2017-12-10 [Num. 647]

Ad

Artículos  - Varios

Decídete: tolerancia o justicia

Por Raquel Goldschmidt
2015-12-16

Justice

En los escritos filosóficos, intelectuales, morales, etc., se resalta el valor de la justicia pegado al valor de la tolerancia. Yo pienso que si hay tolerancia, no hay justicia, y si hay justicia, no hay tolerancia. Entonces echemos un vistazo.

Según el diccionario Justicia es: la virtud que le da a cada uno lo que le pertenece o lo que le corresponde. Otra definición: Derecho, razón, equidad. Otra: Lo que debe hacerse según el derecho o la razón. Otro: pena o castigo y su aplicación. Otro: poder judicial. En Wikipedia: La justicia (del latín iustitĭa)[] es la concepción que cada época y civilización tiene acerca del sentido de sus normas jurídicas. Es un valor determinado como bien común por la sociedad. Nació de la necesidad de mantener la armonía entre sus integrantes. Es el conjunto de pautas y criterios que establecen un marco adecuado para las relaciones entre personas e instituciones, autorizando, prohibiendo y permitiendo acciones específicas en la interacción de individuos e instituciones.

En este sentido, la justicia, para que funcione como justicia, debe disponer de pautas y límites por un bien general y armonía entre los seres humanos.

Por otro lado veamos qué es tolerancia: Respeto hacia las opiniones o prácticas de los demás. En Wikipedia: La tolerancia social es el respeto hacia las ideas, creencias o prácticas cuando son diferentes o contrarias a las propias y/o a las reglas morales.

Esto me indica, que si por ejemplo, una práctica religiosa o filosófica implica que se deben realizar sacrificios humanos, castraciones, y otros procedimientos que implican daños físicos propios o ajenos, según la tolerancia, es deber aceptarlo aunque se aparte de nuestra moral, pero según la justicia, el indicador determina que debo poner un límite a estas prácticas, ya que en el lugar donde se vive, dichas prácticas son consideradas violaciones y abusos.

Hay discrepancias entre la idea de tolerancia y respeto, algunos suelen confundir estos dos términos. Respeto funciona cuando se reconoce que otras personas piensan diferente, son diferentes y/o tienen su propia identidad y costumbres. Ese tipo de respeto es lo que nos hace convivir en paz. Tolerancia es algo que se debe tolerar, pero muchas veces los límites de los derechos de otras personas pisan a otros, los destruyen, los tratan de aniquilar y no, la tolerancia no siempre hay que aceptarla, por el bien del derecho humano.

Conclusión: estas dos ideas: justicia y tolerancia, pueden ser antagónicas. En muchos lugares no pueden convivir juntas. Mientras que respeto y justicia si. A continuación quiero explicar mi posición personal por lo que me inclino hacia la justicia.

Dentro del marco del judaísmo, se menciona varias veces el valor de la justicia. Este valor visto desde el punto de vista talmúdico implica, necesariamente, también el concepto de cubrir las necesidades de cualquier ser humano que lo requiera y para ello, el judaísmo estableció dos tipos de leyes y reglamentos al respecto, a quién dar y cómo dar; para que la balanza de la humanidad se equilibre. Sin embargo se ve que la justicia requiere de normas de conducta con respecto a otros seres humanos, con el fin de una convivencia sana. Destaco convivencia sana porque para ello se requieren de parámetros que limitan el concepto de tolerancia.

Desde principios de la historia bíblica vemos los límites que debe tener el hombre: “¿Qué has hecho?, la voz de la sangre de tu hermano clama a Mi desde la tierra y ahora, maldito eres y la maldición vendrá desde la tierra, que abrió su boca para recibir de tu mano la sangre de tu hermano”. Génesis 4:10 y 11-

Asesinar: el segundo mandato que recibe directamente el hombre en relación con otro hombre.

Sin embargo se desarrollaron culturas en la tierra en las que se incluían sacrificios humanos de sus propias tribus, posteriormente, los humanos empezaron a asesinarse por cualquier motivo: dinero, tierras, amor, poder, etc. Y después de tantos siglos de estar viviendo en ésta tierra, después de hablar tanto de justicia, cuando nos creemos seres supremamente desarrollados, en realidad no somos más que permitidores de dichas prácticas. Somos tolerantes. Es la virtud de moda.

Si somos tolerantes, debemos permitir, por ejemplo, que el islam radical proceda con sus asesinatos, en tantos países del mundo, ya que va de acuerdo a la filosofía que han desarrollado. Y es que no es un loco, es un grupo humano que se ha extendido a pasos alarmantes y cada vez se apodera más y más de la tierra y de los seres humanos. Pues yo prefiero ser justa y no tolerante, no quiero tolerar que mañana invadan mis espacios, mis derechos, mis buenos ideales de vivir en paz, así como mi cultura no lastima la de ningún otro país, porque de hecho, la ley judía me obliga a acatar la legislación del país donde me encuentro viviendo. Puedo tener mi identidad y vestir como me agrade, rezar mis oraciones, comer mi comida siempre y cuando no pisotee la identidad de la gente que me rodea y donde vivo.

Ejemplos de justicia, encontramos en la Torah, en el Talmud, y en todos los escritos de nuestros sabios. Pero no encontré en ningún lugar que diga que debo permitir que abusen de mí. Viva donde viva. De hecho, fue Dios quien nos sacó de Egipto con el líder Moshé, porque ese pueblo nos oprimía, y a pesar de que no nos desviábamos hacia sus dioses, el hecho de mantenernos esclavizados no era de agrado a la vista de Dios y esa educación de libertad y de derechos, está en nuestra sangre, en nuestros genes de judíos. En Israel se permite la libertad de culto, pero no se permite que esa libertad de pie a que se asesine, y si los otros pueblos del mundo protestan, a pesar de ello, sigo prefiriendo la justicia y la vida.

Respeto todas las otras creencias que existen en el mundo, incluyendo la islámica -especialmente porque la sabiduría tradicional islámica no es criminal como la han convertido actualmente muchos de sus líderes religiosos- respeto el catolicismo –a pesar de la larga época de la inquisición, manejada también por líderes equivocados y malvados- y si por mi fuera, yo quisiera que los países que hoy son potencias en el mundo, fueran gobernados por gente inteligente, pensante, y que no sean tolerantes con las injusticias, hay que revisar con lupa, porque la maldad está infiltrándose por rendijas insospechadas, en muchos países y cuando crezca, y no se haya tomado medidas anticipadas, medidas de justicia… será demasiado tarde.



Comentarios de los lectores




Caracteres restantes: 300