2017-11-18 [Num. 644]

Ad

Artículos  - Comunidad Colombiana

El viaje de Sara, que comenzó en Bogotá y terminó en Ashdod

Por Sara Schwartz
2017-10-18

00borrar5
Foto de revista Kan Ashdod de Israel

ND: En la Revista Kan Ashdod de Israel, ha sido entrevistada nuestra ex comunitaria Sarita Kenigsberger. Agradecemos a su mamá, Mijal, quien hizo aliá también hace algunos años y se encuentra en Israel junto con todos sus hijos, quien nos ha enviado dicha entrevista la cual hemos traducido lo mejor posible. Pedimos excusas por si no está exacta la traducción, pretendemos no perder el sentido de la publicación. Aprovechamos para hacerles llegar un mazal tov por la boda de su hijo y hermano David.

Publicado en la Revista Kan Ashdod

Nadie le da la espalda: La soldado Sarah Kenigsberger de Ashdod, soldado de combate en la Unidad de Rescate del Frente de las Fuerzas de Defensa de Israel, se abrió camino desde Colombia hasta Israel para alistarse. La semana pasada, finalizó un viaje agotador que duró 204 días.

El viaje de la soldada Sarah Kenigsberger para recibir el casquillo naranja no fue un paseo largo por docenas de kilómetros, ni tampoco fue una dura prueba física. Comenzó su carrera hace tres años cuando emigró a Israel con su madre, Michal y su hermana menor Rachel, mientras que su padre Gabriel permaneció en su ciudad natal de Bogotá, la capital de Colombia, por negocios. Ahora ella, su madre y su hermana viven en Ashdod.

Knisberger de 19 años, creció y estudió en la escuela comunitaria judía de Bogotá. "En casa y en la comunidad, también, hablamos mucho sobre la Tierra de Israel, aprendimos sobre su historia. Mis padres nos enseñaron el sionismo y el amor a la tierra. Mi abuela, que vive en Herzliya hoy, es una sobreviviente del Holocausto, y para mantener el contacto y la tradición, solíamos visitar Israel una vez al año y visitarla, así que también sabíamos cómo se ve Israel y lo que sucede en ella".

¿Qué te llevó a la decisión de inmigrar a Israel?

"Mi hermano mayor, David (25 años), decidió en 2010 que emigraría a Israel para alistarse en la unidad de las Fuerzas de Defensa de Israel. Le siguió mi hermano Yehonatan (24 años) que se unió a la unidad Raven en la Brigada de Paracaidistas. Y cuando entendí que yo también quería ser una luchadora, fuimos a Israel. ¿Por qué en este momento en particular? Siempre quisimos, y fue una oportunidad, no pasó nada especial. Mi padre, que todavía está en Colombia, está ocupado de una forma u otra con temas de Israel. Tiene albergues para israelíes, y principalmente para veteranos de las IDF que realizan un viaje después del ejército a Colombia".

Cuando sus hermanos hablaron sobre el deseo de alistarse y servir en la IDF, ¿cómo fueron las respuestas en la familia y el medio ambiente?

"Todos estaban muy orgullosos de ellos. Mi madre, que siempre tenía miedo y estaba preocupada de que servirían como combatientes, fue muy comprensiva. Toda la comunidad judía en Colombia fue muy alentadora. En la escuela oía: 'Bien hecho por ellos' ".

¿Cuándo comprendiste que tú también, a su paso, quería ser un luchador?

"Siempre quise un papel importante. Escuché a mis hermanos mayores sobre la naturaleza de su servicio y me di cuenta de que también quería contribuir en esta forma de luchar. Siempre estuve en buena forma, lo mantuve y practiqué, así que no fue un problema".

Estudiaba libros del proceso de reclutamiento y alistamiento. "No entendí nada porque no sabía hebreo en absoluto. No tenía miedo de no saber el idioma, pero fue muy difícil para mí. En primer lugar, temía principalmente que, como no sabía hebreo, no me reclutarían en el lugar que quisiera. Pero realmente lo intenté y lo pasé. El entrenamiento básico estuvo en la base de entrenamiento en Zikim, durante diez semanas, y al final me hice experta en el Rifle 03; después de 14 semanas de entrenamiento avanzado, obtuve una calificación de 07. Fue muy difícil. Pero el comandante del pelotón no se dio por vencido, así que comprendí que no iba a rendirme y continué, aunque era difícil".

¿Cómo terminaría una pista después de 204 días?

"Nosotros, las chicas, pasamos exactamente por la misma ruta que los chicos por igual. Sin descuentos Y fue muy emocionante ese día, en la ceremonia. Me di cuenta de que valía todo".

¿Hubo dificultades en el camino?

"Sí, porque yo era nueva inmigrante, la que dice en medio de la lección: 'No entendí', pero siempre fueron pacientes conmigo y me explicaron. Poco a poco aprendí el idioma hebreo, no hay otra forma. Estoy en contacto con amigos de Colombia, y les cuento todo, incluso sobre las dificultades, pero también sobre cuánto vale la pena, y algunos han hecho aliyá y vienen a alistarse.

La división de rescate del Comando del Frente Nacional está compuesta por combatientes y soldados de combate que llevan a cabo todas las tareas en plena igualdad, hombro a hombro. Los hombres y mujeres combatientes llevan a cabo operaciones militares (principalmente en Cisjordania) por lo general brigadas de infantería, incluidas detenciones, armas y otros conceptos, y si es posible se pueden salvar y ayudar a los civiles en situaciones de emergencia.

La Brigada de Rescate ayudó recientemente, de manera notable, cuando se produjo la evacuación de heridos durante los incendios en Haifa. También han llevado a cabo misiones de ayuda humanitaria, incluida la delegación a México después del terremoto. Las mujeres soldados integradas en la unidad son soldados de combate, de hecho, parte integral de toda la actividad de la unidad, están activos en las diversas actividades de rescate.

Realmente hiciste lo contrario que cualquier soldado joven israelí: en lugar de un viaje después del ejército a Colombia, un viaje antes del ejército a Israel.

Kenisberger se ríe. "Sí. Mis amigos me siguen recordando esto y me dicen: "Bien hecho". Les digo a todos que mi mensaje es venir y alistarme, especialmente para las chicas que están considerando ser una combatiente. Incluso si le dicen: 'No es para ti', no escuches, no es verdad. Veo lo que está sucediendo en Israel, somos buenos luchadores. No permitas que la gente te diga qué hacer, porque nosotros en el Batallón Ram estamos haciendo lo correcto. Sobre todo porque Israel tiene la mentalidad de ayuda, siempre me ayudaron y no me abandonaron".

Kenigsberger va a celebrar Sukkot con su familia en Ashdod: "Amo a Ashdod, es una ciudad tranquila, divertida y pacífica. No sé por qué llegamos a Ashdod, pero estoy contenta, estoy contenta. Y debido a que mi hermano se va a casar esta semana, también vino mi padre, así que estamos todos juntos".


Galería de Imágenes

Autor: Kan Ashdod de Israel
Screen shot 2017 10 18 at 4.04.19 pm
Screen shot 2017 10 18 at 4.04.30 pm

Comentarios de los lectores




Caracteres restantes: 300
Yaacov

Tzadika. Ojalá que más sigamos este ejemplo de amor a Israel. 2017-10-19