2018-06-21 [Num. 675]


Columnistas  - Quién lo Creyera

Feminismo y judaísmo

Por Jack Goldstein
Jack goldstein
2018-05-30

Woman torah

Lilith es considerada por muchas no solo como la primera mujer sino también la primera feminista. Las leyendas judías y mesopotámicas se refieren a Lilith como la primera mujer de Adán, la que rebeló ante su marido, antes de que apareciera Eva, y hacer vida aparte. La leyenda no es amable con Lilith ya que dice que terminó casándose con Satanás y dedicándose a robar bebés. No obstante, hoy en día Lilith, además de ser figura en videojuegos o personajes de televisión, es símbolo por excelencia del movimiento feminista y es también el nombre del Independent Jewish Women Magazine.

Las figuras bíblicas de Débora y Ruth o figuras políticas modernas como Golda Meir han servido como ejemplo movimientos feministas. El Día Internacional del Trabajo y el Día Internacional de la Mujer tienen un origen común que es la tragedia en 1908 en la que un grupo numeroso de mujeres (mayoritariamente judías) murieron incineradas en una tragedia en Garment District de Nueva York.

Como tantos otros movimientos sociales, la participación judía en el feminismo moderno ha sido desproporcionalmente alta. En parte, por la natural sensibilidad a temas sociales que nos resulta normal como minoría ilustrada, y al interior del mundo judío, como reacción a las limitaciones que las mujeres tienen en el rito ortodoxo.

Entre las grandes feministas judías del movimiento nacional americano figuran personalidades como Betty Friedman, editora en los 60´s de Feminist Mystique y fundadora de NOW, el National Organization for Women; Andrea Dworkin, la primera en luchar contra la industria de la pornografía; Alice Wolfson, quien trabajó contra los riesgos de la píldora; Bella Abzug, la primera en llevar la agenda feminista al congreso; Evelyn Beck, quien con su libro Nice Jewish Women, se convierte en la defensora preeminente de los derechos de lesbianas; Gerda Lerner, la organizadora de la cátedra de Historia de la Mujer; y Judith Plaskow, la primera Teóloga Feminista.

Images
Judge Rachel Frier

Al interior de la comunidad judía, es apropiado comenzar mencionando a Regina Jonas, la primera en ordenarse como rabina, en Berlín 1933. En 1955 el tema de aliyot a mujeres dentro del movimiento conservador no logra obtener mayorías en su convención, pero sienta las bases para que al interior de cada comunidad decidan si aceptan o no a las mujeres en la Bima. Los dinámicos años 60´s vieron a Trude Weiss Rosemarin publicar Unfreedom of Jewish Women y Rachel Adler publicar Davka los cuales que se convirtieron en semillas del feminismo judío. En los años 70´s, Paula Hyman fundó Ezrat Nashim constituyéndose en la primera organización dedicada a abogar por los derechos civiles y religiosos de mujeres judías. Por esas épocas, Aviva Cantor publica la primera Hagada egalitaria y a los pocos años sale al mercado Gates of Heaven, el primer sidur egalitario. En 1972 Sally Jane Priesand se ordena como la primera mujer rabina en Estados Unidos dentro del movimiento Reformista, y tres años después Amy Eilberg logra ese título dentro del movimiento Conservador. Para 2004 en Hebrew Union College habría de ordenar 417 mujeres, el Jewish Teological Seminar a 138 y el movimiento Reconstruccionista a 118, para un total superior a 700 mujeres rabinas hace ya más de una década. 

Hoy en día, al interior de la ortodoxia también comienza a moverse el piso, así sea tímidamente. Blu Greenberg y su On Women and Judaism sienta las bases para el comienzo de la discusión al interior del mundo ortodoxo. Se organiza el Women Tefillah Group y en 1997 el Jewish Orthodox Feminist Alliance, principalmente para apoyar a agunot y a defender el derecho de la mujer a estudiar Talmud. Mujeres ortodoxas como líderes de comunidades ortodoxas ya no es ficción. El campo laboral para mujeres ortodoxas se ha abierto como ejemplariza el jueza de circuito Rachel Fier, madre, abuela y miembro de Lubavitch. Como es de esperar, estos cambios llegan tarde a la ortodoxia, pero eventualmente llegan. La última palabra aun no se ha dicho.

Bibliografía:

  • Women and Feminism. My Jewish Learning
  • JWA. Jewish Feminism in America, by Paula Hyman



Comentarios de los lectores




Caracteres restantes: 300