2020-05-26 [Num. 775]


Versión Imprimible

Columnistas  - Quién lo Creyera

Jack Goldstein

Jack goldstein
Por Jack Goldstein
Email:
Página Web:
Artículos del autor: 154
Bio:

(Bogotá, 1969). Bachiller del Colegio Colombo Hebreo (1986) y B.S. Cum Laude en Economía de la Universidad de Pennsylvania (1991). Durante 15 años fue floricultor desempeñándose también como Vicepresidente de la Junta Directiva de Asocolflores. Los últimos 20 años se ha dedicado a la hotelería gerenciando Lancaster House, un hotel y centro de convenciones en Bogotá. Es miembro del Centro Israelita de Bogotá y de organizaciones como AJC, KKL y la Fundación Mazal. Ha sido escritor frecuente en Hashavua y es Director de Limmud-Bogota. También ha estado vinculado con algunos procesos de desarrollo de comunidades emergentes en Colombia y de diálogo interreligioso. Entre sus pasiones está la historia del pueblo judío y los viajes extremos por el mundo (Top Ranking en www.thebesttraveled.com). Sus anécdotas de viaje hacen parte del libro “Chasing 193. Vol II. The Quest to Visit every Country in the World”.

Dönme, descendientes de los Sabateanistas

2017-07-11

Mezquita tesalonika

“Un amigo Dönme me dijo que su padre le había informado que la madre de su padre solía ir a la playa todos los viernes a recitar plegarias en Ladino. El padre del amigo solo recordaba la frase ‘Esperano a-te’ O Messiah”. Extraído de “Un chivo expiatorio para cada estación: Los Dönme o Crypto-Judíos de Turkia por Rifat Bali.

Dentro de los grupos marginales del pueblo judío están los Dönme, descendientes de las 200 familias seguidoras del fallido mesías, Shabtai Zvi (Sabateanistas), quienes lo imitaron después de su tristemente célebre conversión al Islam a mediados del siglo XVII. Los Dönme optaron oficialmente por una nueva religión, pero mantuvieron, al menos hasta la formación de la República Turca después de la Primera Guerra Mundial, una admirable cohesión y toda suerte de instituciones comunitarias. Al estilo de los marranos, los Dönme preservaron costumbres secretas propias de una identidad judía, pero también mezclaron conceptos propios de su misticismo mesiánico (los 18 Preceptos de su fe), mucho de Kabala y algo de ritos musulmanes, especialmente en su versión sufi. Y como la señora en el párrafo inicial, siguieron esperando el retorno de su mesías, Shabetai Zvi.  

Especialmente, durante los siglos XVII y XIX llegaron a dominar las altas sociedades, la banca y el comercio junto con sus hermanos sefaradís de Salonika, quienes representaban la mayoría de la población de ese puerto. Los Dönme fueron entonces reconocidos como ejemplo de la ética y espiritualidad del Imperio Otomano

Sus costumbres son poco conocidas y poco queda de ellos, quizás unos 2.000 viviendo en el anonimato. En 1923, con el establecimiento de la República Turca, los Dönme, ya empobrecidos y principalmente residiendo en Salonika donde llegaron a ser unos 15.000, fueron forzosamente reubicados a Estambul con el ánimo de modernizar y secularizar la nueva nación.

La ex-primera ministra Tancu Ciler, el Nobel Orhan Pamuk, y hasta el mismo Kamal Ataturk (quien sí tuvo profesores Dönme y mantuvo cercana relación con la comunidad de Salonika) han sido acusados por radicales turcos de ser miembros de la misteriosa secta. Todas las teorías de conspiración posibles en Turquía están orientadas hacia ellos. Incluso el mismo Erdogan fue acusado de ser uno de ellos, así como hoy en día también acusan a los Dönme de haber inspirado el fallido golpe de estado del año pasado contra él. 

Marc David Baer, con su libro “Los Dönme: Judío-conversos, revolucionarios musulmanes y turcos seculares” describe bien con ese título la esencia de esa comunidad.

Bibliografía:

The Dönme: A Profile of a Hidden People. Dayla Rogers


Autor:

Comentarios de los lectores




Caracteres restantes: 300