2019-07-20 [Num. 731]

Ad

Columnistas  - Quién lo Creyera

Jack Goldstein

Jack goldstein
Por Jack Goldstein
Email:
Página Web:
Artículos del autor: 122
Bio:
(Bogotá, 1969). Bachiller del Colegio Colombo Hebreo (1986) y B.S. Cum Laude en Economía de la Universidad de Pennsylvania (1991). Durante 15 años fue floricultor desempeñándose también como Vicepresidente de la Junta Directiva de Asocolflores. Los últimos 20 años se ha dedicado a la hotelería gerenciando Lancaster House, un hotel y centro de convenciones en Bogotá. Es miembro del Centro Israelita de Bogotá y de organizaciones como AJC, KKL y la Fundación Mazal. Ha sido escritor frecuente en Hashavua y es Director de Limmud-Bogota. También ha estado vinculado con algunos procesos de desarrollo de comunidades emergentes en Colombia y de diálogo interreligioso. Entre sus pasiones está la historia del pueblo judío y los viajes extremos por el mundo (Top Ranking en www.thebesttraveled.com). Sus anécdotas de viaje hacen parte del libro “Chasing 193. Vol II. The Quest to Visit every Country in the World”.

“Israel ha sido aniquilado y no tiene más semilla”

2018-03-13

Cairomuseo

A menudo, muy a menudo, acudimos a la Biblia como prueba histórica de nuestra historia. Pero en realidad, pocas son las evidencias de nuestro pasado milenario. De cuando en vez se encuentran unos sellos en hebreo antiguo que datan del siglo VII AEC, a lo sumo. Nada de Moisés, nada de David o Salomón, nada de los profetas. Hay evidencias de aquellos que mencionamos en nuestros textos, nuestros enemigos, nuestros conquistadores, a veces bajo otros nombres (como en la historia de Purim), pero no de nosotros.

Acá les comparto fotos una de las piezas más relevantes que sí existe, la estela de Amenophis III donde recuenta todo lo que hizo en el templo de Amón. Corresponde a las dinastías XVII a XIX, en Tebas, época de los Ixos, pueblo que tienden los expertos a relacionar con nosotros. En la parte inferior, Menefta, hijo de Ramses II (el probable faraón de la leyenda de Pesaj) se vanagloria de sus victorias sobre los libios, sobre Askelon, Gezer y Yenoam.  Al final, la única mención en textos egipcios sobre nuestra existencia (capaz, porque a menudo la historia la escriben los victoriosos – salvo en nuestro caso-) dice que “Israel ha sido aniquilado y no tiene más semilla”. Se encuentra hoy en el Museo de El Cairo y es de las pocas piezas que genuinamente están protegidas por una lámina plástica para evitar que las manos de los curiosos la estropeen.

¡Saludos a la exquisita dulzura de la venganza! Acá seguimos para relatar nuestra historia. A los faraones toca visitarlos en el museo.


Galería de Imágenes

Haga click en las imágenes para agrandarlas.

Autor:

Comentarios de los lectores




Caracteres restantes: 300