2019-11-22 [Num. 749]

Ad

Columnistas  - Quién lo Creyera

Jack Goldstein

Jack goldstein
Por Jack Goldstein
Email:
Página Web:
Artículos del autor: 140
Bio:
(Bogotá, 1969). Bachiller del Colegio Colombo Hebreo (1986) y B.S. Cum Laude en Economía de la Universidad de Pennsylvania (1991). Durante 15 años fue floricultor desempeñándose también como Vicepresidente de la Junta Directiva de Asocolflores. Los últimos 20 años se ha dedicado a la hotelería gerenciando Lancaster House, un hotel y centro de convenciones en Bogotá. Es miembro del Centro Israelita de Bogotá y de organizaciones como AJC, KKL y la Fundación Mazal. Ha sido escritor frecuente en Hashavua y es Director de Limmud-Bogota. También ha estado vinculado con algunos procesos de desarrollo de comunidades emergentes en Colombia y de diálogo interreligioso. Entre sus pasiones está la historia del pueblo judío y los viajes extremos por el mundo (Top Ranking en www.thebesttraveled.com). Sus anécdotas de viaje hacen parte del libro “Chasing 193. Vol II. The Quest to Visit every Country in the World”.

De ejemplo en el medioevo a irresponsables en temas de salud pública

2019-06-25

Ultra ortodox jews

Pikuaj Nefesh, cuidar la salud y la vida por encima de todo, es una gran mitzva. Incluso, este precepto nos permite transgredir normas para salvar el pellejo. La Halajá solo habla de tres motivos para dejarnos matar: Cuando nos obligan a matar a otros sin razón, cuando nos obligan a tener relaciones sexuales prohibidas y cuando nos obligan a reverenciar ídolos. Comer treif o manejar en shabat para llegar a un hospital es permitido si de eso depende la vida. Por otro lado, con orgullo recordamos que la Peste Negra no causó tanto desastre entre los nuestros por la sencilla razón que frecuentábamos baños y sabíamos cuidar nuestros alimentos. Pareciera que en esa época eran más “científicos”.

La ciudad de Nueva York está atravesando una rara crisis de salud pública. Hace tiempos no se veía una epidemia de sarampión tan fuerte como ahora. Para proporcionar, el total nacional en Estados Unidos asciende a 550 casos, de los cuales más de 300 se han reportado en La Gran Manzanay la mayoría de ellos entre la comunidad hasídica de Williamsburg. Si bien, en líneas generales, la judería en Brooklyn se ha dado a la tarea de vacunarse y manifestarse a favor de todas las campañas clínicas que la ciudad ha ofrecido, sigue existiendo un reducto que, a pesar de no tener ningún argumento halájico, se resiste a vacunarse. De cualquier manera, queda el interrogante de por qué antes de esta ola de miedo tantos no hubieran estado vacunados.

¿Cómo es que algunos de los nuestros ortodoxos prefieren ir en contra de la salud personal y el bien público acudiendo a conceptos que, si bien no son brujería, al menos claramente sí son contrarios a la ciencia y halajá? ¿Qué argumentos esgrimen ellos para portarse así? Por ejemplo, dicen que las vacunas están hechas con glóbulos de sangre vacuna, o con células de cerdo, y ratas. Otros, como el grupo Akeres Habayis (hacedores de hogar), están asociados con filosofías New Age que abogan, sin pruebas, que las vacunas son la causa del crecimiento exponencial en casos de autismo. Algunos dicen que el sarampión se cura o se evita tomando buenas dosis de jugo de naranja. Está también la organización Parents Educating and Advocating for Children’s Health (PEACH) que distribuye un panfleto titulado “Puntos de interés halájico”. Este grupo religioso, con una gran presencia online, organiza conferencias con dudosos rabinos siempre prestos a alegar débiles posturas pseudocientíficas. La jutzpá llega hasta el punto de alegar que, en familias con diez hijos, donde la madre está dedicada al hogar y el padre a estudiar Tora, no hay tiempo para vacunarse. Parecen todos Testigos de Jehová. 

A continuación, les comparto dos cortos videos de apologistas de la no vacunación.


 

Les complemento con otro, de un rabino más aterrizado, que explica las razones del craso error de estos grupos marginales:


Como no tenemos una autoridad central en el judaísmo, cada quién acude a su rabino preferido. Cabe decir que son muchas las explicaciones halájicas que permiten ingerir o aplicarse vacunas hechas con células de cerdo, todas sustentadas por rabinos de mayor calibre.

Existen razones que explican estas peligrosas actitudes anticientíficas. Una muy válida es la falta de educación médica en la yeshivot. Falta de acceso al internet es otra. También existen las más atrevidas que señalan cómo grupos sectarios e insulares, principalmente pobres y viviendo en condiciones substandard, se rehúsan a permitir que trabajadores sociales y enfermeros los visiten en el seno de sus hogares por miedo a que conozcan su realidad. Amenazas de multas y la prohibición a que sus hijos asistan a las escuelas han probado ser ineficaces para erradicar el problema. Pikuaj Nefesh, y Hilul Hashem no son conceptos suficientemente válidos para ellos como para vacunarse; prefieren constituirse en genuinas amenazas a la salud pública.

¡Pero el cuento resulta mucho peor! Para quienes duden del origen de la epidemia, resulta que el caso en Nueva York tiene sus orígenes en Israel. Pasada la fiesta de Sukot, el sarampión se diseminó entre la población ultraortodoxa y cómodamente llegó montada en avión a Estados Unidos, tal cual lo menciona el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades.

¿Cómo se cuelan estas tendencias entre los nuestros, incluso yendo en contra de la Halajá? El tema no tiene que ver con la religión; nuestra experiencia en la Edad Media es prueba de ello. La causa del problema está en la forma de vida de algunos dentro de la extrema ortodoxia, convencidos de su piedad, pero distanciados de su propia Halajá, de la ciencia y de la responsabilidad social.

Bibliografía

-Revista Semana. OMS advierte que los casos de sarampión se cuadruplicaron en 2019. Abril 14.

-Judíos en Nueva York critican obligación de vacunar contra sarampión. EL TIEMPO, abril 16.

-How A Group for Jewish Moms Spread Anti-Vax Propaganda Before New York’s Measles Outbreak. Claudia Koerner y Julia Reinstein. --BuzzFeed News 

-Measles outbreaks are sickening ultra-Orthodox Jews. Here’s why many of them go unvaccinated. Washington Post, Michele Chabin, abril 3



Comentarios de los lectores




Caracteres restantes: 300
Edgar Rodríguez Beltran
Como muy bien dice mi colega el Dr Antia, estoy completamente de acuerdo con su artículo, cada vez me gustan más. No se puede usar ningún pretexto para no vacunar cuando la misma preservación de la vid...
Leer más 2019-07-11

Herman Antia
Apreciado Sr. GolsteinDeseando se encuentre bien.He tenido la oportunidad de leer su artículo en Hasavua y relacionado con el pasado brote de sarampión, en NYC. Excelente y acertado artículo, los epide...
Leer más 2019-07-02