2019-07-22 [Num. 731]

El Rav Sabe

Goldschmidt and Friends

Pregunta de la semana

Shabat

Por Anónimo

El Rav Alfredo invitó a sus amigos, importantes personajes líderes del ambiente religioso, para que ellos también contesten todas sus dudas, según la visión religiosa y personal. Los colaboradores serán los rabinos de las comunidades de Bogotá, ya tradicionales: Rav Alfredo Goldscmidt (CIB-Ortodoxo), Rav Avi Amsalem (CHS-Ortodoxo), Rav Iehuda Gitelman (AIM-Masortí), y Rav Julián Vainstein CIF Barranquilla-Masortí) y además tendremos la participación de:

Rav Guillermo Bronstein, de la Comunidad 1870, de Lima Perú, de lineamiento Masortí.
Rabina Diana Villa, del Instituto Schechter de Estudios Judaicos en Jerusalem, Masortí.
Rav Moshé Yerushalmi, Rav y Shojet en Bogotá, Ortodoxo. AIM
Rav Daniel Shmuels, Rabino Principal del Private Shul de South Florida.
Profesora Ethel Barylka, de lineamiento ortodoxo. Dirige la revista digital “Mujer y Judaísmo” en Israel.


Pregunta:

¿Por qué encendemos velas? ¿Cuál es su significado? ¿Desde cuándo venimos practicando esta costumbre?


Respuesta

Rabino alfredo goldschmidt2 copy Rabino Alfredo Goldschmidt
Centro Israelita de Bogotá (Ortodoxa Ashkenazi)

Prendemos velas desde la época de los tanaitas (siglo I), hay un motivo histórico y un motivo espiritual. El motivo histórico porque los saduceos y los caraítas,  interpretaban literalmente el versículo, “no prenderéis fuego en Shabat”, quedando a oscuras sin iluminación y sin comida caliente, mientras que el judaísmo rabínico, interpretaba que no se prende el fuego, pero si está prendido desde antes de Shabat, podemos disfrutar de este fuego.

Para imponer esa interpretación, lo volvieron una mitzvá, prender las velas e iluminación antes del comienzo del Shabat. La razón espiritual, o ese encendido de velas por parte de nuestras esposas e hijas, es una manera de recibir el Shabat con su espiritualidad y bendición.

Las velas de Shabat simboliza la armonía hogareña, de lo cual la mujer es la principal promotora.


Más Respuestas

Rabino avi amsalem Rabino Avi Amsalem
Comunidad Hebrea Sefaradi (Ortodoxa Sefaradí)

La mitzvá de prender velas de Shabat era para tener luz en la casa para la cena de Shabat, es decir que la Halajá dice que para evitar que hayan discusiones en la casa por falta de luz entonces se prende la velas.

Hoy en día aunque tenemos luz eléctrica seguimos con esta mitzvá porque actualmente cumple otros propósitos que son más espirituales que prácticos. Hoy en día en el caso que uno no tuviera velas para prender, puede prender la luz eléctrica y prenderla en vez de las velas y diciendo la bendición de prender velas de Shabat. Esto refuerza la idea que el motivo es para tener luz en la casa. 

El significado espiritual es que la vela presenta los valores y la tradición judía que consiste en que la mamá generalmente prende las velas y se ocupa de llevar acabo estos preceptos en el hogar junto con su esposo y toda su familia, es un momento muy solemne para transmitir este mensaje.

Esta mitzvá tiene fuentes en el tratado (200 años antes de EC) y seguramente se hacía antes también, solo que no tenemos fuentes por escrito.


Screenshot 20181203 143001 Rabino Julian Vainstein
Centro Israelita Filantrópico de Barranquilla (Masortí)

Sin lugar a dudas una de las mitzvot más importantes y más representativas de Shabat es el encendido de velas, con el cual damos inicio en nuestras casas al día de Shabat Kodesh.

