2019-12-08 [Num. 751]

Ad

Versión Imprimible

Judaísmo  - Lugares

Ricardo Angoso

Angoso
Por Ricardo Angoso
Email:
Página Web:
Artículos del autor: 49
Bio:

Guía breve y práctica de la Viena Judía

2019-10-02

Viena

1-El Cementerio central de Viena o Zentralfriedhof

Es un lugar impresionante, muy extenso e interesante, plagado de lugares, tumbas, rincones, esculturas y lápidas realmente valiosas en todos los sentidos. Es señorial, muy cuidado, seguro, organizado y, por cierto, muy turístico y visitado. Está lejos del centro de Viena pero si te informas y asesoras hay transporte público -tranvía- hasta allá, tanto para la ida como para la vuelta. 

El cementerio central de Viena (Zentralfriedhof) fue inaugurado en 1874 y es el más extenso de la capital austriaca. Se encuentra situado en la zona sur de la ciudad, barrio de Simmering, calle Simmeringer Hauptstraße, números 230-244 al 1110. Según se puede leer en Wikipedia, “el cementerio tiene una superficie de unos 2,5 km², con 3,3 millones de personas enterradas, y es el tercero más grande Europa tras el de la Almudena de Madrid y el de Hamburgo. Tiene un cierto atractivo turístico por la cantidad de personajes ilustres sepultados en él, especialmente músicos”.

Las secciones judías del cementerio son muy extensas y también hay bastantes “huéspedes” ilustres enterrados en ellas. Te recomendamos encarecidamente que cuando llegues solicites un mapa en la oficina de información con la que cuenta el lugar y te organices el paseo con el fin de conocer en profundidad tan extenso camposanto. 

Como curiosidad, hay que reseñar que  el 22 de junio de 1888, los restos de Ludwig van Beethoven y el Franz Schubert fueron trasladados a la sección de los músicos, donde también se encuentran los restos de Antonio Salieri, Johannes Brams y los Strauss, así como el monumento a Mozart, cuya tumba no se encuentra allí sino en el cementerio de San Marx, más concretamente en un osario común, pues murió en la pobreza y olvidado y abandonado por todos. Es decir, lo más florido de la música austríaca se encuentra en este lugar junto al mayor cementerio judío de la urbe, aunque en Viena hay otros menos conocidos y más difíciles de visitar (están cerrados por lo general). 

Además de la sección católica, hay también una protestante, otra ortodoxa, otra islámica y dos secciones judías, como ya hemos dicho antes. Como verás en el mapa del cementerio, que te adjunto, hay dos partes judías: la nueva (neuer) y la vieja (alter), no muy distantes la una de la otra y ambas con gran profusión de tumbas para tomarse con algo de tiempo en la visita.

Finalmente, quiero reseñar como curiosidad de este cementerio que al salir hay un monumento conmemorativo a uno de los alcaldes de Viena más conocidos, Karl Lueger, entre los años 1897 y 1910. Antisemita confeso, católico de ideas radicales y reaccionario de la peor especie, Adolfo Hitler llegó  a escribir en el  Mein Kampf sobre Lueger recordando su estancia en Viena:  “Hoy veo en el hombre al alcalde alemán más grande de todos los tiempos”. Ver el monolito dedicado a Lueger junto con las tumbas judías resulta chocante en uno de los países más comprometidos con el nazismo durante el período más tenebroso de la historia  de Europa.

2-El cementerio de la calle Seegasse número, 9

Es un lugar muy reseñado y señalizado y se accede al mismo a través de una residencia de ancianos llamada "Haus Rossau". Conviene consultar horarios y días de cierre. Es el cementerio judío más antiguo de la ciudad de Viena, habiendo sido fundado en el siglo XVI, y hay lapidas en su interior que datan de esa fecha -la más antigua es del año 1540- hasta 1783. Cubre un área de 2.000 metros y algunas de sus tumbas son muy bellas y decoradas profusamente. Todavía se está excavando y cuando lo visité estaban sacando del susbuelo algunas lápidas al parecer escondidas por miembros de la comunidad judía durante la ocupación nazi de Austria.

