2019-08-21 [Num. 735]


Columnistas  - Halajot en la Actualidad

Hashavúa

Profile facebook2
Por Hashavúa
Email: hashavuabogota@gmail.com
Página Web: www.hashavuabogota.com
Artículos del autor: 110
Bio:

Shabat y electricidad

2017-03-23

Esta semana leemos dos Parshot; a saber, Vayakhel y Pikudei. Al inicio de la primera Parshá la Torá nos enseña la Mitzvá que nuestros sabios consideraron como el eje central de nuestro judaísmo; se trata de cuidar el Shabat, único punto en el cual la Torá hace énfasis explícito sobre una Melaja, la de no encender fuego en nuestros hogares en Shabat. Este es el punto central donde converge la Torá Shibijtav con la Torá Shebealpe para entretejerse en una sola y presentarnos con nuestro judaísmo como lo conocemos hoy en día, un judaísmo que lleva a cabo su cumplimiento con la ayuda de la tradición oral que explica puntualmente los Mandamientos. 

Jazal nos enseña que el Mandamiento se refiere a no crear fuego en nuestras casas, o en cualquier lugar, a partir del momento en que inicia Shabat hasta cuando finaliza. Es por ello que encendemos velas de Shabat para dar inicio al mismo, estableciendo de esta manera la posibilidad de tener luz y calor a lo largo del día siempre y cuando se haya hecho el encendido antes que inicie Shabat. A través de los siglos este proceder no presentó ningún inconveniente y Klal Israel entendió y llevo a cabo la Mitzvá con sus respectivas Halajot. Sin embargo; en el siglo XIX surgen un par de invenciones que van a cambiar el cumplimiento de esta Mitzvá por siempre, se trata del automóvil y la electricidad. 

Al aparecer el automóvil en el panorama Halájico, la decisión unánime de los Poskim es que el encendido crea una combustión que es exactamente igual al encendido de una llama y por consiguiente es absolutamente prohibido su uso directo e indirecto con la excepción de Pikuaj Nefesh.

La tecnología automotriz ha avanzado mucho y nos presenta retos mayores cuando se habla de automóviles de energía limpia (sin combustión); lo cual, presentaría otro tipo de problema para la Halajá, un problema que pone en duda la combustión como tal y problema que en último análisis existe con la electricidad.

Aparece entonces la electricidad y con ella la problemática de la Mitzvá de Maveir, crear fuego durante Shabat. Nuestros Poskim, desde la perspectiva Halájica, entendieron en principio la electricidad como un fenómeno que producía calor y alumbraba. Por consiguiente, se estableció que esta labor es Asur, que no se puede llevar a cabo durante Shabat porque hace las veces de inciar una llama que da luz y calor por medio de una combustión. Sin embargo, con el avance de la ciencia se establece que la electricidad no es realmente una combustión por más que produzca luz y calor; empero, es el circuito eléctrico el que produce la consecuencia de luz y calor, existiendo la posibilidad que no produzca luz. Esto trajo un nuevo problema a nuestra Halajá porque ya no es puntualmente la creación de fuego y la transgresión de Maveir la que viene a colación como consecuencia de un acto físico sino la transgresión de la Melajá de Boneh, de construir. Es así como nuestros Poskim crean un Jidush, una nueva determinación legislativa, donde entendieron la electricidad como la creación de un circuito (lease circuito eléctrico); es decir, la creación de dicho circuito tiene como resultado el encendido de un objeto que puede producir calor y/o luz; por consiguiente, en tanto construcción, Boneh, es un acto prohibido durante Shabat.

Ahora bien, viene la problemática del desarrollo y avance científico. Por un lado tenemos que en la actualidad hay "circuitos silentes", esto quiere decir que hay circuitos eléctricos que no producen ni luz ni calor y no tienen como tal una chispa o combustión per se. Entonces, ¿dónde queda Maveir y Boneh en estos casos? Y más allá de ello, ¿cómo podemos discernir cuáles circuitos son silentes o no? De cualquier forma, ese pequeño problema no es nada cuando la comunidad científica nos aclara que al encender un aparato electrónico no se está creando un circuito; de hecho, el circuito ya existe, el circuito ya está creado para que funcione con una acción física. Esto quiere decir que no hay Boneh, no se está construyendo nada, la construcción ya fue realizada, el circuito como tal ya fue construido, es solo el flujo de energía lo que sucede a través del circuito. Ahora sí, ¿dónde queda Boneh y Maveir en relación con electricidad y aparatos electrónicos?

En la actualidad nuestra Halajá todavía establece que la electricidad y los aparatos electrónicos son tanto Boneh como Maveir. Empero, está la problemática ya presentada que exige un nuevo Din; sin embargo, con los avances científicos en el área tecnológica resulta más que pertinente esperar a que surjan y se popularicen estas nuevas formas de energía para establecer un nuevo Din como se está proponiendo en esta ocasión. De cualquier forma, ello no quiere decir que en un futuro cercano o lejano el uso de automóviles y aparatos electrónicos vaya a ser permitido, sencillamente caerían en otra categoría prohibida para Shabat. Esto es debido a que ambos avances científicos son, por un lado, actos cotidianos que hacen parte de nuestra rutina diaria y el ejecutarlos puede quitarle santidad al día como tal y, por otro lado, ambos actos pueden conllevar a la realización de una Melajá como tal. Son estos dos aspectos los que, a pesar del desarrollo científico, siempre van a ubicar a toda acción relacionada con ellos como una labor inapropiada para Shabat.



Comentarios de los lectores




Caracteres restantes: 300