Nuestros sabios nos enseñaron que está mitzvá la recibimos por “kabalá” por tradición de Moshé Rabeinu. Si la clasificamos es una de las mitzvot de Rabanan, que nos han enseñado y transmitido nuestros rabinos z”l. 

Las razones por las cuales se nos ha ordenado cumplir con esta mitzvá son varias. Una de ellas es por “Oneg Shabat” (gozar del Shabat), no hay posibilidad de disfrutar del Shabat si no es con luz, otros sostienen que es por “Kevod Shabat” en honor al Shabat, es decir que no se puede realizar una cena prestigiosa, importante, a oscuras. Una cena tan importante como la de Shabat  requiere de iluminación. Por otra parte han explicado que el motivo por el cual encendemos velas la víspera de Shabat es por “Shalom Bait” – paz en el hogar, es decir que estar a oscuras puede causar incomodidad e inconvenientes que pueden despertar malos entendidos y disputas en la mesa de Shabat. Por esta razón las luces de Shabat nos traen paz a nuestros hogares. Un hogar que no tiene luz, es un sitio en el cual una persona no puede hallar nada, todo se transforma en un caos, desde una perspectiva material y concreta, como desde una perspectiva espiritual. La luz aporta claridad a la vida, tranquilidad al espíritu. Y en ese clima de paz es en el cual deseamos vivir el Shabat, disfrutarlo, y honrarlo. 

De aquí radica la norma de encender las velas de Shabat en el lugar donde vamos a cenar, y no en otro cuarto, para que su luz  ilumine nuestra mesa de Shabat. 

Como mencionaba anteriormente está importante esta mitzvá que nuestros sabios han establecido que es una obligación encender velas para Shabat y  es igualmente responsabilidad de los hombres como de las mujeres que haya velas encendidas en las casas en Shabat. Un hogar donde no vivan o no estén presentes mujeres, los hombres deben encender velas de la misma manera si hubiese mujeres en él.

Además es tan significativo este precepto que nuestros sabios establecieron que si uno por razones económicas no puede adquirir todos los elementos de Shabat y tiene que elegir entre las velas y el vino, tiene que optar por las velas de Shabat.

Uno cumple con la obligación de encender luces en Shabat, encendiendo una sola vela, pero es costumbre encender dos por el honor de Shabat y como señal de los textos de la Tora que hablan del Shabat en las dos ocasiones que están escritos los Diez Mandamientos – “Zajor” (recuerda) en el libro de Exodo y “Shamor” (observa) en el libro de Deuteronomio. 

Hay familias que acostumbran a encender más velas, una vela adicional por cada hija e hijo. Y como símbolo que la luz se multiplique en el hogar, la luz de la presencia de Di-s y la luz de la Torá y las mitzvot.

Es una costumbre muy arraigada que se ha concedido realizar esta mitzva a las mujeres, las razones que sostienen a esta costumbre son variadas. Una por la vinculación de las mujeres a las tareas del hogar, se le da este honor y reconocimiento siendo ellas las que dan inicio al día de Shabat en cada casa judía.  Otra de las explicaciones de características más místicas, comentan los mekubalim que el encender las velas de Shabat es un acto de Tikun, reparación para las mujeres por el error cometido por Javá en el Gan Eden, sumiendo a la humanidad en la oscuridad y debilitando el poder creativo del hombre, es por ello que como reparación cada Shabat traen luz, apartando cualquier posibilidad de oscuridad y como fuente continua de creación. Personalmente disto de esta interpretación. 

Pero lo que me llama poderosamente la atención con respecto a esta tradición, que sean las mujeres las encargadas de cumplir esta mitzvá, es que es una mitzvá shehazeman gramáh – una mitzvá que tiene un tiempo determinado para ser cumplida. Nuestros rabinos determinaron que las mitzvot de estas características las mujeres están exentas de cumplirlas e incluso muchos rabinos posteriormente decidieron prohibirle el cumplimiento (más allá que no está prohibido) a las mujeres de dichos preceptos que tienen un tiempo determinado para ser observados. Curiosamente esta mitzvá, de encender las velas de Shabat, en la cual son muy puntillosos con el horario, la tradición  casi que ha dado la exclusividad a las mujeres su cumplimiento.