3-La Sinagoga

Es conocida como la sinagoga de la calle Seitenstettengasse, número, 4, o Stadttempel, algo así como el "templo de la ciudad" en castellano. Es una de las más antiguas de la ciudad, habiendo sobrevivido al terrible período nazi (1938-1945) y se puede visitar, siendo conveniente consultar horarios y días de apertura. El templo judío de la ciudad fue inaugurado en 1826 y lo diseñó el conocido arquitecto Josef Kornhäusel. Hay otras dos sinagoga más en Viena, una de ellas en uso todavía, pero no se pueden visitar excepto para el culto mosaico.

4-El Museo Judío de Viena.

Hemos encontrado sobre este lugar esta breve reseña en una página Web de turismo de Viena, que reproducimos por su concisión y descriptiva información: "Desde su reapertura en octubre de 2011, el Museo Judío del Palacio Eskeles da la bienvenida a sus visitantes con una instalación lumínica sobre la fachada, obra de la artista Brigitte Kowanz, y una enorme zona de entrada que ha sido reconstruida fielmente, exacta a la entrada original. Las exposiciones permanentes del Museo Judío se dividen en tres zonas: El depósito, que también se ha renovado, presenta colecciones y también a los coleccionistas que hay detrás, como Max Berger. El estudio es el taller y, al mismo tiempo, un espacio de exposición para los objetos rituales de la vida cotidiana".  

Y concluye así dicha reseña: "Desde noviembre de 2013, hay una nueva exposición permanente, Unsere Stadt! («nuestra ciudad»), una profunda mirada al interior de la vida judía, la historia de los judíos de Viena y nos lleva desde el presente hacia el pasado. El viaje comienza en la planta baja, desde los años posteriores a 1945 hasta hoy. En el segundo piso del Palacio Eskeles los visitantes contemplan la historia judía desde sus inicios hasta los años 1938-1945. Una animación en 3D permite acceder de forma virtual a las sinagogas de Viena destruidas en 1938". (Fuente consultada y citada: https://www.wien.info/es/vienna-for/jewish-vienna/jewish-museum). Importante: guardar el billete entrada porque nos servirá para visitar el complejo de Judenplatz y así nos ahorramos pagar doblemente. 

5-El Museo Sigmund Freud.

La Casa Museo Freud es una antigua casa ubicada en Berggasse 19, en el barrio de Alsergrund, en Viena, donde estaba el apartamento en el que entre 1891 y 1938 vivió Sigmund Freud y su familia.

En este lugar también estaba el consultorio de tratamiento psicoanalítico de Freud -y más tarde también el de su hija Ana Freud, que fue detenida por la Gestapo unas horas- y que ocupaba otro apartamento en esta misma casa. En la actualidad se encuentra en este museo (Sigmund Freud Museum - Wien), una biblioteca especializada en la obra de Freud y en el psicoanálisis (Sigmund-Freud-Haus-Bibliothek), el archivo Freud, con una apreciable colección de documentos históricos, cartas y certificados (Sigmund-Freud-Archiv), así como dependencias de la secretaría de la Sociedad Sigmund Freud (Sigmund Freud Gesellschaft).

Debemos tener en cuenta que Sigmund Freud abandonó Viena in extremis tras la entrada de los nazis en Viena, la ocupación de todo el país por Alemania y el comienzo de las persecuciones a los judíos. De hecho, cuatro hermanas de Freud perecieron en los campos de la muerte y dos de sus hijos fueron detenidos momentáneamente por los nazis. Freud se negó hasta el último momento a abandonar su amada Viena, ciudad que adoraba en lo más íntimo de su ser, y un año después de su partida, en 1939, consumido por el cáncer y la tristeza, moriría en Londres. Conviene consultar horarios y si está abierta, pues cuando fui me encontré con las puertas en las narices debido a obras de restauración. 

6-La Judenplatz y su museo

Esta zona es un complejo que contiene el monumento conmemorativo levantado por el arquitecto británico Rachel Whiteread, las excavaciones de la sinagoga medieval y un museo sobre el judaísmo de la Edad Media. El Museo es conocido como de Jundeplatz y contiene en su interior salas de exposiciones del judaísmo medieval en Viena, una retrospectiva virtual por la Viena del S. XIV y por las excavaciones de la sinagoga medieval. Aquí, en esta plaza, estaba situado el epicentro de la vida judía en la Edad Media. El lugar central de la conmemoración en Judenplatz es el Monumento a la Shoá de Rachel Whiteread. Los nombres de los lugares en los que se asesinaron a los judíos austriacos durante el dominio nacionalsocialista están grabados en los azulejos colocados alrededor el mausoleo.



Comentarios de los lectores




Caracteres restantes: 300