2018-10-20 [Num. 692]


Columnistas  - Halajot en la Actualidad

La nueva Halajá

Por Hashavua
Daniel shmuels
2016-01-06

Rabinos3

Con la llegada del Shuljan Aruj y su respectivo Mefá al mundo judío aparece el código de ley judía, el compendio de leyes que instruye al pueblo judío en su comportamiento diario a través del ciclo anual en todas las áreas y en las ocasiones especiales de cada una de nuestras vidas. Esto supondría un estancamiento en la Halajá y un cese en la producción Halájica; sin embargo, ello no es así, más aún cuando la evolución tecnológica en los últimos 200 años ha avanzado hasta el punto en donde nos encontramos en la actualidad, punto en donde puedo estar en Estambul y en una fracción de segundo mi escrito llega a Bogotá. Esto indica que nuestra Halajá es dinámica y por consiguiente se adapta a los cambios de los tiempos y sus necesidades; pero, ¿en qué parte de nuestra sagrada Halajá o Torá está establecido que ella se puede adaptar y actualizar? Ya lo vimos, en Devarim 17:11 cuando la Torá Shebijtav nos enseña: "De acuerdo a la ley que ellos os enseñaréis y de acuerdo al juicio que ellos os digan, vosotros haréis; vosotros no os desviaréis de la sentencia que ellos os den, ni para la derecha ni para la izquierda". Esa es la grandeza de nuestra Torá y de nuestro judaísmo; a saber, la magnífica posibilidad de adaptar nuestra Halajá a las exigencias y necesidades de su pueblo sin desviarse de su cumplimiento originario.

Entonces, como se ha visto, nuestra Halajá es dinámica mas no estática; es decir, va avanzando con el tiempo y con las necesidades circunstanciales que rodean al pueblo judío. Esto hace que el Mejaber Shuljan Aruj no sea la última legislación; de hecho, el Mejaber marca el final de la era que se denominó como aquella de los Rishoinim; empero, surge una nueva era rabínica, una era que nos va a proveer de una nueva Halajá y cuando hablo de una nueva Halajá no hablo de una Halajá diferente a la ya existente, a lo que me refiero acá es a una Halajá actualizada, una Halajá que contempla y requiere unas nuevas legislaciones basadas en las regulaciones ya establecidas por la misma. Nace entonces dentro del judaísmo la era de los Ajaronim, los últimos o los posteriores.

Los Ajaronim son rabinos que surgen a partir del siglo dieciséis DEC (post Shuljan Aruj) hasta nuestros días. Estos rabinos van a llevar a cabo una institución legislativa que lleva por nombre Posek y que se puede traducir como "decisión", aquellos rabinos que hacen estas nuevas decisiones Halájicas llevan por nombre Poskim. Estos Ajaronim, para mantener la pureza de nuestra sagrada Halajá y no crear una Halajá completamente incongruente con la ya existente, no pueden disputar las legislaciones Halájicas de rabinos pertenecientes a eras anteriores a menos que encuentren soporte Halájico escrito de una era anterior sobre la legislación que se va a disputar. Todo esto va a llevar a una post producción de diferentes versiones de Shuljan Aruj para diferentes grupos de judíos ortodoxos quienes no se van a adherir completamente a la legislación final del Mejaber y que utilizarán la institución del Posek para traer una nueva guía particular para cada grupo.

Entonces surge una primera pregunta; a saber, ¿un Posek decide una ley anterior o una nueva ley? La realidad es que ambas. Técnicamente, como se dijo anteriormente, un Posek no puede debatir una regulación de un rabino de una era anterior; sin embargo, hay un término Halájico establecido por los Gaonim conocido como Hiljeta KeVatraei que se puede traducir como "la ley es de acuerdo a los sabios posteriores" y esto trae toda una problemática en sí misma y las interpretaciones frente a ese término son tantas como rabinos hay, motivo por el cual no entraré en detalle acerca de ese aspecto, lo importante es que esto le permite a un Posek debatir una legislación anterior; de cualquier forma, el grueso del trabajo del Posek es decidir y resolver con esa decisión problemas Halájicos actuales que no tienen una respuesta en la Halajá existente debido a nuevas situaciones sociales, morales, económicas y tecnológicas.

Pero; entonces, ¿qué hace un Posek para hacer su legislación? Pues bien, iniciaré con la definición etimológica de Posek para de ahí entender qué y cómo legisla un Posek. La raíz de la palabra Posek literalmente significa "parar", "finalizar" o "cesar"; por consiguiente, un Posek lleva un proceso de debate legal a su final y esa decisión es llamada Psak Din o Psak Halajá o simplemente Psak. Un Posek, al formular su legislación, tiene que basar su Psak Din en un análisis minucioso de los principios legales que sostienen la Halajá y a su vez la aplicación de los mismos; lo cual, exige que el Posek sea un erudito en toda la literatura rabínica hasta nuestros días. Actualmente, el proceso de decisión Halájica tiene cuatro puntos fundamentales que se tienen que cumplir sin falta: Primero, el Posek tiene que hacer un estudio inicial del problema a tratar desde la perspectiva de un Sugyat Talmud con sus respectivos comentarios; es decir, un entendimiento completo del problema a la luz de la Mishná y la Guemará con un entendimiento absoluto de la legislación o la ausencia de ella y en tal caso saber qué llevó a una ausencia de la misma, cualquiera sea el caso. Segundo, el Posek tiene que rastrear toda elaboración Halájica al respecto desde los Gaonim, pasando por los Rishoinim y llegando hasta el Shuljan Aruj, tanto el Baal HaTurim como el Mejaber. En tercer lugar, el Posek tiene que hacer una análisis exhaustivo (puede ser comparativo o antagónico) y minucioso de todo trabajo hecho por cualquier Ajaronim que hable o discuta la Halajá debatida en cuestión y que se encuentre registrada en Responsa. Cuarto y final, el Posek tiene que hacer su legislación para ponerle un fin a la Halajá debatida en cuestión, como lo vimos en el caso de la Metzitza B'peh, en donde se aplican los precedentes y principios de Mesorah a la pregunta que se está haciendo.

Así pues, al establecer un Psak Din es fundamental ser consistente con la ley ya codificada y bajo ninguna circunstancia ir en contra de ella; de lo contrario, eso sí sería una nueva Halajá y por ende ya no sería Halajá. Es gracias a estos Poskim que hoy en día podemos tomar un elevador en Shabat o salvaguardar la salud de nuestros hijos en un Brit Milá. Si bien, los judíos de la era de la Mishná eran completamente diferentes a los judíos que somos hoy en día, seguimos siendo judíos y tanto en ese momento histórico como hoy en día, en ambos casos, cumplimos Shabat y llevamos a cabo el Brit Milá de nuestros hijos, eso es lo grandioso de nuestra sagrada Halajá.



Comentarios de los lectores




Caracteres restantes: 300