Entre toda esta variedad de explicaciones y significados que atesora el encendido de las velas de Shabat, podemos encontrar su origen en un proceso histórico. La Torá menciona muy pocos detalles en relación a cómo debemos observar el Shabat, entre ellos está escrito que no podemos encender fuego en nuestros hogares en el día de Shabat. De esta mitzvá de la Torá surgieron diferentes interpretaciones dentro del seno del pueblo de Israel. En los inicios de los tiempos rabínicos (prushim) existía un grupo dentro del pueblo de Israel que no aceptaba la interpretación de la Torá que realizaban los rabinos o prushim. 

A este grupo se los conoce como los Karaim (Caraítas) ellos tenían una interpretación casi literal del texto de la Torá y no aceptaban la Torá oral, finalmente quedaron fuera del klal Israel (del conjunto del pueblo de judío). En particular con relación al precepto “no encender fuego en Shabat” entendían que Shabat había que vivirlo a oscuras; en contraposición a esta interpretación nuestro rabinos z”l entendieron que en Shabat debía haber luz. Por ende ordenaron para dar inicio el Shabat, en cada hogar,  encender velas. 

Gozar del Shabat, honrar el  Shabat, se alcanza a través de la luz y con luminosidad en nuestras casas. Entiendo que parte de la enseñanza y del simbolismo de encender velas en Shabat es una declaración que aceptamos la Tora, la Torá escrita y la Tora oral. Que vivimos y observamos el Shabat como nos enseñaron nuestros rabinos. 

Y deseando que el  clima espiritual que se genera en Shabat, de paz, de armonía entre el hombre y su semejante y el hombre y la naturaleza, el tiempo de encuentro, de Luz de Torá y Luz de la Presencia Divina, simbolizada en las llamas de las velas y en las cuales nuestras almas se ven reflejadas, pueda extenderse a cada día de nuestras vidas.


Img 7158 Rabino Iehuda Gitelman
Asociación Israelita Montefiore (Masortí)

Caro lector, si me permite, abordaré el tema de la luz de la vela desde su explicación general ya que lo particular es respondido por mis colegas.

Hay algo en las velas que las hace más espirituales que físicas. La materia física se vuelve más delgada cuando se disipa. La espiritualidad, por otra parte, cuando se disipa, se propaga y crece.

Cuando usas algo físico a los pocos disminuye. Cuanto más dinero gastas, menos dinero tienes. Cuanto más combustible use, más combustible se vaciará en su automóvil. Cuantos más alimentos coma, más productos necesitará para llenar su despensa. 

Los activos espirituales, por otra parte, solo crecen cuando se usan. Si utilizo mi sabiduría cuando le doy clases a un estudiante, entonces el estudiante aprende y yo mismo me vuelvo más sabio al hacerlo. Cuando comparto mi amor con otra persona, puedo amar más. Cuando le das a alguien un don espiritual, el receptor gana y no pierdes nada.

La Luz de la vela simboliza algo positivo, como la distinción entre oscuridad y luz, entre lo sagrado y lo profano, y entre el presente y el pasado. 

El rey Salomón dijo: "La vela del Señor, es el alma del hombre" (Proverbios 5). En el misticismo judío, como en el Zohar y en muchos escritos cabalísticos, la vela representa y simboliza el alma y la llama de la luz de la vela incluye dos luces:

La luz blanca y la parte superior de la llama simbolizan el acercamiento  con lo divino o lo espiritual, la parte inferior de la luz, que es negra o azul clara, simboliza  lo físico.

