese momento y para quien toda prenda nueva requiere decir Shehejeyanu, incluyendo este tipo de prendas, debe recitarlo como siempre lo hace. 

Es bajo ese mismo concepto que se puede comer un fruto nuevo o que requiera la Brajá durante el conteo. Exactamente igual, está permitido compra un apartamento nuevo, una casa nueva o un automóvil nuevo durante la Sefirá y decir la Brajá. De hecho, está permitido mudarse a un apartamento o casa nueva durante el conteo así cómo está permitido re decorar y pintar la casa por dentro y por fuera durante este periodo de tiempo. 

De cualquier forma, otros Poskim consideran que es preferible no usar ropa nueva que requiera decir el Shehejeyanu. De acuerdo a dicha opinión, si es imprescindible hacerlo, lo más apropiado es llevarlo a cabo para una Simja Mitzvá como Shabat, un Brit Mila, un Pidión HaBen o un Bar Mitzvá, en cuyo caso podría recitar la Brajá. Así mismo, está opinión sostiene que compras mayores deben ser pospuestas para después de la suspensión del duelo. 

Por último, tenemos la prohibición de escuchar música durante la Sefirat. Esta prohibición no está codificada en el Shuljan Aruj desde ninguna perspectiva; sin embargo, a través de los siglos se incorporó como parte del duelo que llevamos a cabo durante el conteo. En la actualidad tenemos diferentes opiniones que expresan diferentes posiciones al respecto. Desde el concepto de música en vivo versus música grabada hasta el concepto de considerar a la música en general como intrínseca a bailar, lo cual está totalmente prohibido durante el conteo.

En relación con esto, es importante seguir el Minjag comunitario. Si la comunidad no tiene un Minjag particular frente a este aspecto, es necesario seguir los lineamientos de una sola opinión ya sea la más estricta o la más indulgente. Entre los diferentes Poskim tenemos la prohibición absoluta de escuchar música en cualquier forma durante el periodo entero de la Sefirá. Otra opinión sostiene que esto sólo es aplicable hasta Lag BaOmer. Algunos Poskim sostienen que escuchar música suave que no conlleve a bailar está permitido durante el conteo. Empero, si una persona cae en depresión por no escuchar música aún la opinión más estricta permite escuchar cualquier tipo de música. Si una persona vive de interpretar música, está totalmente permitido que lo haga sin ningún tipo de restricción. El Piskei Halajá de Rav Yisrael Belsky p106 sobre este asunto permite escuchar música durante una jornada de ejercicio. De acuerdo a todas las opiniones se puede escuchar música de cualquier tipo durante Lag BaOmer, inclusive en la noche.



Comentarios de los lectores




Caracteres restantes: 300