En Proverbios hay un paralelo entre La luz a la Torá como primera creación. Y el Baal Shem Tov explica que Dios ha dejado de lado la luz en la Torá. El alma es una chispa de luz que se ha desprendido de su raíz divina. Originalmente estaba atrapado en un árbol. 

Dentro de cada persona hay un punto focal de luz, una luz interior. A veces esta luz es casi invisible al exterior. Pero en algunas personas destaca la luz interior.

Por lo tanto, la luz ilumina el alma. La luz de la vela llega a lugares ocultos y ocultos a la vista dentro de la casa. La luz del sol llega a muchos lugares pero no a la casa porque solo la persona es responsable de iluminar su casa. Lo que sucede dentro de su casa es su elección.

La luz de la vela crea buena energía. Estimula el inicio, la creación y el estar en movimiento. Anhela la salud y la vitalidad. Es importante que la luz esté presente en cada hogar, ya sea en forma de luz solar que ingrese a través de varias aberturas, o a través de luz artificial o luz de velas. Encienda velas de vez en cuando en su hogar y sienta la atmósfera especial que crea.

Esta es la cualidad espiritual de las velas. Cuando usas una vela para encender otra, la primera vela sigue siendo tan clamorosa como solía ser. Su luz no fue dañada al compartir su luz con otra vela. Por el contrario, las dos velas juntas magnifican el brillo de cada una y aumentan la luz general.

A veces tememos que podemos hacer más de lo que podemos. En cuestiones de espíritu, tal cosa nunca sucede. Cuanto mejor difundamos el bien, mayor será nuestra bondad. Cuando compras un nuevo amigo, te conviertes en un mejor amigo para tus antiguos amigos. Cuando traes a otro niño al mundo, abres un nuevo corredor de amor en tu corazón y tus otros hijos se benefician. Cuando enseñas a más estudiantes, te estás cuidando.

Sigue encendiendo tus velas. En tu alma hay un suministro ilimitado de luz. Lo mejor de tu corazón nunca será destruido.



Comentarios de los lectores




Caracteres restantes: 300

Preguntas anteriores

Mi hija dice que ve algo así como las auras de las personas y dice que ve una aura especial de Max quien murió en casa y era nuestro perro y dice que no era un perro y que sigue allí para estar con nosotros ¿qué respuesta tendrían ante este caso? Por Jorge Granados


Todas las fiestas judías de guarda comienzan con el encendido de las velas de Iom Tov, normalmente antes de las 6 PM. ¿Por qué si Pesaj comienza con el primer Seder, y obvio, después de encender las velas, durante el día, después de las 10 AM, no se puede comer jametz? Por Anónimo


De acuerdo a nuestros sabios ¿cómo será el mundo cuando llegue el Meshiaj? Por Anónimo


¿Qué territorio, según la Torah le corresponde a los judíos hoy en día? Por Anóimo


Estoy de acuerdo en que hay que recordar el pasado y no olvidarlo para que las desgracias no se vuelvan a repetir jamás. Pero tanta afluencia de  personas, año tras año, centenares de miles, a los campos de concentración en Polonia, ha creado un "TURISMO OSCURO" que beneficia a mucha gente y empresas: aerolíneas, trenes, buses, hoteles, restaurantes, tiendas de suvenires, etc., etc. Todos los que tienen negocios relacionados con LA MARCHA DE LA VIDA ¿no estarán, en el fondo, agradecidos por ese inmenso auge turístico que los favorece económicamente? ¿No hay un conflicto psicológico entre visitar esos sitios de la muerte y ayudar económicamente a muchos, en su mayoría polacos, que quizás no nos quieran pero han encontrado un filón de ganancias que les aprovecha y a la economía de Polonia también? Todo esto viene a ser un turismo al estilo Disneyland pero, desde luego, con un propósito muy diferente. ¿No es lucrarse con el dolor ajeno? Por Anónimo



Pregúntale al Rav

Tu pregunta será respondida por los rabinos en una próxima edición.